Inicio > Noticias > Líbano: Colegio marista de Jbeil-Amchit

 

 


 



NoticiasElegir

  • Noticias
  • 2017 | 2016 | 2015 | 2014 | 2013 | 2012 | 2011 | 2010 | 2009 | 2008 | 2007 | 2006 | 2005 | 2004
  • Más populares | Estadística
  • Calendario
  • Última noticia

 


Ernesto Sánchez, Superior general

El nuevo comienzo ya ha comenzado
H. Ernesto Sánchez, Superior general



 

FMSI

Conectarse

Hermanos maristas

RSS YouTube FaceBook Twitter

 

Foto de hoy

Grecia: 110 aniversario de presencia marista, Atenas

Hermanos maristas - Archivo de fotos

Archivo de fotos

 

Últimas novedades

Archivo de novedades

 

Calendario marista

18 noviembre

Dedicación de las basílicas de san Pedro y san Pablo en Roma

Calendario marista - noviembre

Peregrinación al Valle Santo (Ouadi Qadisha)

 

Archivo

Colegio marista de Jbeil-Amchit

17/10/2017: Líbano

El equipo de pastoral del colegio marista de Jbeil-Amchit (Líbano) organizó el 12 de octubre una jornada espiritual para los 70 alumnos de 17-18 años que están finalizando este curso.

El objetivo era entrar en contacto con las raíces de la fe de nuestra Iglesia maronita. Para ello, nada mejor que recorrer una parte del Valle Santo (Ouadi Qadisha), declarado Patrimonio de la Humanidad.

Llegamos en furgonetas hasta el borde superior del inmenso y escarpado valle. Luego, a pie, los 1400 escalones labrados en la piedra, que van descendiendo hasta las profundidades del valle.

En las laderas, cuevas donde moraron eremitas ya desde el siglo IV; restos de conventos y monasterios medio incrustados en las rocas de la ladera; la antigua sede del patriarcado maronita, capillas, oratorios… Algo increíble, inesperado.

En el Valle Santo se fue gestando y consolidando la fe del pueblo libanés. Allí se refugiaban los cristianos en las distintas oleadas de persecución; allí vivieron cuatro siglos (1515-1915) durante la persecución otomana.

Fue una experiencia que marcó a los alumnos: los paisajes impresionantes, los lugares abruptos, de difícil acceso, el silencio y la paz... Y, sobre todo, pudimos revivir las fuentes de la fe maronita con momentos de diálogo, de encuentro, de oración y de celebración.

H. José María Ferre

358 visitas