Inicio > Animación > Cmi > Filipinas

Gracias, perdón, compromiso




Bicentenario del Instituto
2 de enero 2017

 




 



 

http://www.champagnat.org/000.php?p=432

Conectarse

Hermanos maristas

RSS YouTube FaceBook Twitter

 

Foto de hoy

Madagascar: La facultad del colegio St Joseph, Antsiranana

Hermanos maristas - Archivo de fotos

Archivo de fotos

 

Últimas novedades

Archivo de novedades

 

Calendario marista

25 marzo

Solemnidad de la Anunciación del Señor
Santos : Dimas, Humberto, Isaac, Lucía

Calendario marista - marzo

La Sociedad de María junto a los hermanos de Davao

 

Experiencia de los hermanos del VI grupo de Misión ad gentes

Cmi

23/06/2009: Filipinas

El sexto grupo del programa “Misión ad gentes” ha vivido en comunidad, en la primera quincena del mes de marzo, una experiencia significativa junto a comunidades de la “Sociedad de María” (Padres maristas, Hermanos maristas, Hermanas marista y Hermanas maristas misioneras) trasladándose a la región de Mindanao (Sur de las Filipinas). A continuación encontraréis una pequeña reseña de cada uno de algunos hermanos junto a algunas fotos.

H. César
Estuve en la comunidad de la Universidad en General Santos. La casa es sencilla, cómoda y llena de vida. Los hermanos trabajan mucho porque la “misión es abundante y los obreros pocos.” Me sentí muy feliz viviendo con los hermanos. Para mí, los hermanos de la universidad son una verdadera familia.

H. Isma
Mi experiencia en Maitum con las hermanas SMSM fue asombrosa. Sentí un estilo de vida muy sencillo, buena comunicación y una buena impresión del espíritu de familia. En cada mirada, en cada gesto de las hermanas y de los estudiantes, se podría descubrir un signo de humanidad. Una vida que se abre para acogerte y que te ofrece lo mejor. Y, por supuesto, nunca les falta una sonrisa.

H. Andrew
La experiencia en la comunidad de Buda de los Hermanos Maristas, fue ejemplar y enriquecedora. Los hermanos viven una vida sencilla y muy cercana a la naturaleza. No puedo olvidar su calurosa hospitalidad y la amistad de sus vecinos. Fue verdaderamente un privilegio convivir con los hermanos, conocer su apostolado en la parroquia local y en el centro diocesano de Mallaybalay. .

H. Eddie
Mi experiencia en la comunidad de los Padres Maristas, en las montañas de Timanag, fue maravillosa. Pude vivir en la sencilla comunidad, en medio de muchas otras religiones. Mientras estuve allí, la hospitalidad de las comunidades, la presencia y el trabajo con la juventud y con los niños fueron extraordinarios. Podía sentir la presencia de Dios en el pueblo, especialmente entre los jóvenes. Mi experiencia de escucha y de trabajo con los Padres y con la Comunidad fue muy importante para dialogar con las otras religiones de la aldea .

H. Pietro
Estuve en la comunidad de los Hermanos Maristas que trabajan en el Colegio de “Notre-Dame” en la ciudad de Cotabato. Pude disfrutar de la cálida bienvenida de los H. Wincey, Armando y del más joven, el H. Leo.
En cooperación con la Hermanas OND y con los cooperadores laicos, que son muy activos y participativos, llevan un gran e importante trabajo en ese colegio, situado en una región musulmana. El 50% del alumnado del colegio es musulmán. El plan educativo considera los valores importantes y los requisitos para integrar a gente de diferentes religiones que viven y estudian juntos en las aulas. Pude encontrarme con varios grupos de estudiantes, por las mañanas y por las noches, porque también hay sesión nocturna.
Puedo decir, en dos palabras, cuál fue mi experiencia: “Bienvenido H. Pietro” y “te echaremos de menos.” Mi gratitud por la calurosa amistad de toda la gente y yo también les digo: “Os echaré de menos. Aprendí mucho de vosotros, y espero continuar en contacto con todas las personas que me dieron su dirección.”

H. Max
Algunos de los puntos clave de mi experiencia fueron: visitar tres comunidades indígenas cerca de la ciudad con los responsables del Programa Extensión del Colegio Marista; encontrarme con estudiantes del dialogo interreligioso; el trabajo voluntario y formación de los líderes de comunidad. Gracias a los HH. Ted, Noel y Vivee por proporcionarme la oportunidad de vivir esa experiencia.

H. Marcos
Fue una oportunidad de vivir en una comunidad internacional, compartiendo vida con estudiantes, cooperadores laicos, profesores y personas religiosas. La experiencia más fuerte fue estar abierto a las sorpresas que Dios nos trae cada día: acogida, alegría, amor y esperanza que se sentían doquiere que fuera.

H. Ramon
Mi tiempo en Lagao con las Hermanas SMSM fue maravilloso. Fue para mí una grata experiencia de cómo vivir en una comunidad internacional. Son cinco de cuatro países diferentes. Quiero agradecerles por haberme mostrado su maravilloso trabajo con los niños de la calle.

H. Pedro
Estuve viviendo estos días con cinco hermanas. Con ellas pude vivir y compartir no solo la vida comunitaria sino también algunas de sus presencias que ellas tienen acá en la ciudad de Davao. La cárcel, un centro de rehabilitación para niños y adolescentes que están metidos en las drogas, un jardincito de infantes en un barrio muy pobre, y una ONG que trabaja con las chicas dedicadas a la prostitución, son algunas de estas presencias. Son muchos los sentimientos y llamadas que siento después de esta experiencia, pero la más fuerte que siento es la frase de que los hermanos vamos donde los niños y los jóvenes están, especialmente los más pobres. Estoy convencido de que de la mano de Jesús y de la mano de la realidad es la única manera en la que podremos dar nuestra mejor respuesta como hermanos y laicos maristas.

6493 visitas
Cmi