Inicio > Animación > Cmi > Camboya

 

 


Para recibir noticias sobre el Capítulo en su correo, haga clic aquí y rellene el formulario

 


 



 


Emili Turú - La Valla: casa de la luz

Emili Turú
Superior general



 

FMSI

Conectarse

Hermanos maristas

RSS YouTube FaceBook Twitter

 

Foto de hoy

España: Protección a la Infancia | Maristas Compostela

Hermanos maristas - Archivo de fotos

Archivo de fotos

 

Últimas novedades

Archivo de novedades

 

Calendario marista

25 septiembre

Santos: Gerardo, Félix, Roberto
1897: partida de los primeros hermanos a Brasil

Calendario marista - septiembre

Llevados sobre sus hombros

 

Comunidad de Phnom Penh – Ad Gentes

Cmi

28/06/2009: Camboya

Saludos desde Phnom Penh. Todo va bien en nuestra comunidad. El 6 de junio tuvimos una celebración sencilla con nuestros aspirantes: una oración que recordaba la fiesta del P. Champagnat, y una comida en un típico restaurante Khmer. En nuestra oración meditamos sobre el siguiente párrafo de Agua de la roca:

Llevados sobre sus hombros
153. La estatua de San Marcelino que está en un lateral de la fachada exterior de la Basílica de San Pedro representa a nuestro Fundador llevando a un muchacho sobre sus hombros. Vemos en esta expresión artística un símbolo de la fuerza y la inspiración poderosa de la espiritualidad marista para el mundo de hoy. En ella se pone de manifiesto nuestra convicción de que caminamos a hombros de una vigorosa tradición espiritual, que nos puede llevar a un futuro prometedor de vitalidad y esperanza.

Que el Espíritu Santo nos permita encontrar caminos apropiados para compartir esta “vigorosa tradición espiritual” con muchos jóvenes Khmer, para que sea realidad “el futuro prometedor de vitalidad y esperanza” en Cambodia, donde tantos niños y jóvenes esperan la presencia de Marcelino, que vive hoy a través de nuestros brazos.

Pedimos el apoyo de sus oraciones en el proceso de discernimiento y conocimiento mutuo que estamos viviendo con Sytha y Socklee, nuestros primeros aspirantes. Como ya lo hacía Marcelino, los ponemos en el corazón de nuestra Buena Madre.

Gracias por aceptar ser cada día “un recuerdo visible y constante de la presencia amorosa y compasiva de Dios en medio de la gente, signos vivos de la ternura del Padre (Agua de la roca, 137).

Un abrazo en Jesús, María y Marcelino.

5435 visitas
Cmi