Inicio > Mundo marista > Ruanda: Luz Adriana Hernández Alva, voluntaria dentro del programa marista de Cmi

 

 


 



 


Ernesto Sánchez, Superior general

El nuevo comienzo ya ha comenzado
H. Ernesto Sánchez, Superior general



 

FMSI

Conectarse

Hermanos maristas

RSS YouTube FaceBook Twitter

 

Foto de hoy

Madagascar: Nuevo superior y consejeros provinciales

Hermanos maristas - Archivo de fotos

Archivo de fotos

 

Últimas novedades

Archivo de novedades

 

Calendario marista

18 enero

Santos: Priscila y Áquila, Sulpicio
Comienza el octavario de oración por la unidad de los cristianos: Estarán unidas en tu mano (Ez 37, 17)

Calendario marista - enero

Luz Adriana Hernández Alva, voluntaria dentro del programa marista de Cmi

 

Archivo: 2018 | 2017 | 2016 | 2015 | 2014 | 2013 | 2012 | 2011 | 2010 | 2009 | 2008 | 2007 | 2006 | 2005 | 2004

05/04/2017: Ruanda

 

Rwanda
“La tierra de las mil Colinas y un millón de sonrisas”
“La tierra de los mil problemas y un millón de soluciones” Juan Pablo II

Mi nombre es Luz Adriana Hernández Alva, exalumna marista del Colegio México de Orizaba, Veracruz, México; tuve la oportunidad de vivir un año en Tanzania como voluntaria dentro del programa marista de CMI (Colaboración para la Misión Internacional) a través de mi provincia (México Central), donde como psicóloga estuve apoyando en la escuela Secundaria de Masonga en el departamento de psicopedagogía y en la escuela “Maalum” para niños con necesidades auditivas y del habla; en la comunidad de Masonga pude vivir con tres hermanos maristas, el hermano Valerian Stephen de Tanzania, el hermano Sergio Pario de Italia y el hermano Gastón de Rwanda . A través de esta experiencia tuve el placer de conocer, además de mi comunidad, otros proyectos y comunidades maristas pertenecientes a la provincia del Este de África (PACE); entre los cuales se encontraban los proyectos de los países de Kenya y Rwanda.

En Kenya pude visitar la Universidad Marista, ubicada en Nairobi, donde conocí a hermanos de todo el continente Africano, el ambiente de bienvenida y hermandad que pude compartir es una experiencia representativa de todo el continente y que encontré en un solo lugar pero es de Rwanda de lo que en esta oportunidad me gustaría hablar y compartir.

Rwanda es un país mayormente conocido por la historia de tragedia que se vivió en 1994, una etiqueta que el país y ciudadanos han tenido que cargar por más de 20 años y que a pesar del satisfactorio crecimiento social y económico que el país ha emprendido, la etiqueta no se borra de las mentes de quienes no se dan la oportunidad de verlo por dentro. A través de este escrito quiero invitar a todos los que lo lean a que vean a Rwanda con los ojos con los que yo lo pude ver.

Para mí Rwanda es un país lleno de gente capaz de salir adelante, gente que maneja de 3 a 4 idiomas sin problemas y que nos enseña a admirar la cultura de un país que al haber sido colonizado por varios países conserva sus raíces y lenguaje característico (kynarwanda).

Las comunidades que tuve la oportunidad de visitar durante esta visita fueron las escuelas que cuentan con los niveles educativos entre prescolar, primaria y secundaria de Kagarama, Byimana, Butare, Mururu y Save. En cada una de ellas me sentí recibida como en casa, como en familia.

Este sentimiento de bienvenida y recibimiento en familia, característico de la familia Marista, hace la invitación de los jóvenes estudiantes a que más gente se anime a prestar un servicio voluntario o profesional para con ellos, directamente me preguntaban “¿Por qué aquí no vienen?” “¿Por qué a otros países si mandan a gente como tú?”, yo con ganas de prometerles que volvería no tenía una respuesta concreta pero sí prometía que era algo que en un futuro se lograría y que ellos tendrían la oportunidad, tanto de recibir, como de prestar un servicio como el voluntariado en alguna comunidad. Les externaba que así como ellos, en la actualidad, son alumnos y parte de la familia Marista, yo también lo había sido y que ese sentimiento de comunidad era el que en ese momento me tenía donde estaba parada, el que me había impulsado a brindar mi tiempo y servicio a los demás.

Me parece que es nuestra responsabilidad sembrar esta inquietud y este valor de servicio en nuestros jóvenes, a todos los que tengamos alcance, para que no sólo vean a la personas que llevan a cabo un voluntariado o misionado como sus diferentes si no como sus iguales y como un característico común de nuestra comunidad Marista y que se puede llevar a cabo sin importar el lugar en el que nos toque prestar este servicio, lejos o cerca de nuestras casas practicarlo con el mismo amor y corazón con el que en un principio lo hizo Marcelino Champagnat.

789 visitas