Inicio > Noticias > Rumania: Centro S. Marcelino Champagnat, Bucarest

 

 

 



NoticiasElegir

  • Noticias
  • 2019 | 2018 | 2017 | 2016 | 2015 | 2014 | 2013 | 2012 | 2011 | 2010 | 2009 | 2008 | 2007 | 2006 | 2005 | 2004
  • Más populares | Estadística
  • Calendario
  • Última noticia

 


Conectarse

Hermanos maristas

RSS YouTube FaceBook Twitter

 

Foto de hoy

México: Toluca

Hermanos maristas - Archivo de fotos

Archivo de fotos

 

Últimas novedades

 


Llamadas del XXII Capítulo General



FMSI


Archivo de novedades

 

Calendario marista

19 febrero

Santos: Álvaro, Lucía y Conrado
1962: salida de los primeros hermanos para Costa Rica

Calendario marista - febrero

Haciendo las maletas

 

Archivo

Centro S. Marcelino Champagnat, Bucarest

01/11/2014: Rumania

Hace 18 años llegaron los hermanos maristas a Bucarest, Rumanía. El Centro S. Marcelino Champagnat es el espacio que crearon para devolver dignidad y esperanza a muchos niños y jóvenes sin familia ni hogar. Actualmente son 32 los acogidos en el Centro. El relato que sigue expresa los sentimientos de Stefania, una joven rumana con 18 años recién cumplidos, con un pasado lleno de experiencias de rechazo y abandono que ahora, llegada a la mayoría de edad, deja el Centro. 

 ________________

Han pasado más de 8 años desde julio de 2006. Desde entonces hasta ahora, el Centro ha sido mi casa. Desde mañana mi casa será otra. O mejor dicho, mi casa seguirá siendo el Centro San Marcelino Champagnat, pero yo comenzaré una nueva vida en otro lugar. Sé que cuento con el apoyo de mis educadores, que Juan Carlos me ha dicho muchas veces que no me van a abandonar, incluso me insisten para que pase por el Centro una vez por semana. Todo esto es cierto, pero ahora, haciendo las maletas, siento una contradicción en mí. 

Por una parte quiero seguir creciendo, sé que es la mejor opción que tengo ahora y para el futuro, pero por otra parte tengo un miedo que no te imaginas. Estos últimos días le he dicho a Juan Carlos cómo siento el miedo, está situado en mi estómago… “me ha estado doliendo la tripa, ha habido días que no he comido”. Ayer, cuando me dijeron que el domingo me esperaban en la nueva casa, me sentí mejor, pero temía que no me admitieran, que me dijeran que mi lugar estaba ocupado. Al decirme que me esperan el domingo, me surgió otro temor: “¿Y si no me adapto, si mis nuevas compañeras no me aceptan, si no me gusta dónde voy?...” Tengo miedo de dejar a mis amigas y amigos del Centro, dejar a mis educadores, dejar a los hermanos. Todos ellos han sido mi familia en estos más de 8 años que he pasado en el Centro.

 Sé que el Centro me abrirá siempre sus puertas cada vez que venga y los educadores siempre me acogerán; esto lo he visto en los jóvenes que han dejado el Centro y ahora viven en sus casas, con su trabajo, su familia… Siempre que han querido han venido, siempre se les ha acogido, siempre se ha dialogado con ellos. Yo espero seguir manteniendo muy buenas relaciones y, de verdad, confío que me sigan ayudando: les necesito. 

Mi objetivo este año es terminar los estudios secundarios y obtener el B.A.C. para poder acceder a la Universidad. A partir de ahora tendré que comprarme la comida, lavar mi ropa, cuidarme a mí misma. Sé que es un aprendizaje necesario que debo hacer. Como me repiten, ahora empiezo a vivir por mí misma. Cuento con el apoyo y la ayuda de los educadores y de los hermanos: todos me lo presentan como una oportunidad. También me dicen, porque me conocen, que todo lo nuevo cuesta y asusta.

Deseo ser feliz y sentirme bien. Agradezco a los que, en estos largos 8 años, me habéis ayudado, a todas las personas maravillosas que habéis pasado por el centro durante este tiempo, sobre todo a los voluntarios que habéis venido de fuera de Rumanía; en los veranos me sentí bien con vosotros, y os aseguro que os recuerdo y os llevo en mi corazón.

 Muchas gracias y éxito para todos.

 ___________
Stefania (Fanuta)

2987 visitas