Inicio > Animación > Cmi > India

 


 


 



 


Emili Turú - La Valla: casa de la luz

Emili Turú
Superior general



 

FMSI

Conectarse

Hermanos maristas

RSS YouTube FaceBook Twitter

 

Foto de hoy

Malawi: Postulantes

Hermanos maristas - Archivo de fotos

Archivo de fotos

 

Últimas novedades

Archivo de novedades

 

Calendario marista

25 abril

Santos: Marcos evangelista, Herminio y Esteban
1932: partida de los primeros hermanos a Guatemala
Día africano del paludismo

Calendario marista - abril

Un día en la residencia estudiantil

 

Comunidad ad gentes Talit

Cmi

26/07/2011: India

Durante 10 días he estado visitando la comunidad ad gentes de Talit (Bengala Occidental, India) siguiendo el horario normal de la comunidad. Tal como se presenta, éste ocupa bien todos los momentos del día. Los muchachos de la residencia lo siguen de modo muy normal. Nada parece impuesto desde el exterior. Inclusive me llamó la atención la oración de la mañana (y también la de la tarde) con los muchachos de la residencia. Se trata de una oración a su propio estilo, en la que todos participan, aunque no todos los miembros de la comunidad estudiantil sean católicos; sólo el 60% son católicos.

Después de la oración de la mañana y el desayuno, los muchachos hacen los deberes con toda naturalidad. La casa es parte de su vida, por tanto es normal dedicar un tiempo a mantenerla limpia. Por la tarde, el trabajo manual continúa en el jardín, regando las plantaciones que han realizado. Después de este “trabajo en el jardín” llega la hora de la merienda: comen todos sentados en el suelo. Todavía no tienen bancos o sillas en el comedor. Están esperando recibirlos cuando llegue una ayuda del exterior. Hasta ahora, muchos trabajos de la residencia han sido financiados con la ayuda de Manos Unidas (España), Dimenticati Fratelli onlus (Italia) y FMSI (Italia). Después de la comida, van a practicar deportes en el patio cercano al lugar donde tienen las clases, del otro lado de la calle. En todo esto, se ve a los muchachos muy contentos y muy a gusto con la educación que reciben. La relación con los educadores es muy cercana y amigable.

Desde el punto de vista académico, todos están de acuerdo en que desde que los hermanos tomaron a su cargo la dirección del Centro, ha mejorado notablemente la calidad académica. Durante el tiempo de estudio, los muchachos son acompañados por un hermano o un profesor asistente. Los muchachos son muy aplicados en el estudio. Sin embargo tengo la impresión de que su esfuerzo consiste en gran parte en estudiar de memoria.

Pude participar en un ensayo de canto para los cantos de la misa de Pentecostés. Muy bien hecha. Les gusta usar los instrumentos de música locales, principalmente los instrumentos de percusión, como los tambores. Pero había otros instrumentos también, cuyos nombres no recuerdo.

Por la noche, después de la cena, el grupo entero participaba en una verdadera recreación comunitaria. Es agradable ver a todos estos chicos jugando a las damas, al ajedrez, y otros juegos de interior durante más de media hora. Los hermanos los acompañan, haciendo de la pedagogía de la presencia un verdadero don para los niños. Para mí, participar en esto, fue uno de los momentos más agradables del día. Y una vez más me doy cuenta de cómo es importante jugar juntos, gozar juntos, vivir juntos la recreación. Esto ayuda a construir un fuerte espíritu de familia y de grupo. Como no hay más espacio, el comedor se transforma rápidamente en sala de recreación. Tanto la comida como los juegos, los hacen sentados en el suelo. En el futuro, hay un plan para comprar algunos bancos para el comedor. Esto hará que las comidas sean más cómodas para los estudiantes.

Esto es lo que he comenzado a descubrir después de vivir unos pocos días en esta residencia estudiantil para los muchachos de la tribu Santal. Sabiendo que estos muchachos Santal se cuentan entre los más pobres de la región, si los comparamos con los de la tribu de Bengala (de clase media-alta), es fácil concluir que esta comunidad responde plenamente al deseo del Capítulo de tener una presencia fuerte y significativa de hermanos entre los pobres. La sencillez de vida que he observado en todos los aspectos de la comunidad me permite comparar esta comunidad con las comunidades de hermanos de los orígenes, en La Valla y en los pueblos de alrededor.

_________________
Hermano Teófilo - Coordinador ad gentes
Talit, 20 de junio de 2011

5165 visitas
Cmi