Inicio > Animación > Cmi > Estados Unidos

Llamadas del XXII Capítulo General

 


 



 


Conectarse

Hermanos maristas

RSS YouTube FaceBook Twitter

 

Foto de hoy

Filipinas: Postulantes en General Santos

Hermanos maristas - Archivo de fotos

Archivo de fotos

 

Últimas novedades


FMSI


Archivo de novedades

 

Calendario marista

18 agosto

Santos: Agapito, Elena, Roque, Fermín
1969: primera fundación marista en Costa de Marfil

Calendario marista - agosto

“Abre tu corazón a un Nuevo Comienzo”

 

Comunidad internacional Lavalla200> en East Harlem

Cmi

13/07/2018: Estados Unidos

Somos una fraternidad formada por laicos y hermanos, intercultural y con una clara intención de ser una presencia significativa. Estamos presentes en East Harlem compartiendo vida y misión.

En la comunidad actual estamos, el H. Luis Vega quien participó en el primer programa de formación del programa Lavalla200>, en 2016, y el H. James Mcknigth y Martha Eugenia Martínez, del segundo programa, en 2017.

En octubre 2017, con la comunidad completa, hemos iniciado el Nuevo comienzo, un camino de conocimiento mutuo y de crecimiento. Los desafíos no se hicieron esperar: durante seis meses nos hemos dedicado a estudiar inglés, pero también hemos aprendido a soñar juntos, a imaginar un grupo juvenil marista, una fraternidad y una escuela para adultos…

Nos sentimos guiados por el Espíritu y aprendemos a vivir nuestras riquezas y nuestras debilidades.

Nuestra organización como comunidad es muy sencilla: en turnos animamos la oración y cocinamos; cada uno lleva adelante algunas tareas de la misión y de organización de nuestra casa. Respetamos las diferencias y tomamos espacios personales y comunitarios.

 

Presencia entre los migrantes latinos

No ha sido fácil discernir que es lo que el Señor quería de nuestra presencia aquí y a que necesidades queríamos responder. En esta zona de Harlem hay muchas instituciones que trabajan con migrates latinos. Decidimos acercarnos a otras instituciones y parroquias para aprender de su experiencia y conocer la realidad desde otra prespectiva.

A nosotros se nos conoce como ComunUnidad Juan Diego, es un proyecto que la Diocésis de New York ha encomendado a los maristas en East Harlem y ahora nos corresponde ponerle rostros y nombres y hacer nuevo este proyecto, para ser el rostro de la misericordia del Señor.

El objetivo del Proyecto ComUnidad Juan Diego es brindar un ambiente seguro y acogedor para todas las personas que deseen fortalecer su vida de fe y valores. Este proyecto, está dirigido especialmente a los migrantes latinos que viven en New York a quienes por medio de encuentros ayudamos a consolidar un espíritu de familia. Es este espíritu que estamos viviendo en la comunidad hace poco mas de un año.

Nos inspiramos en La Virgen de Guadalupe, y así como una vez, Juan Diego ante Ella, su madre se sintió acogido en sus brazos sabiendose amado, en la comunidad recibimos con las puertas y los brazos abiertos a todo el que llega.

Hogar de luz y esperanza en New York

Cualquiera, como yo, podría preguntar: “en la Gran Manzana una misión?” Sí, aquí tambien estamos caminando con la gente y con los niños y jovenes marginados de la vida.

Los maristas apoyamos este proyecto en East Harlem, haciendo énfasis en el crecimiento de la espiritualidad y acompañamiento en el desarrollo de las habilidades en cualquier etapa de la vida:  niños y niñas, jóvenes y adultos con sus familias, están invitados a integrar hoy la ComUnidad Juan Diego. Nuestro sueño es ofrecerles un espacio sencillo y cálido en ésta gran ciudad de New York donde todas y todos, sobre todo las mujeres, se sientan bienvenidos con sus parejas e hijos. Es a través del espíritu de familia global, la sencillez, la presencia y cercanía que intentamos ser un hogar de luz y de esperanza.

Queremos compartir con ustedes que estamos haciendo para responder a las necesidades emergentes en New York.

Cada encuentro en la casa marista y en el Proyecto ComUnidad Juan Diego es una ocasión para crecer en la espiritualidad. Cada viernes celebramos la fe en comunidad, después compartimos un café, que se convierte un tiempo especial para compartir la vida. Las tradiciones latinas están marcadas por fiestas y celebramos juntos las más importantes para nuestras culturas. Creamos momentos para sentirnos escuchados.

Hemos participado con jóvenes de East Harlem durante dos años consecutivos en el Encuentro marista de jóvenes. Con esta experiencia surge la idea de abrir un espacio para formación de líderes, donde los jóvenes tengan la oportunidad de crecer en comunidad por medio del carisma marista. El grupo es formado por jóvenes de diferentes escuelas y parroquias.

Un día, me dijo una señora: “me haces un power point para la fiesta de mi hija?” Y así se formó un grupo de personas interesadas en aprender computación. Enseñamos también esta útil herramienta para que un día puedan obtener un empleo mejor.

Paso a paso, cada semana se dan cita en la Casa Marista doce niños y adolescentes. Es un tiempo mágico, divertido; vienen a aprender a tocar guitarra. La mayoría son hijos de las señoras que participan en la oración comunitaria de los viernes.

Un proyecto totalmente nuevo, que esperamos vea la luz en septiembre de 2018, es la alfabetización, con una escuela primaria y secundaria, con apoyo del Consulado Mexicano y del Instituto Nacional para la Educación de los Adultos. Abriremos una Plaza Comunitaria para las personas que desean empezar o culminar su etapa escolar. Es un servicio gratuito y para cualquier nacionalidad hispanohablante.

Las clases de inglés son una herramienta que ofrecemos para que sea más completa su integración a la vida de la ciudad. Contamos con un equipo de maestros voluntarios.

También colaboramos en dos parroquias cercanas, acompañando a los catecumenos hispanos. Un grupo de señoras vienen a casa cada semana a profundizar la Palabra del Señor. Colaboramos también con Cáritas, que promueve manualidades y formación al grupo de señoras.

Una situación emergente es lo que viven los niños separados de sus madres. Hay tres lugares que albergan a niños que estan en espera de reunirse de nuevo con sus madres. Uno de nosotros tendrá la oportunidad de representar a los maristas como voluntario en una casa de acogida para estos niños en New York.

 

Como ven, va tomando rostro nuestra misión y estamos agradecidos con las personas que han confiado en nosotros y nos han acogido. Los lazos de amistad no se hacen esperar. Ahora esperamos con ilusión a los dos nuevos miembros que han sido enviados a East Harlem. Estoy segura que juntos seguiremos construyendo puentes.

___________________

Martha Eugenia Martínez

2574 visitas
Cmi