Inicio > Animación > Cmi > Sudán del Sur

 

 


 



 


Emili Turú - La Valla: casa de la luz

Emili Turú
Superior general



 

FMSI

Conectarse

Hermanos maristas

RSS YouTube FaceBook Twitter

 

Foto de hoy

Madagascar: Encuentro de laicos maristas en Antananarivo

Hermanos maristas - Archivo de fotos

Archivo de fotos

 

Últimas novedades

Archivo de novedades

 

Calendario marista

24 julio

Santos: Cristina, Vicente, Víctor

Calendario marista - julio

Director de “Solidaridad con Sudán del sur”: oramos por el fin de los combates

 

Tres maristas involucrados en el proyecto viven en Sudán del sur

Cmi

05/06/2015: Sudán del Sur

El director de un importante proyecto de solidaridad en Sudán del sur, que incluye a tres voluntarios maristas, expresó su preocupación después de que los rebeldes conquistaran la ciudad de Malakal, muy rica en petróleo.

"Espero y rezo para que los combates cesen porque sería el primer paso serio hacia la recuperación," comunicó el 18 de mayo a la oficina de prensa de la casa general marista el hermano Bill Firman.

“Demasiadas personas ya tienen que soportar muchas dificultades”, agregó el hermano Bill, miembro de la Congregación de Hermanos de las Escuelas Cristianas.

Hizo estos comentarios pocos días después de que los rebeldes lanzaran un ataque a gran escala en Sudán del Sur, el 15 de mayo, obligando a algunas unidades del ejército y a centenares de personas a abandonar el centro estratégico de la producción de petróleo. El ejército del país inició la recuperación del control al día siguiente.

El Hermano Bill ha sido director ejecutivo del proyecto “Solidaridad con Sudán del sur” desde 2014. El proyecto se orienta a la formación de seglares para la enseñanza, la sanidad y la agricultura y tiene comunidades en Malakal, Riimenze, Wau, Yambio y Juba.

Tres hermanos maristas de Nigeria involucrados en el proyecto residen en Riimenze y Yambio. Son los hermanos Christian Mbam, Matthew-Mary Ogudu y Longinus Uche Dimgba.

“El problema reside en que no existe control real en ninguna de las dos facciones y en la existencia de varias milicias que buscan exclusivamente su provecho antes que alinearse con el gobierno o la oposición”, dijo hermano Bill. “Está claro que el gobierno no tiene control sobre la economía y el precio de los alimentos está aumentando rápidamente”.

"Nuestros centros de formación sanitaria y para la docencia seguirán funcionando como de costumbre, pero no ven claro su futuro”, agregó. “Tenemos que alimentar y que educar a los estudiantes”.

El proyecto nació a petición de la Conferencia de los obispos del sur de Sudán. Los miembros de la Unión Internacional de Superiores Generales y su contraparte masculina, la Unión de Superiores Generales, apoyan el proyecto – más de 200 congregaciones religiosas masculinas y femeninas.

El proyecto cuenta con 16 miembros en la Junta Directiva, incluyendo al hermano marista Wills de la Casa Generalicia de Roma.

“Apreciamos mucho la presencia de los hermanos maristas y su muy significativa contribución a la solidaridad con el sur de Sudán”, afirmó el hermano Bill.

Señaló que “nuestro trabajo está teniendo impacto pero los grandes retos nos llegan de la inestabilidad del país y del despilfarro de los recursos en la lucha armada”.

“Últimamente, ha habido algunas incursiones en las casas religiosas por parte de personas desesperadas en busca de dinero”, señaló el director. “La seguridad general está empezando a agrietarse, pero nuestro personal, hasta ahora, no ha manifestado ansiedad”.

Explicó que algunas personas manifiestan que estaban mejor en el norte y que “no era esto lo que esperábamos cuando votamos por la independencia”.

"Por el momento, no vemos claro lo que podemos esperar, pero probablemente los alimentos y otras mercancías empezarán a escasear y a encarecerse”, dijo el hermano Bill.

Destacó los resultados positivos del proyecto, revelando que el colegio de formación docente y su Instituto de formación para la salud enseñan a personas de diferentes etnias cómo vivir y cómo trabajar juntas.

“Es un buen pueblo y creo que pueden construir un buen futuro pero necesitarán ayuda durante bastantes años", afirmó el hermano. “Necesitarán tiempo, primero para identificarse como sudaneses del sur y luego,  como diferentes tribus: Dinka, Nuer, Azanda y así sucesivamente”.

“El país tiene recursos y saldrá adelante”, añadió. “Pondrá fin a los combates y comenzará una nueva reconstrucción, pero ¿cuándo podrá hacerlo?”.

 

(Fotos tomadas por Paul Jeffrey).

3301 visitas
Cmi