Inicio > Animación > Cmi > Brasil

 

 


 



 


Ernesto Sánchez, Superior general

El nuevo comienzo ya ha comenzado
H. Ernesto Sánchez, Superior general



 

FMSI

Conectarse

Hermanos maristas

RSS YouTube FaceBook Twitter

 

Foto de hoy

Casa general: Reunión del Comité Internacional de la Misión Marista

Hermanos maristas - Archivo de fotos

Archivo de fotos

 

Últimas novedades

Archivo de novedades

 

Calendario marista

22 noviembre

Santos: Cecilia, Mauro
Día universal de la música

Calendario marista - noviembre

En la ruta de la misión

 

Peggy Vivas, voluntaria marista para la misión

Cmi

16/04/2015: Brasil

Peggy Vivas, de la provincia Norandina, se ha establecido recientemente en Curitiba, Brasil Centro-Sul, donde empezó su trabajo como voluntaria marista para la misión. A continuación reproducimos su testimonio.

Es un servicio que la Secretariado de Colaboración Internacional de la Misión (Cmi), ha organizado para el trabajo con los coordinadores provinciales del voluntariado (CPVs). Los CPVs de las Américas se reunirán en Buenos Aires el próximo mes de mayo, para precisar el funcionamiento de esta obra de carácter internacional.

_______________

Dios siempre llama y si nos dejamos, nos conduce por caminos insospechados pero llenos de felicidad, que es Él mismo. Y en estos caminos del Señor, Él me ha hecho misionera marista, en un Vicariato ubicado en uno de los extremos de mi país; una experiencia de gran riqueza por compartir mi ser marista junto a hermanos, además de aprender a ser parte de la comunidad eclesial en comunión con otros laicos y congregaciones. Pero el Señor sigue conduciendo, es hora de seguir creciendo, de tomar otros caminos, de llegar a otras tierras. 

Desde que he tenido experiencias misioneras, compartiendo con otros ese mandato de Jesús en el que nos pide “vayan y hagan discípulos en todas las naciones” (Mt 28,19), en mi corazón ha estado el deseo de ir a la misión ad gentes. ¡Maravillosa oportunidad me brindó el Señor!, cuando en la Asamblea Provincial de la Provincia Norandina sobre la Asamblea de Misión Marista, el H. Libardo comentó los llamados del Instituto Marista en estos últimos años, entre ellos el de ser “Profetas y Místicos” de hoy, las “Inter”, entre ellas la “Internacionalidad”. Las palabras del H. Libardo me animaron, me hicieron sentir que este es el momento para hacer otros discípulos de Jesús al estilo de Marcelino Champagnat en otras tierras, y entonces comuniqué ese deseo de realizar una experiencia de solidaridad.

Comenzaron entonces los preparativos; algo de papeleo; llenado de fichas; la espera para conocer la nueva tierra de misión, la cual es Curitiba en la Provincia de Brasil Centro-Sul como destino; la búsqueda documentos necesarios para la visa; el peregrinaje por las instituciones del Gobierno Venezolano para el lento procesamiento de documentos; revisión de mi salud; tratar de aprender algo del portugués… Una prueba a la paciencia. También el encontrarme por videoconferencia con las personas que están tramitando mi estadía en Brasil, el conocer algo de lugar donde estaré, las tareas pastorales que me proponen, un “estamos felices de recibirte en nuestra Provincia”… Todo ello ha significado un conjunto de sentimientos, emociones positivas y negativas, en especial en estos momentos tan difíciles de mi país, varias veces me he preguntado ¿será el momento de irme a misionar en otras fronteras? Pero también tengo la esperanza de que esto es lo que el Señor quiere para mí, que esta será una experiencia de Dios, con nuevos aprendizajes en estas tierras nuevas.

Y entre tanto ajetreo, pensé que estaba dejando de lado lo más importante, la preparación de mi espíritu, el ponerme delante del Señor y revisar las actitudes con las que voy a esta nueva misión, aquellas de debería potenciar más, qué tomar como inspiración de la vida del Padre Champagnat para animar este caminar y esta misión. El año Montagne ilumina, me voy a Brasil tratando de estar atenta a los rostros donde encontraré a los Montagne que el Señor pondrá en mi camino, para dar testimonio de su amor y tratar de hacerles discípulos suyos. 

La carta del H. Emili Turú con motivo del inicio del año Montagne ha sido otro flechazo a mi corazón. Me he visto reflejada en varias de sus palabras, soy de la tercera generación de maristas, centinela con la ilusión de ayudar a nacer la aurora en la emergencia del laicado marista, yendo a las periferias, enriqueciendo mi espiritualidad, dispuesta a afrontar un nuevo comienzo con corazón de tienda, peregrina… Hoy desmonto mi tienda para afrontar un nuevo viaje, geográfico y personal. Como María, mi corazón glorifica al Señor por todo lo vivido y lo que se me presenta. Sigo en la ruta de la misión, con la confianza puesta en Dios. El Señor me ha hecho misionera… 

___________________

Peggy J. Vivas R. - Voluntaria Marista para la Misión

3404 visitas
Cmi