Inicio > Noticias > Guatemala: Consejo general Ampliado con el Arco Norte - 1

 

 

 



NoticiasElegir

  • Noticias
  • 2019 | 2018 | 2017 | 2016 | 2015 | 2014 | 2013 | 2012 | 2011 | 2010 | 2009 | 2008 | 2007 | 2006 | 2005 | 2004
  • Más populares | Estadística
  • Calendario
  • Última noticia

 


Conectarse

Hermanos maristas

RSS YouTube FaceBook Twitter

 

Foto de hoy

Portugal: Inauguración de la "MarCha Portugal Associação Juvenil"

Hermanos maristas - Archivo de fotos

Archivo de fotos

 

Últimas novedades

 


Llamadas del XXII Capítulo General



FMSI


Archivo de novedades

 

Calendario marista

21 marzo

Santos: Filemón, Fabiola y Elías
Día Internacional para la Eliminación de toda forma de Discriminación Racial (ONU)

Calendario marista - marzo

Juntos impulsamos la vitalidad

 

Archivo

Consejo general Ampliado con el Arco Norte - 1

02/03/2012: Guatemala - Álbum fotográfico

El encuentro del Consejo general y los Consejos provinciales de la Provincia de Canadá, Provincia Estados Unidos de América, Provincia México Central, Provincia México Occidental, Provincia de América Central y Provincia Norandina, se inició el día 29 de febrero hacia las nueve de la mañana con la bienvenida por parte de alumnos del colegio Liceo Guatemala. Ellos amenizaron el inicio del encuentro con el son “chapín”(es decir, guatemalteco) “yo soy puro guatemalteco” y la coreografía de la canción “un corazón, una misión”, con las banderas de los distintos países.

El hermano Emili Turú, Superior general, agradeció en primer lugar a la Provincia de América Central la preparación del encuentro y el trabajo incluso de los traductores que se hace tan discreto. También explicó el logo del encuentro. Las esferas que representan a las Provincias y al Instituto, a través del Consejo general. El arco amarillo que hace alusión a la reunión que se está teniendo y luego el verde jade que representa un rostro. Viene a ser un símbolo maya, de un nahual, ya que simboliza la imagen del dios sol, el dios maya de las fuerzas vitales de la fertilidad, que bien encaja con el lema: “Juntos impulsamos la vitalidad”.

Luego agradece la presencia de todos, el sentido que tiene “un consejo ampliado”, basándose en los documentos capitulares. Hace referencia al Consejo general, a su función de animación y gobierno del Instituto, y señala que el principal foco de la administración general es el acompañamiento de los líderes de las provincias y distritos. También por primera vez un Capítulo General emplea el término de “consejo ampliado”, y así lo respalda y lo oficializa. Refiriéndose a él, dice que el objetivo es “acompañar a los consejos provinciales y distritos y aprender a propósito de la situación en que se encuentra la región”. También es una ocasión para expresar la diversidad y de ejercer la corresponsabilidad del gobierno del Instituto. También hizo alusión de un “perchero” donde nos “quitamos la gorra” de la provincia para tomar la de la “región”. Lo cual no siempre es fácil.

Tres objetivos: el primero conocerse, compartir, analizar las realidades de las provincias de la región.

El segundo, ir avanzando hacia una visión común de la región. Intentar soñar juntos hacia dónde vamos. Y el tercero, tratar de encontrar posibles orientaciones de futuro. Todo ello a través de un diálogo fraterno. Tratar de escuchar también lo que el Señor nos pueda ir diciendo.

A continuación se hizo la presentación de cada una de las provincias, pero teniendo en cuenta tres interrogantes: 1) ¿Qué nos están diciendo los datos? 2) ¿A qué estamos dedicando nuestras mejores energías? Y 3) ¿qué subrayamos para el futuro de la región?

Las provincias presentaron datos relacionados con el número de hermanos, procedencia, según el caso, promedio de edad. Presencia de laicos. Distribución de las comunidades y obras y su clase, número de alumnos y clase social. Forma de organización del Consejo Provincial o de estamentos provinciales, caminos y metas, espectativas y esperanzas.

Por la tarde el hermano Emili Turú, intervino con el objeto de “ampliar” el diálogo y la reflexión. Primero, tomar conciencia del fenómeno que se está viviendo a nivel internacional: un mundo muy globalizado. Fenómeno ambiguo, con sus logros espectaculares y sus desigualdades brutales. ¿Qué significado tiene para nosotros y qué nos está diciendo el Espíritu Santo a través de esta realidad muy compleja? No se trata de una opción, estamos inmersos en ella. Ya el informe al Capítulo General nos lo decía. El Instituto es más multinacional y multicultural. Lo entiende en un “sentido profético” promoviendo una globalización alternativa, no sólo económica. Pero aún existen entre nosotros algunas mentalidades “tribales” en el Instituto, en algunas Provincias, en muchos Hermanos predomina una visión local y no internacional. “Necesitamos una nueva mentalidad, una nueva visión de lo que significa ser miembros de un Instituto internacional. También las consecuencias que ello tiene para el desarrollo de nuestra misión en el momento actual”… Se nos pide interacción e interdependencia.

Segundo, el Superior general hizo referencia al contexto social de la violencia que está creciendo, como amenazante. Nelson Mandela firma la introducción del informe a las Naciones Unidas. …“el siglo XX se recordará como un siglo marcado por la violencia… menos visible pero aún más difundido es el legado del sufrimiento individual y cotidiano, el dolor de los niños maltratados por las personas que deberían protegerlos, de las mujeres heridas o humilladas por parejas violentas, de los ancianos maltratados por sus cuidadores, de los jóvenes intimidados por los jóvenes, y de personas de todas las edades que actúan violentamente contra sí mismas… Las nuevas generaciones aprenden de la violencia de las anteriores, las víctimas aprenden de sus agresores y se permite que se perduren las condiciones sociales que favorecen la violencia. Ningún país, ninguna ciudad, ninguna comunidad es inmune a la violencia, pero tampoco estamos inermes ante ella”. Se trata de una “cultura de la violencia”, donde parece tener la última palabra. Una manera de solucionar los conflictos es poner barreras, fronteras, el síndrome del apartaith. ¿Cómo actuar de una manera distinta?

La tercera reflexión es sobre la necesidad de ver las cosas de una manera un poco más sistémica. “Los árboles no nos dejan ver el bosque”. A veces, preocupado por mi propia realidad, no veo con tanta claridad la realidad de conjunto. Somos cada vez más conscientes de lo compleja que es la realidad. Cada aspecto afecta al resto. Es como funciona la naturaleza en los ciclos del agua, del aire, de los animales y plantas entre sí. O los distintos sistemas que funcionan en una persona: la piel, glandular, urinario, muscular… Cada uno está interactuado con los otros. San Pablo nos lo recuerda, que somos un cuerpo, y todos somos un miembro de otros, que uno funciona para el bien común. Hasta las células desarrollan una especie de identidad social para el bien salud de todo el organismo. Y cuando la pierden actúan de modo ciego e indiferenciado, que puede amenazar la vida de todo el organismo… es el cáncer.

El hermano Emili, finaliza invitando a un sentido de comunidad internacional, como el Pentecostés, de diálogo, de escucha, de apertura, basados en los principios de subsidiariedad, corresponsabilidad, interculturalidad y multiculturalismo, que nos señalaba el Capítulo General.

Después se tuvo momento de reflexión compartida en grupos heterogéneos. Al finalizar el día se tuvo la celebración Eucarística, dando gracias a Dios por toda la realidad de la región, así como las luces y fuerzas para que juntos se impulse una nueva vitalidad.

2969 visitas