Inicio > Instituto Marista > Conferencias > Historia de las Conferencias generales

 

 


 



 


Ernesto Sánchez, Superior general

El nuevo comienzo ya ha comenzado
H. Ernesto Sánchez, Superior general



 

FMSI

Conectarse

Hermanos maristas

RSS YouTube FaceBook Twitter

 

Foto de hoy

Cuba: Visita del H. Luis Carlos Gutiérrez, Vigario general

Hermanos maristas - Archivo de fotos

Archivo de fotos

 

Últimas novedades

Archivo de novedades

 

Calendario marista

21 noviembre

Fiesta de la Presentación de la Virgen María

Calendario marista - noviembre

Historia de las Conferencias generales

 

 
Año
Superior
Fecha
Lugar
Resumen

1

1971

H. Basilio Rueda

28.04 a 15.05.1971

Roma (Italia)

Meditación en voz alta de un Superior general ante sus Hnos. Provinciales

2

1974

H. Basilio Rueda

07.04 a 21.05.1974

Roma (Italia)

Preparación del XVII Capítulo General.

3

1979

H. Basilio Rueda

01 a 14.10.1979

Roma (Italia)

Vida consagrada, Proyecto de vida comunitaria, Pobreza y justicia... La Familia marista, el Patrimonio marista

4

1982

H. Basilio Rueda

03 a 17.10.1982

Roma (Italia)

Evaluar el progreso de la renovación en el Instituto y preparar la redacción de las Constituciones y Estatutos.

5

1989

H. Charles Howard

21.09 a 15.10.1989

Veranópolis (Brasil)

El Hermano marista y su misión para el futuro.
Se invitó a un grupo de hermanos jóvenes.

6

1997

H. Benito Arbués

12.09 a 04.10.1997

Roma (Italia)

Refundación del Instituto.
Se invitó a 8 hermanos jóvenes y a 8 laicos.

7

2005

H. Seán Sammon

05 a 30.09.2005

Negombo (Sri Lanka)

Suscitar la vitalidad del carisma y la misión marista hoy

Antecedentes históricos

Las primeras huellas de lo que hoy es la Conferencia general como estructura de gobierno del Instituto de hermanos maristas se detectan en los aportes que hizo la séptima comisión capitular del XV Capítulo general reunido en Grugliasco en 1958.

Que con ocasión del retiro anual se organicen en la Casa generalicia sesiones de estudio para los hermanos Provinciales a fin de analizar juntos, bajo la dirección del hermano Superior general y su Consejo, los mejores medios para solucionar los problemas del momento. (Circulares, Tomo XXII, p. 281)

Del 4 al 12 de mayo de 1965 se realiza una reunión de Miembros de la Administración General con los Hermanos Provinciales y Visitadores del Instituto que llegan a Roma para el encuentro trienal decidido por el Capítulo General. (Bulletin de l'Institut T. XXVI p. 601) Esta reunión en la que participaron 63 hermanos se puede considerar como la experiencia inicial que hicieron los dirigentes del Instituto de lo que después tomó cuerpo legislativo en las Constituciones con el nombre de Conferencia general.

La idea de una Conferencia general como estructura de gobierno para dinamizar el Instituto se comenzó a profundizar en el XVI Capítulo general (1967-1968), durante las sesiones de trabajo de la “Comisión de gobierno”.

El nombre inicial que se propuso fue el de “Sínodo general”, cambiado posteriormente por el de Conferencia general. Durante los trabajos del XVI Capítulo General se estudió la composición, los fines, la periodicidad y los poderes de este órgano colegiado y se abandonó muy pronto la previsión de una Conferencia general extraordinaria si lo solicitaban una tercera parte de las Provincias.

Desde sus orígenes el fin de la Conferencia general ha sido el de favorecer la comunicación y de hacer el seguimiento de la aplicación de las Constituciones y de las decisiones capitulares.

Inicialmente se propuso una periodicidad trienal de modo que se pudiera reunir este organismo dos veces entre dos Capítulos generales, pero a partir de las Constituciones de 1986 se prevé la reunión de una Conferencia general entre dos Capítulos Generales.

La composición de la misma no se ha cambiado sustancialmente desde los orígenes hasta hoy: Superior general, Vicario general, Consejeros generales, Superiores Provinciales y de Distrito donde lo prevea el Estatuto del Distrito.

En las primeras propuestas se contemplaba también la posibilidad de la participación de los Vice-Superiores Provinciales y los Visitadores de los Distritos autónomos y no de los Superiores de Distrito.

En la Conferencia General de 1997 participaron por primera vez, durante algunos días, hermanos jóvenes y laicos por iniciativa del Hermano Superior general en calidad de invitados.

Acerca de los poderes de la Conferencia general se puede decir que son eminentemente consultivos, porque de hecho no puede modificar ni las Constituciones ni los Estatutos capitulares. Puede estudiar la aplicación de las Constituciones y de los Estatutos, elegir modalidades operativas para ponerlos en práctica, evaluar las actividades que se están desarrollando en base a las decisiones capitulares.

La facultad que tiene el Superior general de invitar a otros hermanos a participar en la Conferencia general se ha concretado en las seis primeras convocatorias a través criterios diversos, lo cual dio como resultado también un número variable de participantes.

En la Reunión de Miembros de la Administración General con los Hermanos Provinciales y Visitadores del Instituto, que todavía no estaba guiada por las Constituciones, se convocó a un total de 66 participantes, aunque tres no pudieron asistir. Actualmente que, con el proceso de reestructuración se ha reducido considerablemente el número de provincias, los miembros previstos por las Constituciones que participarán en la séptima Conferencia general son en total 39: El Hermano Superior general, el Hermano Vicario general y los Hermanos Consejeros generales que forman un grupo de ocho. A ellos hay que añadir los Hermanos Provinciales de 26 provincias. Este número se completa con cinco Superiores de Distrito cuyos Estatutos de Distrito especifican que también son miembros de derecho de la Conferencia General.

13208 visitas