Inicio > Noticias > Guatemala: Entrevista al H. Hipólito Pérez

 

 

 



NoticiasElegir

  • Noticias
  • 2019 | 2018 | 2017 | 2016 | 2015 | 2014 | 2013 | 2012 | 2011 | 2010 | 2009 | 2008 | 2007 | 2006 | 2005 | 2004
  • Más populares | Estadística
  • Calendario
  • Última noticia

 


Conectarse

Hermanos maristas

RSS YouTube FaceBook Twitter

 

Foto de hoy

México: Formarme, Merida

Hermanos maristas - Archivo de fotos

Archivo de fotos

 

Últimas novedades

 


Llamadas del XXII Capítulo General



FMSI


Archivo de novedades

 

Calendario marista

18 marzo

Santos: Cirilo de Jerusalén, Salvador de Horta y Eduardo
1978, primera fundación marista en isla de Tonga

Calendario marista - marzo

Hermanos hoy

 

Archivo

Entrevista al H. Hipólito Pérez

21/08/2013: Guatemala

La primera reunión de la Comisión Internacional del Secretariado Hermanos Hoy tuvo lugar en la Casa General de Roma, del 4 al 10 de julio de 2013.

Hicimos algunas preguntas a sus miembros sobre la vida marista. Hoy presentamos la conversación con el H. Hipólito Pérez, Provincial de la Provincia de América Central.

Háblanos de ti.

Tengo mi residencia en Guatemala, aunque mi misión actual de acompañar la vida de los hermanos y comunidades me hace vivir la itinerancia como estilo de vida, es decir compartir y visitar las 22 comunidades que tenemos actualmente en la provincia, en los seis países que conforman América Central (Costa Rica, Cuba, El Salvador, Guatemala, Nicaragua y Puerto Rico).

¿Qué significa para ti ser hermano hoy?

Personalmente tengo que decir que es difícil definir en conceptos lo que vivo y la opción que cotidianamente renuevo, unos días de manera más consciente y apasionada, y otros de forma más rutinaria.

Lo que puedo afirmar es que en estos años, acogiendo la vida misma, con luces y sombras, gozos y esperanzas, me je sentido afortunado con lo que soy y vivo.

Feliz en entregar mi vida de manera sencilla y fraterna en la misión marista encomendada, caminando con otros y otras en este deseo de hacer un mundo un poco más humano y justo, viviendo en comunidad y buscando a Dios en lo que vivo y en los momentos de encuentro a solas con Él.

¿La animación vocacional es una misión importante para el Instituto? ¿Cómo se debería hacer?

No tengo mucha experiencia teórica ni práctica en el campo de la pastoral vocacional, puedo compartir algunas convicciones que se van generando en mí, desde lo que voy percibiendo y experimentando.

* Que la Pastoral Vocacional, al igual que nuestra vocación humana y cristiana, forma parte del misterio de Dios… y buscar explicaciones lógicas es difícil. Nuestros caminos muchas veces, no son los caminos de Dios.

* Creo que la Pastoral Vocacional tiene que surgir del encuentro y del contacto de los jóvenes con los hermanos al compartir su relato y su experiencia vocacional.

De nuestra parte está la posibilidad y responsabilidad de favorecer estos espacios de encuentro y contacto por medio de las experiencias de pastoral juvenil, el acompañamiento, la presencia, y de manera más sistemática abrir las puertas de nuestras comunidades para que nos conozcan por dentro, es decir desde comunidades de acogida que ofrezcan espacios fecundos de encuentro, interiorización y espiritualidad, también desde experiencias significativas de misión solidaria que forjen y reten al joven.

* Considero que la pregunta vocacional en los jóvenes se ha desplazado en la edad, y que la Pastoral Vocacional tendría que trabajarse fundamentalmente en el ambiente universitario, es decir con jóvenes-adultos que han vivido una experiencia de crecimiento en la fe.

* Me parece que hasta este momento los jóvenes han venido a nosotros. Con audacia tendremos que emprender el camino a la inversa, e ir nosotros a la búsqueda de los jóvenes, los que tenemos dentro de nuestras instituciones y los que están fuera y hacerles con valentía y sin miedo la propuesta vocacional.

Han pasado casi 200 años desde la fundación del Instituto: ¿cuáles son los retos para los hermanos, hoy en día? ¿Siguen siendo válidos los retos afrontados por Marcelino?

Me parece que un aspecto importante y que es un reto fundamental para para los hermanos es vivir el presente que tenemos en nuestras manos con gozo, esperanza y comunión.

El otro día encontré esta expresión “desatarnos el sayal del desencanto”. Vivir nuestra vocación, nuestro ser de hermanos con talante, con encanto, y no cargarnos las espaldas con pesimismo y negatividad que no nos permiten “ver el sol”. Para mí este es el primer paso que implica el proceso de conversión personal que nos invita a realizar el Capítulo General.

Los otros retos están bastante claros en el segundo horizontes de futuro que nos invita a acoger y vivir el Capítulo: Una vida consagrada nueva que promueva un nuevo modo de ser hermano

¿Qué experiencias particulares están viviendo los hermanos en tu región que podrían servir de ejemplo para el Instituto?

Una experiencia de vitalidad que se está viviendo en mi provincia y región está conectada a la intuición del Capítulo General de reconocer la vocación laical marista. La atención y el acompañamiento a este resurgir vocacional laical está siendo fuente de vida y renovación en el interior de las provincias. Laicos que desean su vocación a plenitud desde las diversas formas de encuentro que han tenido con lo marista: la misión, la espiritualidad, la solidaridad, la fraternidad,…

Esto está implicando abrir nuestras comunidades a experiencia de vida compartida y a generar procesos de acompañamiento y discernimiento vocacional.

El otro elemento en que estamos prácticamente caminando todas las provincias de la región es el tema de la revitalización-reorganización. La nueva realidad marista en la región nos está conduciendo a proponer procesos de reorganización de comunidades y misión que garanticen la vida y vitalidad de la misión marista. Procesos que no son fáciles por lo que implica de pérdida, de desplazamiento y porque no existen fórmulas mágicas para aplicar y obtener los resultados esperados, es aventurarse al intemperie y vivir la  incertidumbre de caminar en la oscuridad, confiando siempre que el Señor es un Dios de Vida y nos acompaña en esta peregrinación.

____________________________________

Hipólito Pérez, f.m.s.

Provincia Marista de América Central

2932 visitas