Inicio > Noticias > Italia: Los primeros pasos del curso de tercera edad

 

 

 



NoticiasElegir

  • Noticias
  • 2019 | 2018 | 2017 | 2016 | 2015 | 2014 | 2013 | 2012 | 2011 | 2010 | 2009 | 2008 | 2007 | 2006 | 2005 | 2004
  • Más populares | Estadística
  • Calendario
  • Última noticia

 


Conectarse

Hermanos maristas

RSS YouTube FaceBook Twitter

 

Foto de hoy

Filipinas: La Comunidad de MAPAC

Hermanos maristas - Archivo de fotos

Archivo de fotos

 

Últimas novedades

 


VIII Encuentro de la Red Marista Internacional de instituciones de educación superior
Perú | 2-6 de abril


Llamadas del XXII Capítulo General



FMSI


Archivo de novedades

 

Calendario marista

25 marzo

Solemnidad de la Anunciación del Señor
Santos : Dimas, Humberto, Isaac, Lucía

Calendario marista - marzo

La gracia no ha sido inútil en mí

 

Archivo

Los primeros pasos del curso de tercera edad

05/09/2006: Italia

Cuando ya han transcurrido dos semanas del curso para hermanos de tercera edad, el cronista cree estar en condiciones de dar alguna información sobre su composición y marcha, al tiempo que detectar el espíritu creado entre sus componentes.

El día 11 de agosto, primero el hermano Inocencio Martínez, como Director del curso, y después el hermano Antonio Ramalho, como representante del Consejo General, dieron la bienvenida a los 19 componentes del curso, 23 si incluimos a los Directivos: Hermanos Carlos Wielganczuk, subdirector, George Fontana, administrador y el padre Pascual Calvo, capellán. Los cursillistas procedemos de Brasil (5), México (4), España (4), Colombia (2), Argentina (1) y América Central (1). Nos acompañan dos marianistas españoles que se integran perfectamente al grupo. Nuestras edades oscilan entre los 67 y los 78 años, todos con suficiente salud para soportar los rigores del calor húmedo de la campiña romana.

En su saludo de bienvenida el hermano Inocencio insistía en la gracia que suponía para todos nosotros el poder disponer de un tiempo especial para echar una mirada atrás sobre nuestras vidas, recorrerlas hasta el momento presente, comprobar que todo en ellas ha sido gracia, y llenos de fe y confianza en Dios y en María emprender esta última etapa de madurez. Que esto haya sido así, lo han puesto de manifiesto los testimonios vitales de todos y cada uno de los hermanos que, durante varios días han ido confirmando el dicho de María: “El Señor ha hecho en mí cosas grandes” o el paulino: “La gracia no ha sido inútil en mí”.

La temática del curso está siendo desarrollada como estaba previsto. El primero en exponernos su conocimiento práctico de la vida comunitaria ha sido el hermano Pau Fornells, quien partiendo de nuestros documentos hizo una “propuesta de recreación de la vida comunitaria” basada en siete pasos fundamentales: del desencanto a la esperanza, del juicio crítico a la actitud de acogida, del activismo a la escucha de la palabra, de la preocupación por la eficacia a la gratuidad, de la búsqueda personal del prestigio a la entrega por amor, de la prudencia humana a la exageración divina, del falso espiritualismo a una vida religiosa comprometida. En una segunda charla, más de tipo exhortativo, el hermano Pau insistió en la necesidad de recuperar el sentido de los tres votos y de la dimensión laical de nuestra vocación.

Continuando las exposiciones doctrinales el hermano Ernesto Sánchez nos presentó nuestras propias vidas como “historias de salvación”: los mismos elementos constitutivos de la elección de Israel como pueblo escogido, puesto aparte, son los que se dan en nuestra vida: experiencia de Dios, fe en él y compromiso de alianza. Pero en la historia bíblica, frente a una acción continua salvadora de Dios se experimenta con frecuencia el olvido y el alejamiento de nuestra parte. Pero Dios siempre está al quite para realizar sus designios sobre nosotros. Por consiguiente, dejemos de interpretar lo que nos acontece sólo con ojos humanos, empleemos el sentido de la fe.

En estos momentos nos está presentando el hermano Carlos Wielganczuk en qué consiste la espiritualidad apostólica marista y cómo vivirla. En fecha próxima será el hermano Vicario General quien nos exponga el tema del hermano mayor en la vida del Instituto. En su momento podremos informar de ello.

Y como las sesiones de exposición, reflexión y oración se alternan con otras de expansión y comunicación; ya el día 12 de agosto nos llevaron a recorrer el círculo volcánico del lago de Bracciano, deteníéndonos en Bracciano pueblo y en Anguillara. El día 15 fuimos a Roma para compartir con los hermanos de la Casa general la alegría de celebrar la Asunción de Nuestra Señora, patrona del Instituto. Allí nos recibieron los cuatro hermanos consejeros presentes en la casa, Luis García, Pedro Herrero, Antonio Raamalho y Théoneste Kalissa. El hermano Onorino Rota nos mostró la casa y con todos celebramos la Eucaristía, en la que las oraciones y cantos se alternaban en castellano, italiano y portugués. El hermano Gaudencio, ecónomo de la casa nos ofreció un “antipasto e pasto” como de gran circunstancia. Volvimos a casa después de visitar el santuario del Divino Amore. El día 18 lo dedicamos a visitar “a vuelo de pájaro”, la ciudad de Roma. De toda la jornada me quedaría con la imagen de un grupo nutrido de hermanos empujando en plena calle al autobús que nos debía llevar, con la sonrisa benévola de los viajeros del tranvía que venía detrás de nosotros y a quienes impedíamos proseguir viaje.

Unas jornadas con esta temática parecería dura y difícil de soportar si no tuviéramos el desahogo del tiempo libre. En principio, todas las tardes deberían serlo, aunque por ahora han sido utilizadas en “sesiones complementarias de información” sobre cuestiones de andar por casa. Sólo los domingos tenemos todo el día para nosotros, bien sea para ir a Roma y visitar sus monumentos, bien sea par quedarnos en casa y recorrer los alrededores del pueblo. Como el sistema de trenes y sus horarios no nos son familiares, alguno, en vez de regresar a Manziana, emprendió el camino de Civitavecchia. Menos mal que ya en Cervéteri pudo enderezar su rumbo y llegar a casa donde se le aguardaba con ansiedad. ¡Más le pasó a Jesús en Jerusalén!

2826 visitas