Inicio > Animación > Cmi > México

Gracias, perdón, compromiso




Bicentenario del Instituto
2 de enero 2017

 




 



 

http://www.champagnat.org/000.php?p=432

Conectarse

Hermanos maristas

RSS YouTube FaceBook Twitter

 

Foto de hoy

Irlanda: Laico sirio marista, George Labbad, da una charla en el Marist College - Athlone

Hermanos maristas - Archivo de fotos

Archivo de fotos

 

Últimas novedades

Archivo de novedades

 

Calendario marista

27 marzo

Santos: Ruperto, Juan Damasceno y Isaac

Calendario marista - marzo

Joven matrimonio con vocación misionera marista

 

Familia participará en Misión Ad gentes

Cmi

13/03/2013: México

Estela y Rodrigo un joven matrimonio acompañados, de su hijo Josué de dos años y medio participarán en la Misión Ad Gentes y con tal motivo acudimos a ellos para conocer cómo ha sido su proceso para tomar esta generosa y valiente decisión.

Ambos compartían su deseo de ser misioneros, desde antes de conocerse “ya siendo novios descubrimos que ese deseo personal, se podía compartir como pareja y para después hacerlo como matrimonio y como familia”.

Estela estudió medicina y Rodrigo diseño.

Han participado desde hace quince años, en misiones de Semana Santa, “hemos ido a distintas comunidades, primero como solteros, luego como novios y luego ya casados. Después de eso formamos parte de un grupo de misioneros en nuestra parroquia junto con otros jóvenes”.

Recientemente estuvieron un año viviendo en la sierra Tarahumara con los hermanos maristas.

¿Qué proceso siguieron para tomar su decisión?

Estela: Hemos tenido la bendición de llevar un acompañamiento, además de nuestro discernimiento personal en oración. También hemos tenido la ayuda de una persona externa. Cuando éramos novios tuvimos un pequeño acompañamiento con el H. Héctor Dessavre, después previo a casarnos iniciamos un acompañamiento con Rafael Castro, nuestro padrino de Bodas, él es psicoanalista y con él estuvimos un año previo a casarnos y precisamente la intención con Rafael era discernir si nuestra vocación era el matrimonio y no solamente el matrimonio, sino un matrimonio misionero. Fue un proceso de cuestionarnos un poco acerca de qué es lo que queríamos y si Dios quería que fuéramos un matrimonio misionero.

Y por último, ya casados tuvimos un acompañamiento con el H. Enrique Escobar. Nos acercamos a los hermanos para podernos sumar a la misión marista, con la inquietud de ser misioneros, y nos asignaron a dicho hermano que  nos acompañó como 6 meses antes de irnos a la Tarahumara.

Rodrigo: Ya estando en la sierra seguimos en contacto con él, aunque no nos vimos en un año.

¿Fue difícil para ustedes tomar esa decisión?

Rodrigo: Yo creo que no, siempre ha estado muy claro. El discernimiento ha sido para reforzar la decisión. Nunca hemos entrado en crisis por la decisión que hemos tomado.

Estela: Personalmente, ha sido claro para mí desde hace muchos años y conforme se van concluyendo las cosas y se van haciendo más claras, se va reafirmando mi decisión y me voy sintiendo más segura de decir, esto es lo que quiero y no hemos llegado a un punto de decir no, ya no, mejor no.

¿Qué expectativas tienen de la Misión de Ad Gentes?

Rodrigo: Primero integrarnos, hacer un proceso de inculturización en la comunidad en la que estemos, para poder colaborar en algo. Nuestra idea es de servir, de dar lo que se nos ha dado como regalo y compartirlo. Puede ser nuestra profesión, nuestra fe en Jesús, nuestro mismo amor de pareja, compartir algo y servir. Estamos seguros de que al integrarnos de esa manera aprenderemos muchísimo más. Vamos con el corazón abierto para aprender, a crecer personalmente y como pareja, seguir creciendo como familia. Una cosa que estuvo clara desde un principio desde nuestro noviazgo, es vivir entre los pobres, vivir de una manera más sencilla, de una forma más apegada al evangelio.

¿Ya saben dónde estarán y qué actividad desarrollarán?

Rodrigo: Todavía no. Vamos a estar dos meses en Camboya, eso es seguro, en un curso de inducción a la misión Ad Gentes. Es la última etapa de la preparación, como el último filtro para ya entrar al sector Ad Gentes.

Nos llaman el grupo “nueve”, porque somos el noveno grupo de Ad Gentes y está conformado por una laica brasileña, un hermano boliviano, un hermano español, un hermano Filipino y nosotros tres. Los seis iremos a ese curso con los hermanos y laicos que ya trabajan en Ad Gentes. Después del curso, nos asignarán a cada uno nuestro lugar de misión por tres años y entonces sabremos finalmente el trabajo que realizaremos.

¿Qué otros requisitos han tenido que seguir, para participar en Ad Gentes?

Estela: Estudiar Inglés, el año de estar en la sierra Tarahumara, un retiro, ejercicios espirituales que hicimos en diciembre de una semana.

Rodrigo: También requisitos en cuanto a documentación, nos pidieron copias de identificaciones, certificado de estudios y médico.

Algún otro comentario que quieran agregar

Rodrigo: Estamos muy agradecidos con los hermanos, por permitirnos participar de su carisma, de su comunidad.

Estela: Yo me siento muy agradecida con Dios y con los hermanos, porque ellos nos abrieron las puertas, a pesar de que no tienen mucha experiencia en matrimonios misioneros, le dan la oportunidad a los laicos de poder dar un servicio, de poder entregarnos más como Jesús nos pide. Ha sido un proceso muy rápido para mí, y eso me ha hecho ver la disposición y la apertura muy amplia que tienen los hermanos maristas hacia los laicos.

_______________________

El pasado viernes 1 de marzo de 2013 fue la misa de envío de Estela y Rodrigo en la capilla de Loma Bonita, donde estuvieron acompañados por sus familiares, amigos y varios hermanos maristas.

Fuente y para saber más: http://www.maristas.org.mx

4916 visitas
Cmi