Inicio > Noticias > Casa general: H. Sylvain Romuald Ramandimbiarisoa, Consejero general

Sínodo sobre los jóvenes

 


 



NoticiasElegir

  • Noticias
  • 2018 | 2017 | 2016 | 2015 | 2014 | 2013 | 2012 | 2011 | 2010 | 2009 | 2008 | 2007 | 2006 | 2005 | 2004
  • Más populares | Estadística
  • Calendario
  • Última noticia

 


Conectarse

Hermanos maristas

RSS YouTube FaceBook Twitter

 

Foto de hoy

Australia: Pastoral Juvenil Marista de Melbourne

Hermanos maristas - Archivo de fotos

Archivo de fotos

 

Últimas novedades

 


Llamadas del XXII Capítulo General



FMSI


Archivo de novedades

 

Calendario marista

21 octubre

Santos: Úrsula, Hilarión, Aquilino

Calendario marista - octubre

Líderes para una familia global

 

Archivo

H. Sylvain Romuald Ramandimbiarisoa, Consejero general

25/03/2018: Casa general

Durante el Capítulo en Rionegro (Colombia), los hermanos eligieron al Superior general y su Consejo. Son los líderes del Instituto quienes, durante los próximos ocho años, pondrán en práctica la llamada del Instituto: “Caminemos como Familia Global”.

Invitamos a los miembros del gobierno a presentarse y decirnos cómo ha sido el desafío de esta nueva misión hasta ahora. Hoy presentamos el texto escrito por el Hermano Sylvainde la provincia de Madagascar, elegido como consejero general.

___________________

Soy malgache, nacido en Mahajanga, al norte de Madagascar. Sin embargo, he pasado el periodo de mi infancia y juventud en Antsirabé, en el centro del país. Provengo de una familia de cuatro varones y dos mujeres. Mi padre es enfermero del estado y mi madre ahora está en casa, pero tuvo una escuela maternal durante algunos años.

Durante mi infancia, me gustaba mucho jugar con mis amigos a enseñar. Soñaba convertirme en un profesor.  Como estudiaba en el Colegio San José de los Hermanos Maristas, veía a los hermanos como enseñaban con sotana y sentí el deseo de convertirme en uno de ellos: un hermano marista enseñante.

Después de la escuela primaria, a los doce años, entré en el Juniorado para realizar mi sueño. Después de la formación inicial, hice mi primera profesión religiosa a los diecisiete años: era el 9 de septiembre de 1979. La profesión perpetua la realicé el mes de agosto de 1986. Mi formación continuó durante algunos años, al mismo tiempo que trabajaba como maestro.

Los Superiores del Instituto me pidieron seguir un curso de Psicología Religiosa en la Universidad Gregoriana de Roma, para prepararme a ser formador de hermanos. Aceptar esta propuesta fue uno de los momentos más difíciles de mi vida, pues yo había decidido ser Hermano Marista para enseñar en las escuelas, pero no para ser formador. Después de los estudios, fui formador en el Centro Marista Internacional (MIC) de Nairobi, en Kenia, durante siete años. Durante un año, mientras acompañaba a los hermanos jóvenes, seguí un Postgrado en Educación, en la Universidad Católica del Africa del Este. Además de la enseñanza y de las actividades formativas, me gustaba hacer otras actividades con los jóvenes, sobre todo música, deporte y festivales. 

A finales de 2001, regresé a Madagascar. Había sido elegido Superior provincial, un rol que asumí de 2002 a 2008. Después estuve seis años trabajando en la Pastoral Vocacional y como director de escuela. A inicios de 2014, fui nombrado nuevamente Provincial. En septiembre y octubre de 2017, participé en el XXII Capítulo general, en Colombia, en el que fui elegido consejero general.

 

¿Cómo vivió la experiencia de su elección?

Fue un segundo cambio en mi vida: otra gran sorpresa. Por segunda vez, se me pedía una tarea que no había sido mi primera motivación vocacional. Me sentí angustiado durante el proceso de elección. En el momento en que fui elegido, suspiré profundamente preguntándome: “¿Es posible? ¿Seré capaz de hacerlo? ¿Soy digno de ello?” y otras muchas preguntas. Después de unos momentos, acepté.  Poco a poco, fui ganando en confianza, sobre todo cuando los hermanos capitulares me felicitaban con confianza. Varios de ellos me animaron con sus palabras.

¿Cómo estás experimentando tu nueva vida en la Casa general hasta ahora?

En este comienzo de nuestro mandato como Consejo general, me siento como un aprendiz. Todo es nuevo para mí: las personas con las cuales formo la comunidad, la diferencia de cultura y personalidad, el trabajo a nivel de instituto, la forma de hacer las cosas, el contexto europeo, etc. Por el momento, todavía voy caminando a tientas, no estoy muy seguro de mi papel. Tengo que ganar confianza en mí mismo para servir mejor al instituto.

Dada la experiencia del Capítulo general, en su opinión, ¿cuál debería ser la línea de acción del Consejo para los próximos ocho años?

Al comienzo de nuestro mandato, el Hermano Superior general insiste en la vida comunitaria y el trabajo en equipo. Estoy convencido de que nuestra misión es ayudar al instituto a “caminar juntos como un cuerpo global”. Esto debe comenzar en nuestra comunidad del Consejo general. Es, en este espíritu de familia, que lograremos un “nuevo comienzo”, reafirmando nuestra misión cerca de los niños y jóvenes vulnerables, en las periferias.
 

2617 visitas