Inicio > Animación > Laicos > Secretariado > Un poco de historia sobre el Laicado marista

 

 


Para recibir noticias sobre el Capítulo en su correo, haga clic aquí y rellene el formulario

 


 



 


Emili Turú - La Valla: casa de la luz

Emili Turú
Superior general



 

FMSI

Conectarse

Hermanos maristas

RSS YouTube FaceBook Twitter

 

Foto de hoy

Tanzania: Niños maristas cantando durante la celebración del 25 aniversario - Mwanza

Hermanos maristas - Archivo de fotos

Archivo de fotos

 

Últimas novedades

Archivo de novedades

 

Calendario marista

24 septiembre

Nuestra Señora de la Merced
1836: profesión religiosa del P. Champagnat y de los primeros padres maristas

Calendario marista - septiembre

Un poco de historia sobre el Laicado marista

 

Esta historia debería empezar desde el P. Champagnat y los primeros Hermanos. Pero, a la espera de que alguno de los investigadores maristas(1) nos ayude a ello, publicamos una breve cronología de los hechos más importantes acaecidos desde 1985.

Hasta esta fecha, las alusiones a laicos en los documentos capitulares de Instituto se reducen a:

  • Desde inicios del siglo XX, la creación de los miembros Afiliados al Instituto y el reconocimiento que se les debe.
  • Alentar las Asociaciones de Antiguos Alumnos y las Federaciones Provinciales y/o Nacionales, así como la fundación de la Unión Mundial de Antiguos Alumnos (1955): Capítulos generales XV (1958), XVI (1967-68) y XVII (1976).
  • Elaborar un “proyecto educativo”, poniendo particular énfasis en lo que atañe a la integración de todos los colaboradores laicos en la comunidad educativa (Cap. Gen., 1976).
  • La idea de la GRAN FAMILIA MARISTA(2), presentada por la Unión Mundial de Antiguos Alumnos y “concebida como comunidad de personas que comparten un mismo ideal, idéntica espiritualidad e igual manera de obrar maristas en la línea del Beato Champagnat”. El XVII Capítulo general (1976) ve la propuesta, “no sólo interesante y sugestiva, sino deseable en alto grado”. Piden una mayor profundización de la misma.

XVIII CAPÍTULO GENERAL (1985)

CharlesEl H. Charles Howard (Provincia de Sydney – Australia) es elegido Superior General.
“El Capítulo General reconoce oficialmente el Movimiento de la Familia Marista, constituido por las personas que desean vivir su vida cristiana según el espíritu de Marcelino Champagnat y se comprometen a seguir los estatutos del Movimiento” (Actas, cap. 10.1).
“El Capítulo General pide al Consejo General que forme una comisión, compuesta por hermanos de diferentes países donde estamos implantados, encargada de editar los estatutos del Movimiento ‘La Familia Marista’” (Actas, cap. 10.4).

HACIA EL “MOVIMIENTO CHAMPAGNAT DE LA FAMILIA MARISTA

El Consejo General nombra dicha comisión, formada por los HH. Benito Arbués, V.G., Eugenio Magdaleno, C.G., Richard Dunleavy, C.G., Antonio Eguía (Venezuela), Carlos García (Norte-España), Anthony Hunt (Sydney-Australia), Alexandre Lefebvre (Beaucamps-St-Genis – Francia), Roque Salet (Santa Maria-Brasil) y Tomás Tizziani (Luján-Argentina). Trabajaron durante los años 1987-89, pidiendo sugerencias a muchos otros hermanos, laicos, antiguos alumnos, asociaciones de laicos, etc.

Del 29 de julio al 1 de agosto de 1989, tiene lugar en Lyon (Francheville), un Coloquio Europeo de la Familia Marista Champagnat, dentro de la celebración del Año Champagnat (Bicentenario de su nacimiento).

En la V Conferencia General de Provinciales, celebrada en Veranopolis (Brasil), del 21 de septiembre al 15 de octubre de 1989), se presenta el texto del “Proyecto de Vida del MChFM” para las últimas sugerencias y recomendaciones.

El “Proyecto del Vida del Movimiento Champagnat de la Familia Marista” es aprobado por el Consejo General y presentado por el H. Charles Howard a todo el Instituto en la clausura del Año Champagnat (16 de julio de 1990).
“Consideramos este documento como el primer paso que vosotros mismos completaréis en los años venideros” (H. Charles Howard, SG) .
Circular el H. Charles Howard: “Movimiento Champagnat de la Familia Marista” (Octubre 1991)

XIX CAPÍTULO GENERAL (1993)

BentioEl H. Benito Arbués (Provincia de Catalunya – España) es elegido Superior General.

“Este Capítulo ha estado marcado por el diálogo con (14) laicos implicados en la puesta en práctica de la espiritualidad marista e invitados por ello a pasar algunos días junto a los Capitulares” (Actas, Introducción).
“…ha sido un acontecimiento histórico (3) . Nos han ayudado a comprender mejor que debemos asumir nuestra Misión de Iglesia en comunión profunda con ellos” (Mensaje, 14).
“Debemos… hacer verdaderamente partícipes de nuestra vida a todos aquellos que quieren compartir nuestra espiritualidad y nuestra misión. Arriesgarnos a perder ciertas formas de poder para tener la audacia de una franca colaboración con los laicos, no porque seamos pocos, sino porque reconocemos su vocación propia de bautizados llamados también a asumir responsabilidades” (Mensaje, 19).
“Nos comprometemos a desarrollar y a profundizar el encuentro y compromiso con los laicos, en la vida de nuestras comunidades y en nuestro trabajo apostólico. Esto implica:

  • integrar a los laicos en todo el quehacer de nuestras obras, comprendida la dirección de las mismas;
  • promover y acompañar la formación sistemática de los laicos (espiritualidad, educación marista, gestión, justicia y solidaridad);
  • transmitir el carisma y la espiritualidad marista a los laicos y aceptar ser enriquecidos con su manera de vivir la vocación cristiana” (Nuestra Misión, 34)

“Cada Unidad Administrativa prepara y lleva a cabo un proyecto para impulsar el Movimiento Champagnat de la Familia Marista” (Nuestra Misión, 36c).
“El XIX Capítulo General reafirma su voluntad de compartir, cada día más, la espiritualidad y la misión con los laicos. Pide al H. Superior General y a su Consejo que alienten a los Hermanos y Comunidades del Instituto a seguir progresando en este camino de comunión.
El XIX Capítulo General reconoce que el Proyecto de Vida del Movimiento Champagnat ofrece un camino válido a los laicos para vivir la espiritualidad marista. Pide al H. Superior General y a su Consejo que apoyen el desarrollo y la autonomía del Movimiento Champagnat, animado sobre todo la formación de sus miembros y la comunicación entre las Fraternidades” (Relaciones con los Seglares, 1-2).

Durante el mandato del Consejo General (1993-2001), se nombra al H. Pedro Marcos, CG, como enlace para el Movimiento Champagnat de la Familia Marista.
En la segunda parte del mandato del H. Benito (1998-2001), tienen lugar encuentros internacionales de tipo regional (reuniones de consejos provinciales de una región o reuniones de hermanos de determinadas franjas de edad para abordar temas específicos) en que se invita a algunos laicos a reflexionar junto a los hermanos.

DOCUMENTO “MISIÓN EDUCATIVA MARISTA” (1998)

El XIX Capítulo General (1993) pide al nuevo Consejo General que cree “una Comisión Internacional que elabore una “Propuesta Educativa Marista” (Nuestra Misión, 35a).
El 15 de agosto de 1998, El H. Benito Arbués, S.G., presenta al Instituto el nuevo documento: “Misión Educativa Marista. Un proyecto para hoy.” Se trata de “un documento oficial del Consejo General para orientar la misión educativa del Instituto”.
En la Comisión Internacional que lo elaboró, intervinieron diez hermanos y dos laicos: D. Alberto Oliveira (Bolivia) y Dª. Emma Casis (Filipinas).
“Existe un cambio muy significativo con respecto a documentos anteriores (del Instituto): el ‘nosotros’ se refiere tanto a hermanos como a laicos, ya que todos somos los educadores maristas de hoy” (Introducción).

El título del segundo capítulo lo deja bien claro: “Hermanos y laicos, juntos en la misión, en la Iglesia y en el mundo”.
“El XX Capítulo General (2001) pide a los responsables de las Unidades administrativas que se lleven procesos de reflexión, estudio y aplicación del documento “Misión Educativa Marista” en todos los lugares donde se desarrolla la misión del Instituto” (Optamos por la vida, 45.1).

XX CAPÍTULO GENERAL (2001)

SeánEl H. Seán Sammon (Provincia de Estados Unidos) es elegido Superior General.
Por primera vez en un Capítulo General, dos de las cinco llamadas al Instituto son para hermanos y laicos, conjuntamente:

  • “Nos sentimos llamados a profundizar en nuestra identidad específica de hermanos y de laicos, al compartir vida: espiritualidad, misión, formación…” (3ª llamada: Optamos por la vida, 26).
  • “Nos sentimos llamados a avanzar juntos, hermanos y laicos, decidida e inequívocamente, en la cercanía a los niños y jóvenes más pobres y excluidos, por medio de caminos nuevos de educación, evangelización y solidaridad” (4ª llamada: Optamos…, 31).

En el mensaje del Capítulo, “Optamos por la vida”, hay 20 recomendaciones y peticiones, sobre el tema del Laicado, a los hermanos, a las comunidades, a las unidades administrativas y al Consejo General.
Una de estas últimas dice:

  • “El Capítulo General recomienda al Consejo General que establezca en los próximos años un proceso y las estructuras adecuadas (estudios, encuentros, redes, secretariado, comisión internacional…) que lleven a los hermanos y laicos a explicitar nuestra identidad marista: lo que es común, lo específico, y lo complementario en nuestras vocaciones y a clarificar las diferentes formas de ser laico marista” (Optamos…, 47.2)

XXI  CAPITULO GENERAL  (2009)

class=imgshadowEl h. Emili Turú (Provincia L´Hermitage) es elegido Superior General.

Los contenidos de este Capítulo van referidos tanto a hermanos como a laicos. El segundo horizonte de la llamada fundamental se refiere explícitamente a “una nueva relación entre hermanos, laicas y laicos, basada en la comunión, buscando juntos una mayor vitalidad del carisma en el mundo de hoy”.

El Capítulo reconoce el valor de la vocación del laico marista. Contempla el futuro marista como una comunión de personas en el carisma de Champagnat, donde las vocaciones específicas se enriquecerán mutuamente. Propone favorecer el desarrollo de comunidades locales de hermanos y laicos, en las que se comparta la vida, espiritualidad y misión maristas. Así como continuar apoyando el Movimiento Champagnat, trabajar con otras personas que se sienten atraídas hacia nuestro carisma para explorar nuevos caminos y revitalizar la pastoral vocacional mediante una labor conjunta de hermanos y laicos.

Hermanos y laicos sienten el impulso de Dios a salir hacia una nueva tierra, que favorezca el nacimiento de una nueva época para el carisma marista. A hermanos y laicos se les pide la disposición a moverse, a comprometerse en un itinerario de conversión tanto personal como institucional. 

________________

Notas

(1) El documento más importante que hemos encontrado sobre la historia del laicado marista ha sido el ensayo del H. Alexandre Lefèbvre: “Le Mouvement Champagnat de la Famille Mariste. Ses origines.”, Mulhouse (Francia), 1997. Narra desde “Les Amicales Maristes (1865) hasta el XVIII Capítulo General (1985).

(2) La historia de dicha propuesta está magníficamente investigada y relatada por el H. Alexandre Lefebvre en la obra citada en la nota anterior.

(3) Si exceptuamos la presencia de la Marquesa de La Grandville, bienhechora del Instituto, en una sesión del II Capítulo General, celebrado en L’Hermitage en 1852-54, es la primera vez en la historia de la congregación que los laicos participan activamente en un Capítulo General.

(4) En realidad, podría ser considerado el segundo encuentro europeo, pero el que tuvo lugar en Lyon (Francheville) en 1989, fue organizado por las fraternidades de Francia y llevaba el nombre de “Coloquio de la Familia Marista Champagnat”.

7110 visitas