Inicio > Animación > Cmi > Brasil

 

 


 



 


Emili Turú - La Valla: casa de la luz

Emili Turú
Superior general



 

FMSI

Conectarse

Hermanos maristas

RSS YouTube FaceBook Twitter

 

Foto de hoy

Brasil: Administradores de los colegios de Brasil Centro-Sul en la FTD

Hermanos maristas - Archivo de fotos

Archivo de fotos

 

Últimas novedades

Archivo de novedades

 

Calendario marista

26 julio

Santos: Joaquín y Ana, padres de la Virgen María, Jacinto, Valente

Calendario marista - julio

“A todas las diocéses del mundo“

 

Ad gentes en las Unidades Hospitalarias maristas de Curitiba

Cmi

30/11/2010: Brasil

El 15 de octubre ha sido un día especial para la Sra. Rosana Alves y para mí mismo. Debíamos presentar de forma breve los Proyecto misión ad gentes a los médicos, a los enfermeros y al personal administrativo de las Unidades Hospitalarias maristas de Curitiba. Era toda una novedad. Se trata de cuatro unidades hospitalarias relacionadas con la Universidad marista de esta ciudad: los dos hospitales de la Santa Casa de Misericórdia (Caridade y Santa Lucia), el hospital Universitario Cajuru y el hospital “Maternidade Alto Maracaná”. Asimismo, hemos pasado una media hora con el personal administrativo de las Unidades hospitalarias, en el segundo piso de nuestra Universidad.En cada una de las unidades hemos presentado muy brevemente los elementos básicos de la espiritualidad marista y las líneas maestras del Proyecto misión ad gentes. La doctora Vanessa Ruthes, muy amablemente, ha calificado la visita como « histórica para nuestras unidades hospitalarias y portadora de un nuevo impulso para vivir nuestra misión ». Se trataba de un hecho memorable, no tanto por el tiempo dedicado a cada unidad – necesariamente breve – sino porque era la primera vez tenía lugar un encuentro entre la espiritualidad/misión ad gentes y los representantes del personal de estas instituciones.Pero, más allá de lo que hemos podido decir y compartir de una manera sencilla y comprensible, hemos quedado impresionados por cuatro aspectos que queremos destacar:• La presencia marista en cada una de las unidades. En muchos lugares se veían estatuas de la Buena Madre y de S. Marcelino Champagnat. No eran elementos decorativos; más bien correspondían a una vivencia y a un conocimiento de los elementos más sencillos de la espiritualidad marista. Existe, digamos, una “atmósfera marista” en estas instalaciones hospitalarias. En términos más generales, todos estos centros representan y responden a una dimensión cristiana y evangélica de la vida. • El alto espíritu profesional vivido en cada uno de los hospitales; fácil de percibir en la calidad de la cercanía de las personas, en la capacitación científica presente en las diferentes unidades, en la humanización de los servicios que cada uno de los colaboradores – desde el más cualificado al más sencillo – lleva a cabo en relación con el paciente. • La voluntad de responder más eficazmente aún, tanto en calidad como en cantidad, a las necesidades sanitarias de la población local. Esto se constata no sólo en las mejoras de los edificios, sino también en la construcción de una nueva unidad hospitalaria “Hospital Marcelino Champagnat” que deberá inaugurarse dentro de un año. La estructura de esta futura unidad hospitalaria muestra la amplitud y la capacidad de respuesta que la Iglesia, mediante la Institución marista, realiza en relación con la sanidad. • Personalmente, he quedado impresionado de forma especial por el trabajo pastoral y la asistencia espiritual de la que se benefician los enfermos en todas las unidades. Pastoral, en la que la dimensión marista no está ausente. Prueba de ello es la revista publicada por la “sección de pastoral marista” (24 páginas) con vistas al 1er.Congreso “Humanizaçâo – Aliança Saúde”, titulada: “Espiritualidad de la Salud con una mirada marista”. Se trata de un texto escrito por el H. Federico Unterberger, a quien felicitamos por la calidad de la publicación, tanto por su presentación como por su contenido. Como estamos más habituados al mundo marista académico ligado a la educación, esta presencia marista en el mundo de la sanidad ha sido una sorpresa. Aunque no forme parte de nuestro carisma específico, consideramos que no existe incompatibilidad entre el mundo de la sanidad y el carisma de Champagnat. Lo que hemos descubierto en Curitiba es “la evidencia más palpable” de esta afirmación. Sabemos que otras unidades sanitarias más reducidas existen también en otras Provincias. De este modo, respondemos a una dimensión de nuestro apostolado, mencionada ya en el cap.4 del Agua de la roca: “… devolver la vista a los ciegos” (Lc.4, 18)Como contrapartida, la Sra. Rosana Alves, con una experiencia reciente en ad gentes, y yo mismo no les hemos ofrecido mucho. No obstante, hemos presentado tres temas importantes que han gustado a nuestros interlocutores: • La expresión « tierra nueva » y la misión ad gentes• La presencia femenina en el Proyecto misión ad gentes• El perfil del misionero marista (hermano y laico) para el siglo XXI._________________Curitiba, 18 de octubre de 2010H.Teófilo Minga y Rosana Alves

5586 visitas
Cmi