Inicio > Noticias > Siria: Dolor y esperanza en Alepo

 

 

 



NoticiasElegir

  • Noticias
  • 2019 | 2018 | 2017 | 2016 | 2015 | 2014 | 2013 | 2012 | 2011 | 2010 | 2009 | 2008 | 2007 | 2006 | 2005 | 2004
  • Más populares | Estadística
  • Calendario
  • Última noticia

 


Conectarse

Hermanos maristas

RSS YouTube FaceBook Twitter

 

Foto de hoy

Australia: Lavalla200> Mount Druitt

Hermanos maristas - Archivo de fotos

Archivo de fotos

 

Últimas novedades

 


Llamadas del XXII Capítulo General



FMSI


Archivo de novedades

 

Calendario marista

22 marzo

Santos: Bienvenido, Zacarías y Octavio
1988, exhumación de los restos del Hermano Alfano en Ventimiglia para su sepultura provisional en el cementerio de Verano (Roma)
2002, La Congregación para las Causas de los Santos reconoce la validez del proceso diocesano relativo al Hermano Lycarion (1909)
Día Mundial del Agua (ONU)

Calendario marista - marzo

Carta del 24 de marzo (carta N° 9 – fragmentos)

 

Archivo

Dolor y esperanza en Alepo

09/04/2013: Siria

Resignación y hastío resumen perfectamente el estado de ánimo de los habitantes de Alepo. De hecho, los alepinos ya se han resignado:

* A ver su ciudad dividida en dos partes por donde pasan cientos de miles de desplazados que han invadido las zonas “seguras”, sin lamentarse.

* A escuchar el ruido ensordecedor de las ráfagas de ametralladoras y de cañonazos, sin protestar, y el de los aviones, sin siquiera levantar la cabeza.

* A vivir constantemente bajo la amenaza de obúses y morteros que caen en cualquier lugar, de los disparos de francotiradores que asesinan a cualquiera, de los coches bomba que explotan en cualquier momento, sin atemorizarse.

* A regresar a sus casas cuando se pone el sol (hacia las 18 horas) y no volver a salir hasta el amanecer, transformando Alepo en una ciudad fantasma, donde no se pueden divertir.

* A testimoniar todos los días la cara de la pobreza, a ver cada vez más mendigos en las calles, sin rebelarse.

* A constatar que la economía está completamente arruinada, las fábricas desmanteladas y saqueadas, y los comercios incendiados, sin desesperarse. (…)

Están igualmente hastiados

* De ver a Siria, llamada “la cuna de la civilización” por la comunidad internacional, y Alepo la ciudad habitada más antigua del mundo, destruidas, sus tesoros arqueológicos saqueados, su tejido social deshilachado, la seguridad que reinaba y que todos envidiaban, desaparecida, la coexistencia entre las diferentes comunidades del país y la tolerancia, reemplazadas por un fanatismo religioso importado. (...)

A pesar de este oscuro contexto, nosotros, “los Maristas azules”, continuamos con determinación nuestra acción a favor de los desplazados que viven en las 3 escuelas de Cheikh Maksoud.  Diariamente pasamos el día acompañando a las madres a que se diviertan, eduquen e instruyan a sus hijos, distribuyendo provisiones para desayunos y comidas, brindando una comida caliente al medio día, cuidando de los enfermos, ocupándonos de la higiene y del estado sanitario … repartiendo ropa y zapatos. Desde hace dos semanas, los almuerzos que distribuimos a los desplazados que tenemos a cargo, los recibimos gratuitamente de una asociación caritativa musulmana, “Al Ihssan”, que prepara a diario en sus locales, decenas de miles de comidas para los desplazados de las escuelas. (…)

También seguimos nuestro proyecto “el cesto de la montaña”, que consiste en distribuir mensualmente una cesta de alimentos a los cristianos del barrio de Cheikh Maksoud, quienes carecen de todo debido a los acontecimientos. Son 300 familias. El miércoles 27 se distribuirá el octavo cesto mensual, momento en el cual cada familia recibirá un kilo de carne para que la Pascua sea también una fiesta.

No nos olvidamos tampoco de las familias desprovistas que viven en barrios diferentes al de Cheikh Maksoud, y que mantenemos desde hace 25 años en nuestra asociación “La Oreja de Dios”.

Recientemente, nosotros ,Maristas, tomamos la iniciativa de proponer una reunión a todas las asociaciones caritativas que ayudan a los cristianos desprovistos de Alepo. Los responsables de las 13 asociaciones se reúnen dos veces para conocerse y coordinar su acción, agrupar las listas y acordar los auxilios.

En nuestro cada vez más difícil día a día, nos consolamos con algunas luces de esperanza y de confianza:

* Nuestros voluntarios siguen su compromiso con nosotros, a pesar de que se ha vuelto cada vez más peligroso ir a Cheikh Maksoud, las vías de acceso suelen estar bloqueadas, los cañones no paran de disparar y los francotiradores se cobran algunas víctimas.

* Los sirios, en su gran mayoría, rechazan la violencia y esperan en un cese de las hostilidades, en recuperar el clima fraterno de antaño.

* Nos maravillamos al ver la red de solidaridad que se ha tejido a nuestro alrededor, tanto a nivel local como nacional e internacional. Jamás podremos agradecer lo suficiente a todos aquellos que con su pensamiento, mensajes o dones, nos han manifestado su amistad, su solidaridad y su amor.

Para terminar y con ocasión de la elección del Papa Francisco, queremos compartir con ustedes esta oración de San Francisco de Asís:

Señor, hazme Instrumento de Tu paz.
Donde haya odio, siembre yo amor;
Donde haya injuria, perdón;
Donde haya duda, Fe;
Donde haya desesperación, esperanza;
Donde haya oscuridad, luz;
Y donde haya tristeza, alegría.
Oh Divino Maestro,
Haz que no busque ser consolado sino consolar;
Que no busque ser comprendido sino comprender;
Que no busque ser amado sino amar;
Porque dando es como recibimos;
Perdonando es como somos perdonados;
Y muriendo en Ti es como nacemos a la Vida Eterna.

Con ocasión de la Pascua, queremos decirles que creemos en la Esperanza cristiana sin la cual, la fe no es sino palabras y la caridad no es más que limosna. Creemos que la luz brillará en las tinieblas y que después de la muerte hay resurrección y vida.

_____________
Felices Pascuas - Christos Anesti
Nabil Antaki, en nombre de « los Maristas Azules ».

_______________________________

Domingo 31 de marzo

A mis amigos del mundo, a mis hermanos y amigos Maristas:

Estoy convencido de que nos tuvieron presentes en sus oraciones el viernes santo.

Sé que se preocupan por nosotros. Sé que nos desean la resurrección, el final de la guerra, una luz de esperanza.

Por desgracia, soy portador de malas noticias. Desde el amanecer, el barrio de Jabal el Saydeh, donde llevamos a cabo nuestra misión desde hace 27 años y donde estábamos al servicio de 300 familias cristianas y de las 3 escuelas que acogen a los desplazados, ha sido el epicentro de feroces combates.

Las personas están aterrorizada, encerradas en sus casas, prisioneras de la locura de los disparos, de los francotiradores, de los morteros…No pueden, bajo ningún motivo, salir de sus casas, tienen miedo. Nosotros no podemos llegar hasta ellas, pero estamos en contacto telefónico cada vez que podemos. ¡Qué calvario, ¡Qué cruz! ¡Qué desesperación!

No les escribo esto para que tengan piedad de mi pueblo… se lo escribo porque estoy triste, estoy absolutamente triste, invadido por una tristeza de esas que apaga la poca esperanza que queda...

Les escribo para gritar con todas mis fuerzas: ¡Ya basta! Ya en otras ocasiones había sentido este rechazo a la guerra. Toda las preguntas llegan a mi mente, el nombre de todas esas personas, los nombres de sus hijos, de los jóvenes, de los adultos: ¿Por qué?, ¿Por qué? ¿Y en nombre de qué?, ¿Quién es el señor de la guerra que decidió asesinarnos, exterminarnos, terminar con nosotros? ¿Quién decidió que este sufrimiento fuera nuestro pan cotidiano por meses y meses? ¿Quién es el que nos invita a la mesa de la crucifixión? ¡Me da vergüenza decir que los hombres de esta tierra optan por la muerte!

_____________
Hermano Georges Sabe

2931 visitas