Inicio > Animación > Cmi > Bangladesh

 

 


 



 


Ernesto Sánchez, Superior general

El nuevo comienzo ya ha comenzado
H. Ernesto Sánchez, Superior general



 

FMSI

Conectarse

Hermanos maristas

RSS YouTube FaceBook Twitter

 

Foto de hoy

Cuba: Visita del H. Luis Carlos Gutiérrez, Vigario general

Hermanos maristas - Archivo de fotos

Archivo de fotos

 

Últimas novedades

Archivo de novedades

 

Calendario marista

21 noviembre

Fiesta de la Presentación de la Virgen María

Calendario marista - noviembre

Misión Ad Gentes

 

Noticias desde Dhaka

Cmi

25/01/2008: Bangladesh

Desde hace ya más de tres meses estamos en Dhaka, ciudad de 12-14 millones de habitantes, de los 150 que tiene el país. La gente es pacífica, sencilla y atenta. Hablan bengalí, pero hay quienes hablan también inglés o lo balbucean. Las áreas rurales son hermosas sobre todo por el verde intenso del cultivo del arroz, que de alguna manera ocultan la pobreza que se ve en las poblaciones. Buena parte del año amplias zonas están bajo el agua por las lluvias monzónicas. Se ven muchos niños y jóvenes; un alto porcentaje de este país es joven y pobre o mejor, muy pobre. Y como la pobreza no tiene edad, se ve gente de todas las edades viviendo del rebusque en la calle o de la limosna, o de no sé qué… Algunos de los que piden para comer nos llaman bhondú (amigo).

Nos alojamos en la casa de las hermanas Misioneras Maristas en el primer piso y las habitaciones son individuales, hay dos baños comunes, una salita comedor, vajilla, algunos electrodomésticos para preparar desayuno, merienda o lunch... Cenamos con las hermanas. La misa es en la casa de los Padres Misioneros Javerianos. Para la oración rezamos en el piso que ocupamos.

Al llegar nos encontramos con el Padre Kevin, marista, visitando el H.D.P (Human Development Programe) para jóvenes muy pobres sostenido por los PP. Maristas de Australia, y nos invitó a acompañarlo. En tres días visitamos distintos lugares separados entre sí donde funciona este programa y acompañados por la persona que lo creó y por los responsables en cada lugar, y conocimos también algo de la parte rural de este país.

Un día, en el área de Bhaluka, visitamos Nolvakuri y Mymensingh, cerca de Dhaka. Visitamos el Father Tonelli Health Centre, con una media docena de profesionales y otros tantos para-profesionales. Cuentan con un equipo radiológico y otro de cirugía. Junto al hospital hay un salón donde se les enseña a las mujeres a procesar alimentos, sobre las propiedades alimenticias de las verduras y la higiene de la salud y medio ambiente de la casa. Y también visitamos un lugar de 34 hectáreas para plantaciones. Allí funcionan 81 grupos de 20 integrantes cada uno y otros grupos en formación. Hay un pequeño salón para explicaciones teóricas.

Otro día, en el área de Shakipur, cerca de Tangail district, visitamos la Vocational Tecnical School. Hay allí carpintería, electricidad y costura… Los cursos duran seis meses. Las edades están entre 14 y 22 años y son musulmanes. Excepto unas máquinas de coser que funcionan a pedal, todo lo demás se hace a mano. Las chicas son unas 25 y todas musulmanas. El Padre fue presentado como un guía espiritual cristiano usando lo que ellos conocen por el Islam como “Imán” y por el hinduismo como el “Brahmán”. A nosotros nos presentaron por analogía con Madre Teresa a la que conocen muy bien.

El último día, en el distrito de Narayangani visitamos Arthazar donde está la Social Forest School. Es un centro sobre defensa de la naturaleza, forestación y cuidado del entorno vital… Son jóvenes muy pobres y en un pequeño salón habría unos 25 entre 16 y 25 años recibiendo charlas teóricas y allí nos presentamos y conversamos con ellos.

Por la noche visitamos el centro juvenil “Don Bosco” que no tiene que ver con los P. Salesianos. Allí viven una treintena de jóvenes universitarios pobres, de entre 19 y 26 años, que se autogestionan. Tuvimos la misa, cenamos y conversamos con ellos. Este lugar ya lo hemos visitado tres o cuatro veces; la última fue antes de Navidad, y tuvimos con ellos una misa, anticipando así la celebración de la Navidad, una velada festiva y cena. Es un ambiente muy marista.

Tuvimos también contactos con otras congregaciones de religiosas. Visitamos un pequeño centro parroquial, donde trabajan las hermanas, en el que se hace rehabilitación física de niños pequeños a los que también se les ofrece apoyo en el aprendizaje. Hay allí unas diez mamás y unos 15 chicos.

Al recorrer ciertos cruces de avenidas céntricas llama la atención esa marea humana que arrolla e impresiona por lo masivo. Se ve al que parece estar bien, al pobre, al indigente, al que pide, al grande, al chico, al lisiado, al ciego, al de trabajo digno e indigno, al ambulante…, de todo. Y surge cierta impotencia, por la magnitud de la situación, por un lado y, por otro, la pregunta: ¿cómo salir de aquí?, junto con la intuición de Champagnat de la escuela…

Hace pocas semanas este país sufrió las consecuencias del Huracán Sidr, sobre todo en Chittagong, donde las sintieron más los más pobres. Aquí sólo nos tocó de refilón pero igualmente hubo árboles caídos y algún techo volado por el viento. Llegaron diversas ayudas solidarias del exterior.

A principios de diciembre nos visitó Br. Michael de Waas, superior del distrito de la misión Ad Gentes en Asia. Habló con cada hermano, nos dio un panorama de las distintas comunidades Ad Gentes, nos hizo algunas reflexiones sobre nuestra presencia aquí y algunas sugerencias para nuestra misión futura.

También el Señor Arzobispo de Dhaka, Paulinus Costa, nos invitó junto con el hermano Michael a su residencia, que es muy sencilla. Nos dio una cálida bienvenida y se mostró muy contento y satisfecho por nuestra presencia aquí en Bangladesh. Anteriormente ya nos había invitado a recorrer en auto su tierra natal.

En este momento ya somos dos comunidades. La comunidad integrada por los hermanos Vigilio, Eugenio Sanz, Ewald Frank e Hilario estarán en la casa de las SMSM Sisters y la comunidad de los hermanos Mark Poro, Martí Eric y Javier Peña estarán en la casa de los PIME Fathers. El hermano Virgilio está nombrado para la primera comunidad pero aún está en India esperando la visa para Bangladesh.

Cubrimos todos los servicios domésticos que requiere una comunidad: lavamos, planchamos, cocinamos, limpiamos, barremos… Y reiniciaremos el estudio de la lengua bengalí en la primera semana de enero de 2008.

Hace poco celebramos la Navidad en este país tan distinto de los nuestros. La misa de nochebuena fue a las 23.30 hs. La Iglesia estaba repleta y no sólo de cristianos y católicos sino también de familias musulmanas que asisten porque les gusta la celebración cristiana. Y esto fue no sólo algo nuevo y distinto sino un regalo del Señor en esta nueva Navidad.

Hermanos Mark, Martí, Ewald, Javier, Eugenio, Hilario.

14037 visitas
Cmi