Inicio > Animación > Cmi > Brasil

 


 


 



 


Emili Turú - La Valla: casa de la luz

Emili Turú
Superior general



 

FMSI

Conectarse

Hermanos maristas

RSS YouTube FaceBook Twitter

 

Foto de hoy

Italia: Programa de formación permanente en Manziana

Hermanos maristas - Archivo de fotos

Archivo de fotos

 

Últimas novedades

Archivo de novedades

 

Calendario marista

28 abril

San Pedro Luis Maria Chanel y Nuestra Señora de Fourvière
1841: san Pedro Chanel, padre marista, martirizado en la Isla de Futura
1998: salida de los primeros hermanos para Rumania

Calendario marista - abril

Día Internacional de la Mujer (8 marzo)

 

Homenaje a la Dra. Zilda Arns Neumann

Cmi

11/03/2010: Brasil

Hemos celebrado recientemente el Día Internacional de la Mujer (8 de marzo). Es una buena ocasión para recordar a una persona que honró al mundo femenino por su capacidad de liderazgo, por la metodología participativa que introdujo en sus proyectos, por la donación de si, por el idealismo y por el amor cristiano que contagiaba a todos. Esta mujer fue la Dra. Zilda Arns, fallecida en plena actividad, en el terremoto que asoló a la ciudad de Puerto Príncipe, el día 12 de enero de 2010.

Es edificante saber que esta heroína, madre de cinco hijos, contaba con dos hermanos sacerdotes en la Orden Franciscana y con tres hermanas religiosas de las Hermanas de las Escuelas de Nuestra Señora. Era la hermana de Dom Evaristo Arns, cardenal arzobispo emérito de Sao Paulo. Otro de sus hermanos fue el Dr. Osvaldo Arns, de recordada memoria, que desempeñó el cargo de Rector de la PUC de Curitiba y fue profesor de griego y latín. La fe y el ideal de la educación acercaron notablemente esta familia a los hermanos maristas.

A petición de la conferencia de Obispos de Brasil, esta médica pediatra e higienista, creó, organizó, difundió y coordinó – además de la Pastoral del Anciano – la Pastoral del Niño, en Brasil y progresivamente en muchos países de América Latina, de África y de Asia. Todo comenzó en septiembre de 1983. La semilla sembrada llegó a ser el Organismo de Acción Social de la Conferencia Nacional de los Obispos de Brasil, con el nombre de Fundación de la Pastoral del Niño. En 26 años de actividad, en Brasil, alcanzó 42.000 comunidades, 7.000 parroquias en todas las diócesis brasileñas. Acompañó a 1.900.000 mujeres embarazadas y niños menores de seis años y 1.400.000 familias pobres.

La Dra. Zilda afirmaba en Puerto Príncipe, poco antes de morir, en una charla que dio a la Conferencia de Religiosos, con la finalidad de motivar a líderes y voluntarios de la Pastoral del Niño de ese país: “Por la fuerza de la solidaridad fraterna, fue creada una red de 260.000 voluntarios, de los cuales 141.000 son líderes que viven en comunidades pobres, 92% son mujeres, y participan permanentemente de la construcción de un mundo mejor, más justo y más fraterno al servicio de la vida y de la esperanza. Cada voluntario dedica una media de 24 horas al mes a esa misión transformadora de educar a madres y familias pobres, a compartir el pan de la fraternidad y a generar conocimientos para la transformación social”.

Esta pastoral logró controlar la desnutrición y reducir la mortandad infantil. Al comienzo del proyecto, de más de 50% de desnutridos se llegó a 3,1%. La mortandad infantil en 1983 era de 82,8 muertes sobre mil nacimientos; actualmente se redujo a 13 muertes por mil nacimientos, en las comunidades en que actúa la Pastoral del Niño. Los buenos resultados conquistaron el apoyo del Ministerio de la Salud, de Unicef, del Banco HSBC y de varias empresas para capacitar personal en actividades básicas de salud, nutrición y educación. El costo niño/mes es de menos de US$ 1.

Zilda, en su último discurso, en Puerto Príncipe, el 12 de enero, decía:
“Estoy convencida de que la solución de la mayoría de los problemas sociales está relacionada con la reducción urgente de las desigualdades sociales, con la eliminación de la corrupción, la promoción de la justicia social, el acceso a la salud y a la educación de calidad, con la ayuda mutua financiera y técnica entre las naciones, con la preservación y restauración del medio ambiente. Para no sucumbir, es necesaria una solidaridad entre las naciones. La solidaridad y la fraternidad es aquello que el mundo más necesita para sobrevivir y encontrar el camino de la paz.
Como los pájaros que cuidan a sus hijos para hacer un nido en los árboles y en las montañas, lejos de los predadores, las amenazas y los peligros, y más cerca de Dios, así deberíamos cuidar de nuestros hijos como un bien sagrado, promover el respeto a sus derechos y protegerlos”.

Fray Betto, op, escritor y periodista, recuerda así a la Dra. Zilda:
“Ella sí que hizo el milagro de la multiplicación de los panes, es decir, de la vida. Adonde llega la pastoral del Niño, el índice de mortalidad infantil, desciende el primer año, al menos de un 20%. Zilda Arns nos deja, como herencia, el ejemplo de que es posible cambiar el perfil de una sociedad con acciones comunitarias, voluntarias, de la sociedad civil, aunque el poder público y la iniciativa privada permanezcan indiferentes o adopten apariencias de responsabilidad social.
Si millares de jóvenes y adultos brasileños sobreviven hoy a las condiciones de pobreza en que nacieron, deben esto en especial a la Dra. Zilda Arns, que merece sin exageración el título perenne de Madre de la Patria”.

N.B.- El gobierno sacará el 23/03, en Curitiba un sello postal en homenaje a ella, con la inscripción “Para que todos los niños tengan vida”.

5545 visitas
Cmi