Inicio > Animación > Cmi > Casa general

 


 


 



 


Emili Turú - La Valla: casa de la luz

Emili Turú
Superior general



 

FMSI

Conectarse

Hermanos maristas

RSS YouTube FaceBook Twitter

 

Foto de hoy

Italia: Programa de formación permanente en Manziana

Hermanos maristas - Archivo de fotos

Archivo de fotos

 

Últimas novedades

Archivo de novedades

 

Calendario marista

28 abril

San Pedro Luis Maria Chanel y Nuestra Señora de Fourvière
1841: san Pedro Chanel, padre marista, martirizado en la Isla de Futura
1998: salida de los primeros hermanos para Rumania

Calendario marista - abril

Mi primer viaje ad gentes

 

Proyecto

Cmi

08/06/2010: Casa general

Del 2 al 28 de mayo pasado, he realizado mi primer viaje en calidad de Coordinador del Proyecto ad gentes y he podido visitar a las personas involucradas en este proyecto en Filipinas y en Tailandia. En Filipinas, en Manila, en la propiedad del MAPAC estaba el grupo que el día 15 de junio empezará los tres meses de formación misionera en Davao, en la isla de Mindanao, al sur de Filipinas. Esta formación se hará en un ambiente de discernimiento. Al final de esta etapa, cada participante debe encontrar el camino que el Señor le tiene reservado en el futuro de la misión ad gentes.

Este grupo “Davao 2010” está constituido por siete laicos y cinco hermanos. Ya se encontraba en Manila, desde octubre de 2009 aprendiendo el inglés. Es imprescindible tener un conocimiento básico de inglés, porque es la lengua de comunicación en el Sector Asia ad gentes. Como en cualquier grupo, hay quienes aprenden más rápidamente y hay otros a quienes les cuesta un poquito más, pero en general, todos tienen confianza en que serán capaces de dominar el inglés; lo suficiente, dicen ellos, para seguir el curso de Davao, que se da totalmente en inglés. Esto no impide que el Consejo general, después de las evaluaciones realizadas sobre éste y otros cursos, trate de encontrar maneras de organizar este curso de la mejor forma para que sea lo más eficaz posible. Todos saldrán ganando si llegan a Davao con una buena preparación en inglés.

Este grupo presenta algunas novedades en relación a grupos anteriores: es la primera vez que los laicos y también un matrimonio participan en un grupo misión ad gentes. Esto obligó a los responsables de la misión ad gentes a buscar nuevas residencias para dar la mejor atención posible a esta situación. Salimos de la antigua casa de las Hermanas y elegimos varias casas para acoger al nuevo grupo. Esta nueva opción es, económicamente, más ventajosa, con un precio más asequible para pagar el alquiler de las nuevas viviendas. Pero más importante que el problema financiero es la posibilidad que hay en esta nueva situación de la distribución de los candidatos: las mujeres estarán en una casa, el matrimonio en otra y los hermanos con un laico en una propiedad donde hay tres casas, lo que significa tres pequeñas comunidades. Esto de por sí resuelve problemas que se podían dar cuando todos vivían en la misma casa, sin espacios apropiados. Agradecemos a todos los que han dedicado su tiempo en Davao en busca de alojamiento para que esta nueva situación fuese posible.


Tuve la oportunidad de entrevistar a todos los hermanos y laicos y me quedé muy contento con esa posibilidad. Todos sin excepción tienen grandes cualidades y pueden ser grandes constructores de los proyectos que están naciendo en las nuevas comunidades ad gentes. Tendrán, quizás, que hacer un esfuerzo personal por encontrar un ritmo comunitario que se adapte lo mejor posible a la nueva comunidad de hermanos y laicos, al mismo tiempo. Esto no siempre es fácil. Sin embargo, la experiencia de este grupo puede iluminar las decisiones que se podrán tomar para nuevos grupos integrados por laicos y por hermanos. Además de este principio de organización que siempre debe ser estudiado y vivido con una gran flexibilidad, una idea fue subrayada por todos: no se concibe el futuro de la misión ad gentes sin misioneros maristas laicos. Junto con los propios hermanos, ellos se convierten en una parte importante en la misión, no sólo como colaboradores, sino como personas que viven el mismo carisma desde su propia vocación como casados o solteros. La llamada de Dios es para todos, me dijeron algunos; y añadían inmediatamente: vine a Davao para responder a mi vocación marista.


Ellos se presentarán a sí mismos en nuestro sitio web en un futuro próximo, ya que están a punto de comenzar el curso de Davao. Es bueno que el Instituto conozca a estos hombres y mujeres que están participando en esta aventura de la misión ad gentes. El curso de Davao les va a ayudar a discernir el paso siguiente: partir como Abraham, en actitud de obediencia y de fe, al país que el Señor les indicará.

________________
H. Teófilo Minga
Coordinador del Proyecto ad gentes

6113 visitas
Cmi