NoticiasElegir

  • Noticias
  • 2019 | 2018 | 2017 | 2016 | 2015 | 2014 | 2013 | 2012 | 2011 | 2010 | 2009 | 2008 | 2007 | 2006 | 2005 | 2004
  • Más populares | Estadística
  • Calendario
  • Última noticia

 


Conectarse

Hermanos maristas

RSS YouTube FaceBook Twitter

 

Foto de hoy

Fiyi: Marist Kindergarten en Suva

Hermanos maristas - Archivo de fotos

Archivo de fotos

 

Últimas novedades

 


Llamadas del XXII Capítulo General



FMSI


Archivo de novedades

 

Calendario marista

20 marzo

Santos: Ambrosio, Claudia, Alejandra
1924: exhumación de los restos del Hermano Francisco, primer Superior General

Calendario marista - marzo

Al encuentro de los hermanos santos

 

Búsqueda en noticias: Santi

8 de mayo de 2013: hermanos Basilio Rueda y Henri Vergès

07/05/2013: Casa general

En tal día del año 1994, domingo, poco después del mediodía, el H. Henri Vergés daba el testimonio de su sangre después de 25 años al servicio de los jóvenes en Argelia. Recordamos su memoria asociándola a la del H. Basilio Rueda que siempre apoyó a Henri en su apostolado.

Hace unos diez años, el Instituto juzgó conveniente abrir el proceso de beatificación de ambos hermanos. Tal iniciativa, expresión de nuestro reconocimiento y admiración por su testimonio, cada uno según su proyecto de vida, puede llegar a ser un estímulo en nuestro trabajo cotidiano.

El aniversario de la muerte violenta de Henri es una buena ocasión para recordar la profunda amistad fraterna que mantenía con el H. Basilio, quien, por otra parte, le correspondía  enteramente. Así lo atestiguan los extractos de cartas que se citan a continuación.

El 24 de diciembre de 1976, Henri escribe al H. Basilio, entonces Superior general, desde Sour-El-Ghozlane, una pequeña población del altiplano, a 120 km. al sur de Argel. Se encuentra allí, con otro hermano, desde hace algunas semanas como profesor de matemáticas; pues, debido a la nacionalización de las escuelas por el Gobierno argelino, Henri había abandonado en junio el colegio San Buenaventura del centro de Argel.    Escribe: “… Nos encontramos, más aún que en el pasado, en una situación de humilde servicio, expresando de forma muy sencilla con nuestra vida cotidiana nuestro amor a Dios y a nuestros hermanos entre los que nos hacemos presentes. Es en verdad, la vida de Nazaret con su trabajo, sus humildes preocupaciones cotidianas para preparar la comida, hacer la limpieza; sus múltiples contactos sobre todo con los pequeños; y también con sus momentos de silencio y de acogida al Señor… Pienso que es una gracia de Dios lo que vivimos en estos momentos, animados con entusiasmo por los responsables de la Iglesia en Argel; en particular, por el Cardenal Duval, quien incluso nos ha prometido su visita en fechas próximas y que puede ser también una señal providencial para nuestro Instituto. Tanto más cuanto que condiciones de vida bastante parecidas deben ser vividas por algunos de nuestros hermanos, a través del mundo”. (Cf. Convergencias, p. 42, Roma 2002)

class=imgshadowLa carta del 20 de abril de 1977 recibe una respuesta de Roma, fechada el 4 de mayo. El H. Basilio escribe: «… Le agradezco mucho que me haya comunicado de forma prioritaria el texto destinado a “Etincelle” (Revista interna de la Provincia de Ntra. Sra. del Hermitage). Lo encuentro claro y preciso y será sin duda, objeto de intercambio entre los hermanos. Efectivamente,  vosotros sois en cierto modo, precursores. Vuestra experiencia y el género de vida que lleváis actualmente es un testimonio tanto para la población que os rodea como para los hermanos que siguen esta experiencia con simpatía y gran interés. Por mi parte, querido hermano Henri, os felicito por vuestro coraje y vuestra dedicación a la juventud de ese país” (Cf. Convergencias, p. 45/46)  

Henri había pedido, con la autorización del Consejo provincial, la nacionalidad argelina. El H. Basilio le contesta desde Roma el 26 de mayo de 1983: «…Vuestro gesto de pedir la nacionalidad argelina es especialmente admirable: es una encarnación realmente evangélica y por ello, os felicito de todo corazón”. (Convergencias, p.97)  

Henri no tuvo la alegría de ver aceptada su petición.

Estos breves extractos de correspondencia dan una idea del aprecio recíproco y del afecto mutuo de nuestros dos hermanos. La llama que ardía en su corazón de apóstoles ha hecho de ellos, en cada uno de forma diferente, servidores de sus hermanos y de los jóvenes.

Guardemos fielmente su memoria y pidámosles que nos concedan la caridad pastoral de la que estaban llenos. Confiémosles los hermanos y los laicos que trabajan en « Ad Gentes » y de forma particular, nuestras dos comunidades de Mostaganem y de Orán. Difícilmente se nos puede impedir que las veamos como los frutos del amor de Henri por el pueblo argelino, especialmente por los jóvenes a quienes amó hasta el don de su vida.

______________________
H. Alain Delorme, vicepostulador para la causa del hermano Henri Vergès.

Leer más: Henri Vergès | Basilio Rueda

3471 visitas