Inicio > Noticias > Casa general: Jornada mundial del migrante y del refugiado


 

H. Henri Vergès
Beatificación
8 de diciembre

 

 



NoticiasElegir

  • Noticias
  • 2018 | 2017 | 2016 | 2015 | 2014 | 2013 | 2012 | 2011 | 2010 | 2009 | 2008 | 2007 | 2006 | 2005 | 2004
  • Más populares | Estadística
  • Calendario
  • Última noticia

 


Conectarse

Hermanos maristas

RSS YouTube FaceBook Twitter

 

Foto de hoy

Colombia: Nuevos hermanos Maristas Provincia Norandina - Medellín

Hermanos maristas - Archivo de fotos

Archivo de fotos

 

Últimas novedades

 


Llamadas del XXII Capítulo General



FMSI


Archivo de novedades

 

Calendario marista

12 diciembre

Santos: Nuestra Señora de Guadalupe, Juana Francisca Chantal, Donato

Calendario marista - diciembre

Acoger, proteger, promover e integrara los emigrantes y refugiados

 

Archivo

Jornada mundial del migrante y del refugiado

12/01/2018: Casa general

El 14 de enero se celebra la Jornada Mundial del Migrante y del Refugiado. El Capítulo general abrazó esa causa y decía, en la IV llamada, en espíritu de oración:

Te buscamos Jesús, como María, en las caravanas de la vida y en el tumulto de nuestras ciudades (Lc 2, 41-49), en la multitud de desplazados que buscan un futuro mejor para sus hijos.

Nos gustaría proponer para esa ocasión la reflexión hecha por la Comunidad marista de Siracusa en Italia, fruto del Proyecto Lavalla200>, insertada en el contexto de los migrantes que llegan en Europa en busca de una vida mejor.

________________

El 14 de enero se celebra la 104º. Jornada Mundial de los Migrantes y Refugiados y el Papa expresó en su mensaje su especial preocupación por la triste situación de muchos migrantes y refugiados que huyen de las guerras, las persecuciones, los desastres naturales y la pobreza. A partir de nuestra experiencia, queremos comentar el mensaje del Papa que comienza con estas palabras textuales: «El emigrante que reside entre vosotros será para vosotros como el indígena: lo amarás como a ti mismo, porque emigrantes fuisteis en Egipto. Yo soy el Señor vuestro Dios» (Lv 19,34). (…) Cada forastero que llama a nuestra puerta es una ocasión de encuentro con Jesucristo, que se identifica con el extranjero acogido o rechazado en cualquier época de la historia (cf. Mt 25,35.43).

A este respecto – dice el Papa – deseo reafirmar que nuestra respuesta común se podría articular entorno a cuatro verbos: acoger, proteger, promover e integrar.

 

Acoger

“Considerando el escenario actual, acoger significa, ante todo, ampliar las posibilidades para que los emigrantes y refugiados puedan entrar de modo seguro y legal en los países de destino” (Papa Francisco).

El Ministerio del Interior italiano ha revelado los siguientes datos: del 1 de enero al 24 de noviembre de 2017, 15.200 refugiados vivos desembarcaron en el puerto de Augusta, casi todos varones y la gran mayoría menores no acompañados.

¿Cómo hacernos presentes en un momento tan delicado? Un curso de 15 días organizado por el CRI en Catania, una semana en Nápoles, un período de entrenamiento y la preparación está hecha. El 4 de agosto, el primer marista está operativo en el puerto de Augusta. “Después de cinco meses de tortura y violencia”, comentó un joven, “vi una cara sonriente que me estaba estrechando la mano y no me golpeó”. Visite: https://goo.gl/mZj1jd.

Tampoco la resuelve la hoja de expulsión que la policía da a grupos enteros, que luego transporta a la estación de ferrocarril de Augusta. Gente que acaba de aterrizar en Italia, privada de todo, sin dinero... no solo no saben a dónde ir y qué comer, sino que incluso a menudo en las estaciones uno tiene que pagar por usar los baños...


Proteger

“El segundo verbo se conjuga en toda una serie de acciones en defensa de los derechos y de la dignidad de los emigrantes y refugiados, independientemente de su estatus migratorio. Esta protección comienza en su patria y consiste en dar informaciones veraces y ciertas antes de dejar el país, así como en la defensa ante las prácticas de reclutamiento ilegal” (Papa Francisco).

La abrumadora mayoría de los niños que conocemos se han embarcado en el viaje que los trajo a Italia sin sus padres, a menudo en un grupo con otros amigos.

Casi todo el mundo tiene un teléfono celular, pero Google Maps solo proporciona indicaciones "virtuales": no indica dónde los esperan los traficantes de hombres, detrás de qué colina están los estafadores, en qué país se verán obligados a trabajar 15 horas al día a cambio de un vaga promesa de ayuda para continuar el viaje... Para algunos niños este itinerario dura un año y ninguno lo olvida, no por su longitud, sino por las tragedias que lo han acompañado. Uno para todos: Saliou recuerda cómo logró salvarse en una prisión de Libia. Cuando un nuevo grupo llegó al campamento que quería irse a Italia, el “ritual de introducción” que usaron los guardianes fue para dar órdenes y, a la ejecución fallida o demasiado lenta de los comandos, un estallido de ametralladora dejaba en el suelo a decenas de muertos. Saliou recuerda haber escuchado disparos y salvarse al caer al suelo y permanecer hasta la noche bajo los cuerpos de sus compañeros muertos. Leer estas seis líneas es dramático, pero escucharlo mientras él cuenta la historia es una experiencia que enfrentas solo porque sabes que es bueno para él. Les dijimos que el viaje es tremendamente largo considerando especialmente la expectativa final. ¿Conoces la ley italiana que regula el transporte de animales? (A pesar de las indicaciones, no tema abrir este archivo porque es del Ministerio de Salud). Echa un vistazo y encontrarás que los cerdos de menos de tres semanas no pueden ser transportados porque son demasiado jóvenes y las terneras de más de 10 días de edad pueden ser transportadas a condición de que estén en puestos individuales con su madre. Pero los descubrimientos no han terminado: en la p.25 leerás que el viaje de las aves de corral y los conejos no puede durar más de 12 horas y que los animales tienen derecho a una hora de descanso para beber o comer.

 

Promover

“Promover quiere decir esencialmente trabajar con el fin de que a todos los emigrantes y refugiados, así como a las comunidades que los acogen, se les dé la posibilidad de realizarse como personas en todas las dimensiones que componen la humanidad querida por el Creador” (Pa (Papa Francisco).

“Hijo mío, si te quedas aquí seguramente morirás, si te vas, tal vez puedas sobrevivir”. Este es el consejo de la madre de Souleymane que se siente impotente e incapaz de asegurar la vida de su hijo: es el segundo corte del cordón umbilical. Para nosotros los occidentales acostumbrados al aborto y la eutanasia, esta noticia podría llamarse “normal”, pero para ella no lo es, no solo porque es la madre, sino porque es africana. Después de varias aventuras, pudimos contactar a la madre de Souleymane, que vive en Costa de Marfil y que habla francés discretamente. Le dijimos que su hijo había llegado a Italia, que vivía en una “casa-famiglia” con otros 7 niños y cuando le preguntamos si quería hablar con su hijo, escuchamos gritos de alegría y luego, después de un breve momento de una conversación a tres bandas en francés, la conversación continuó en diula. Han pasado unos diez meses y mientras antes íbamos a visitar al niño para hablar con él en francés, ahora ya no es necesario: habla correctamente italiano con el típico acento siracusano, asiste a la escuela media y todos de su clase lo quieren. Pero no es para todos así. Hace meses, por ejemplo, Amadou nos dijo: “¿Por qué la gente se tapa la nariz cuando me subo al autobús?”.

 

Integrar

“La integración no es una asimilación, que induce a suprimir o a olvidar la propia identidad cultural. El contacto con el otro lleva a abrirse a él para aceptar sus aspectos válidos y contribuir así a un conocimiento mayor de cada uno” (Papa Francisco).

Para los europeos, este verbo es el más difícil de rechazar. Hemos sido durante mucho (demasiado) tiempo el centro del mundo, hemos exportado todo, incluso la fe y lo hemos impuesto todo, lo bueno y lo malo. Para muchos de nosotros, el sol todavía da vueltas alrededor de la tierra y, por esta razón, es difícil entender que el otro no es una amenaza, sino una riqueza, ¡siempre!

______________________

Comunidad Marista de Siracusa
Proyecto Lavalla200> - Comunidades Internacionales para un Nuevo Comienzo

2765 visitas