Inicio > Animación > Cmi > Casa general

 

 


 



 


Ernesto Sánchez, Superior general

El nuevo comienzo ya ha comenzado
H. Ernesto Sánchez, Superior general



 

FMSI

Conectarse

Hermanos maristas

RSS YouTube FaceBook Twitter

 

Foto de hoy

Cuba: Visita del H. Luis Carlos Gutiérrez, Vigario general

Hermanos maristas - Archivo de fotos

Archivo de fotos

 

Últimas novedades

Archivo de novedades

 

Calendario marista

21 noviembre

Fiesta de la Presentación de la Virgen María

Calendario marista - noviembre

A todas las dióceses del mundo

 

AD GENTES – Documentos en Archivo

Cmi

10/11/2011: Casa general

Decía el hermano Jean Ronzon, ex Secretario general, que deberíamos tener “sentido de la historia”. Con eso quería inculcar en cada uno de los diferentes secretaríados de Roma la importancia de contar con archivos bien organizados en cada sector. Y en el momento indicado, “bajarlos a los archivos generales”. Creo que es fácil estar de acuerdo con el hermano Jean Ronzon. De él aprendí a no pasar por alto este “sentido de la historia”.

Últimamente, fueron colocados en los archivos de Ad gentes 486 documentos. A través de ellos tenemos al alcance un número razonable de documentos seleccionados, lo que nos ayudará a reconstruir la historia de la iniciativa de Ad gentes en los dos últimos años. Es decir, desde que esta administración  asumió la animación general y el gobierno de la Congregación, después del Capítulo de 2009. Gran parte de esta documentación se centra en el Grupo VII, en 2010, que tuvo su formación en Davao. El Grupo VIII (una forma paradójica de hablar, porque es sólo un hermano) realizará su periodo de formación en Madrid, después de haber sido cancelado el curso de formación misionera del Centro de formación de los jesuitas en Manila. Un Centro que se llama Instituto Pastoral de Asia Oriental (EAPI).

Este Centroofrece un programa bastante parecido al que nosotros organizábamos en Davao. Se encuadra en cinco bloques en los que también hay referencias al mundo asiático. Bloque 1: Lectura cristina de la realidad. Bloque 2: Fenomenología religiosa. Bloque 3: La misión. Bloque 4: Dimensión geográfica de la misión. Bloque 5: Actividades prácticas. Estas áreas del programa se completan con algunas “actividades complementarias”, como peregrinaciones, visitas culturales, y una visita a la sede de las Obras Misionales Pontificias.

Los 486 documentos tienen una importancia variada, pero fueron seleccionados entre otros que tenían poca “importancia histórica”. Ahí encontramos, en inglés y español, el documento que fue presentado al último Capítulo general y que recibió muchos elogios por su excelente presentación y riqueza de contenido. El documento se titula: “PROYECTO ASIA MISIÓN AD GENTES, 2005 – 2909. INFORME DETALLADO”. El capítulo más largo e importante describe la organización de la iniciativa Ad gentes, desde su lanzamiento en 2005 en la Conferencia de Provinciales, en Sri Lanka, hasta el 21 Capítulo general. Este Capítulo reafirma la necesidad y continuidad de Ad gentes pero en moldes diferentes. Moldes que permitan ampliar la visión misionera de la Congregación, centrada más en la dimensión asiática de Ad gentes, una visión más pluricontinental y que detecte las necesidades misioneras del Instituto dondequiera que se encuentren. Dicha perspectiva puede ser traducida en la expresión: COOPERACIÓN MISIONERA INTERNACIONAL.

Otro documento de gran importancia recoge el CURSO DE FORMACIÓN PARA LAICOS MISIONEROS MARISTAS. Aunque no es un documento oficial de la Congregación, sí es una propuesta ofrecida a las Provincias para preparar a laicos que se sienten llamados a ser misioneros maristas. Cada Provincia, por supuesto, puede ofrecer su propio programa de formación. Este documento es sólo una oferta de ayuda. La historia, todavía corta, de Ad gentes, nos dice que la formación de misioneros maristas, hermanos o laicos, es de suma importancia. La madurez es un elemento esencial para los misioneros. El curso propuesto insiste, por tanto, en la madurez humana, en la madurez cristiana y en la madurez de la vocación misionera. Y todo esto desde la perspectiva del carisma marista.

En los archivos no faltan los diferentes informes, enviados al Consejo general, sobre las visitas al sector Ad gentes, dando cuenta de la realidad existente, pero al mismo tiempo, mirando sobre todo hacia el futuro. Un futuro en que nos gustaría ver consolidado el sector con el fortalecimiento de las comunidades actuales que lo componen, con su reducido número de hermanos y laicos. Un futuro donde también nos gustaría responder a otras necesidades misioneras de la Congregación dentro de la COOPERACIÓN MISIONERA INTERNACIONAL.

_________________
Hno. Teófilo Minga
Coordenador del Proyeto Ad gentes
Roma, 25 de octubre de 2011

5923 visitas
Cmi