Inicio > Mundo marista > Líbano: El H. José María Ferre destaca la valentía de chicos de Alepo que han vivido la Pascua con los maristas en Líbano

 

 


 



 


Emili Turú - La Valla: casa de la luz

Emili Turú
Superior general



 

FMSI

Conectarse

Hermanos maristas

RSS YouTube FaceBook Twitter

 

Foto de hoy

Estados Unidos: Marist College, Poughkeepsie

Hermanos maristas - Archivo de fotos

Archivo de fotos

 

Últimas novedades

Archivo de novedades

 

Calendario marista

21 julio

Santos: Lorenzo de Brindis, Víctor, Práxedes
1951: salida de los primeros hermanos para el Japón

Calendario marista - julio

El H. José María Ferre destaca la valentía de chicos de Alepo que han vivido la Pascua con los maristas en Líbano

 

Archivo: 2016 | 2015 | 2014 | 2013 | 2012 | 2011 | 2010 | 2009 | 2008 | 2007 | 2006 | 2005 | 2004

24/04/2017: Líbano

 

Entrevista Radio COPE.

English: Testimonies of some of the 10 young people from Aleppo who came to Rmeileh, Lebanon, to celebrate Easter with a group of Lebanese university students. Read it in English.

______________________

Testimonios de algunos de los 10 jóvenes que vinieron a Rmeileh, Líbano, para celebrar la Pascua con un grupo de universitarios libaneses. Fui tomando notas de lo que decían, mientras el corazón se me encogía y me temblaba la mano al escribir. Esto es algo de lo que anoté:

1. … La amenaza continua de las bombas nos obligaba a dormir por turnos: un rato mis padres; otro rato nosotros… He visto salir sangre a borbotones de los cuerpos de personas que sufrieron impacto de obuses… Y no soporto el olor de la sangre… A veces, destruían los postes del tendido eléctrico y varios muchachos de mi edad nos lanzábamos al riesgo de la calle para izarlos de nuevo y restablecer la electricidad… Los rebeldes nos amenazaban: Si no os vais de este barrio, seréis considerados partidarios del gobierno, y moriréis… Llegué a sentirme como un animal, sin ganas de hacer nada, sin ilusión. Estuve así dos meses. El H. Georges Sabe me vio así y me interpeló: durante mucho tiempo había perdido mi sensibilidad, pero ese día estuve llorando durante dos horas. El Hermano me fue quitando la visión negativa que tenía, y me
propuso cosas positivas que yo podía hacer; me orientó hacia la ayuda humanitaria… Creo que hay dos tipos de personas: los que reciben negatividad y ofrecen negatividad, y los que reciben negatividad y ofrecen positividad… Actualmente soy jefe scout y catequista. Este año acabo ciencias económicas en la Universidad.

2. Soy Hikmat y tengo 25 años. Soy bailarín: la danza es mi vida; la política no me interesa… Vivo con mi familia en un lugar situado entre barrios opuestos: de un lado las fuerzas gubernamentales, del otro la oposición. ¿Qué suscita en vosotros la palabra GUERRA? ¿Odio, venganza, violencia, destrucción…? Sí, todo eso es cierto, pero para mí la guerra es:
– Dar las buenas noches a mi familia sin saber si, al día siguiente, podré darles los buenos días
– Salir de casa sin estar seguro de que podré volver.
– Enterarme por Facebook de la muerte de quienes eran mis amigos y compañeros…

Como soy bailarín profesional, me han salido ofertas de trabajo en Beirut. Pero yo sigo aquí en Alepo, trabajando con los niños. Creo que Dios me quiere aquí ayudando con la danza a superar traumas… La danza es un lenguaje que no necesita traducción… Puedes verte envuelto en situaciones horrorosas y ser capaz de producir algo hermoso… He filmado algunos vídeos tanto con gente del gobierno como con los rebeldes. Pero una vez, manipularon un vídeo y lo sacaron por TV: aparecía bailando entre cadáveres de niños… Me hundí, pero conseguí salir y continué mi trabajo: este talento que Dios me ha dado no puede quedar sólo para mí… Yo siempre he sido un cristiano tradicional: la misa, las oraciones… pero me di cuenta que no basta con eso: tenía que mostrar a la gente que Jesús está vivo. Y lo sigo intentando a través de la música y la danza.

3. Soy Joelle. Me resulta extraño estar aquí sin oír el silbido de los obuses. He desarrollado el oído y el olfato; y percibo de lejos el ruido de los obuses y el olor de la pólvora… Los sentía cada vez más cercanos. En casa, dormíamos en el cuarto de baño en el sótano, para protegernos. Una noche cayó un obús en el edificio contiguo que quedó destruido; nuestra casa se vio muy afectada. El H. Sabe nos mandó un vehículo para salir de allí e instalarnos en casa de los hermanos… Cuando me reúno con los amigos, la primera pregunta es siempre saber quiénes son los que han muerto… Al principio, no tenía ni fuerzas para llorar, pero decidí salir adelante y seguir luchando mientras esté viva. Creo que todo lo que estamos viviendo nos ha hecho ser responsables antes de tiempo…

4. Me llamo Khatoun. Hasta 2012 vivía con mi familia en Rafqa y estudiaba economía bancaria en la universidad. Pero en 2012 empezamos a ver en la ciudad unas personas extrañas; eran hombres armados vestidos de negro; más tarde comprendí que eran del ISIS… Un día regresaba a casa con una amiga musulmana y uno de esos militares me hizo un gesto de degollación por no llevar velo… Se enteraron dónde vivía mi amiga y entraron en la casa; pronunciaron sobre ella el nombre de Alá tres veces y eso, según ellos, les daba el derecho de llevarse a la joven. Fue inútil la resistencia de la familia. El padre, como último recurso, pidió que le dejaran un momento de intimidad con su hija para despedirse de ella: la llevó a una habitación contigua y la mató. A partir de entonces me puse el velo musulmán y, con mi familia, buscamos la manera de escapar hacia Alepo. El velo era una simple estratagema: bien sabe Dios que, en el fondo de mi corazón, seguía siendo cristiana; era simplemente para salvar mi vida. Me encontré en Alepo sin papeles, con dificultades para proseguir mis estudios… pero poco a poco hemos ido saliendo adelante…

5. Nosotras dos somos la mayor y la más joven del grupo. No hemos venido a compartir nuestro dolor para que veáis lo mucho que hemos sufrido, sino para animaros a seguir luchando por la vida. Han circulado estos días las fotos de lo que ha sido nuestro Via Crucis en el domingo de Ramos. El gran edificio que aparece en las fotos es el centro juvenil que tenían los jesuitas en Alepo; era un punto de referencia para todos nosotros: un centro de vida y de apoyo para los jóvenes cristianos. Ahora ha sido destruido; sólo quedan ruinas. ¿Renacerá de sus cenizas? El Domingo de Ramos organizamos allí un Via Crucis: llevábamos ramos de olivo y nos hacíamos una pregunta: ¿Dónde puedo dar vida? Luego quemamos los ramos mientras nos preguntábamos: ¿En qué traiciono yo o en qué he sido yo traicionado? Al final, nos hicimos pequeñas cruces con palitos y subimos hasta el tercer piso del edificio en ruinas, donde estaba la capilla que tantas veces nos había congregado… El Cristo crucificado que la presidía estaba también sin brazos… De todo esto, os hemos traído unos recuerdos, para la capilla del Proyecto Fratelli : los restos de un obús ya explotado y que nos ha servido de jarrón para colocar unas ramas de olivo. Y dos candelabros que estaban en la capilla; son de hierro forjado y han quedado chamuscados por el fuego…

459 visitas