Inicio > Noticias > Francia: Con motivo de sus diez años de existencia

 

 

 



NoticiasElegir

  • Noticias
  • 2019 | 2018 | 2017 | 2016 | 2015 | 2014 | 2013 | 2012 | 2011 | 2010 | 2009 | 2008 | 2007 | 2006 | 2005 | 2004
  • Más populares | Estadística
  • Calendario
  • Última noticia

 


Conectarse

Hermanos maristas

RSS YouTube FaceBook Twitter

 

Foto de hoy

México: Formarme, Merida

Hermanos maristas - Archivo de fotos

Archivo de fotos

 

Últimas novedades

 


Llamadas del XXII Capítulo General



FMSI


Archivo de novedades

 

Calendario marista

18 marzo

Santos: Cirilo de Jerusalén, Salvador de Horta y Eduardo
1978, primera fundación marista en isla de Tonga

Calendario marista - marzo

La Valla Mulhouse de fiesta

 

Archivo

Con motivo de sus diez años de existencia

25/09/2006: Francia

El 1 de septiembre de 1996, la Provincia marista de Beaucamps St Genis y la diócesis de Estrasburgo lanzaban oficialmente la comunidad de La Valla Mulhouse.
Como ha hecho notar el Hermano Maurice Berquet, que era Provincial a la sazón, «un proyecto de comunidad mixta, hermanos-seglares, no parecía muy razonable. Por otra parte tampoco estaba previsto así en las Constituciones de los Hermanos», aunque el 19º Capítulo General hacía una llamada a fundar comunidades “proféticas”.

El 1 de septiembre de 2006, por la tarde, el oratorio de la comunidad resultaba pequeño para acoger a la cincuentena de jóvenes y adultos que habían venido a celebrar en la intimidad este aniversario poco corriente de una comunidad fundada para vivir juntos, hermanos y seglares, la misión legada por Marcelino Champagnat en relación a los jóvenes. Cantos, escucha de la palabra, silencio que permitía la contemplación interior, señalaron esta hora de oración. Un momento muy significativo fue la renovación de los compromisos de cada uno de los miembros de la comunidad: renovación de votos por parte del Hermano André Dury y el Hermano Jean Solinhac, renovación del vínculo matrimonial por parte de Pierre y Catherine, y los cuatro renovación del compromiso de vida comunitaria: «Caminaremos juntos, hermanos y seglares cada uno según su vocación. Formamos comunidad para la misión tratando de estar atentos a las necesidades de nuestro entorno y de los jóvenes».

El domingo 3 de septiembre, la efervescencia era grande alrededor de la iglesia del Sagrado Corazón, a pocos metros de la casa de la comunidad... el aperitivo, organizado por los fieles de la parroquia, se estaba disponiendo en la entrada para reunir a todos los fieles después de la misa. La cocina del subsuelo acogía platos salados, postres y bebidas para la comida del mediodía, en la sala se habían aderezado unas cuantas mesas sin saber siquiera el número de comensales porque La Valla es así: ¡se acoge a todos, igual da con la manos vacías que con las manos llenas! «¡Ensancha tu mesa!»
En la iglesia, los jóvenes se afanaban montando la megafonía, preparando los ladrillos traídos como signo de ofrenda. En cada ladrillo estaba simbolizado un fruto recogido a lo largo de los diez años transcurridos.
A su llegada, Mons. Christian Kratz dedicó un rato para ir saludando a todos antes de comenzar la ceremonia.
Dejemos ahora tomar las palabra al Hermano Maurice Berquet: «La celebración fue hermosa y sencilla, verdaderamente marista. El compromiso de muchos jóvenes y adultos en la preparación era visible. Yo creo que esta celebración ha puesto de relieve varios aspectos importantes: la presencia de numerosos hermanos, la colaboración con la comunidad de Tourcoing, el compromiso de no pocas personas, familiares, feligreses, el compromiso de la Iglesia de Estrasburgo».

Cantemos con el Hermano Guy Desprez:
«Diez años de existencia
Diez años de presencia
Diez años de experiencia
Diez años de confianza
Diez años de siembra
Diez años de exigencia
Diez años de creencia
Diez años de esperanza»

El aperitivo nos proporcionó ocasión para el encuentro recíproco mientras en el subsuelo , Marie-France y el equipo de los adultos se esmeraban en organizar el buffet. La comida reunió a más de 150 personas, entre ellas los hermanos, los sacerdotes de la comunidad de parroquias del centro de la ciudad de Mulhouse, nuestro obispo, feligreses, numerosos jóvenes que alegremente compartieron con nosotros sus vivencias en La Valla, donde las «puertas se abren a tantos equipos; lo único que aún no han hecho es montar una discoteca en el sótano».

Y dejamos la conclusión a los hermanos de la comunidad de Tourcoing:

«Señor,
Tú que eres el autor de todo lo que es hermoso y amable,
Te damos las gracias por “La Valla”
A la que han dado vida fundadores audaces.

Fuente de toda bondad
Dales delicadeza y frescor
Que estén siempre dispuestos a transformar el mundo
Que sus ojos no se cansen nunca
De mirar las necesidades de los jóvenes.

Tú que eres la luz
No les faltes nunca
A fin de que sean luminosos y cálidos
Para todos los que se les acerquen.

María,
Tú que has escuchado sus oraciones con tanta frecuencia
Inspírales el modo de acompañar siempre
Con amor, perseverancia y discreción.

Marcelino,
Haz que los días futuros
Se conviertan para todos los que con ellos se encuentren
En una invitación a encarnar el evangelio a tu manera.

¡Larga vida a La Valla!»

La comunidad de La Valla Mulhouse: André, Jean, Pierre y Catherine
Pág web: www.lavalla.org

3282 visitas