Inicio > Mundo marista > España: Custodios de laicidad (H. Emili Turú)

Llamadas del XXII Capítulo General

 


 



 


Conectarse

Hermanos maristas

RSS YouTube FaceBook Twitter

 

Foto de hoy

España: Encuentro de las fraternidades de la Provincia Ibérica en Lardero

Hermanos maristas - Archivo de fotos

Archivo de fotos

 

Últimas novedades


FMSI


Archivo de novedades

 

Calendario marista

18 septiembre

Santos: José de Supertino, Irene, Adríana

Calendario marista - septiembre

Custodios de laicidad (H. Emili Turú)

 

Archivo: 2018 | 2017 | 2016 | 2015 | 2014 | 2013 | 2012 | 2011 | 2010 | 2009 | 2008 | 2007 | 2006 | 2005 | 2004

20/03/2018: España

 

Vida Religiosa - 10 de marzo

Carlo Molari, gran teólogo italiano, preside una eucaristía con motivo de los 200 años de la fundación del Instituto marista. Al inicio de su homilía, comparte una reflexión a propósito del testimonio de 5 antiguos alumnos (3 hombres y 2 mujeres), que habían explicado, pocos momentos antes, cómo intentaban vivir su fe en medio del mundo, tanto en su vida familiar como en el ejercicio de su profesión.

Según Molari, esos 5 testimonios de compromiso social ponen en evidencia que la mejor aportación que hacen los hermanos maristas a la Iglesia es su carácter laical, pues –y esto es ya mi propia interpretación– no formamos a los laicos para que perpetúen la institución eclesial, sino para servir al mundo.

Se trata, siempre según Molari, de combatir el clericalismo, esa plaga de la Iglesia que consiste en el hecho de que “los laicos tienden a asumir las funciones de los sacerdotes y los sacerdotes buscan invadir y dominar las actividades que los laicos tendrían que desarrollar”. En palabras del Papa: “Sin darnos cuenta, hemos generado una élite laical creyendo que son laicos comprometidos solo aquellos que trabajan en cosas ‘de los curas’ y hemos olvidado o descuidado al creyente que muchas veces quema su esperanza en la lucha cotidiana por vivir la fe. Estas son las situaciones que el clericalismo no puede ver, ya que está muy preocupado por dominar espacios más que por generar procesos”.

Creo que, justamente por nuestro carácter laical, los religiosos hermanos y, por supuesto, las religiosas, estamos llamados, de manera especial, a esa delicada tarea de ser custodios y promotores de laicidad en el seno de la Iglesia. Primero con nuestra vida, evitando la tentación de dejarnos “sacralizar” con funciones, lenguajes, estilos de vida, vestimentas… que no nos corresponden, y luego facilitando que laicas y laicos puedan ser realmente “los verdaderos protagonistas de la historia. No por una concesión nuestra de buena voluntad, sino por propio derecho y estatuto. Los laicos son parte del Santo Pueblo fiel de Dios y, por lo tanto, los protagonistas de la Iglesia y del mundo; a los que nosotros estamos llamados a servir y no de los cuales tenemos que servirnos” (Papa Francisco, 19/3/2016).

597 visitas