Inicio > Mundo marista > España: Encuentro de antiguos alumnos del juniorado hispano americano de Valladolid

Sínodo sobre los jóvenes

 


 



 


Conectarse

Hermanos maristas

RSS YouTube FaceBook Twitter

 

Foto de hoy

México: Nuevo Consejo Provincial de México Central

Hermanos maristas - Archivo de fotos

Archivo de fotos

 

Últimas novedades

 


Llamadas del XXII Capítulo General



FMSI


Archivo de novedades

 

Calendario marista

22 octubre

Santos: Donato, Marcos, Felipe

Calendario marista - octubre

Encuentro de antiguos alumnos del juniorado hispano americano de Valladolid

 

Archivo: 2018 | 2017 | 2016 | 2015 | 2014 | 2013 | 2012 | 2011 | 2010 | 2009 | 2008 | 2007 | 2006 | 2005 | 2004

03/08/2018: España

 

En junio pasado aconteció la 39ª. Reunión de antiguos hermanos y compañeros maristas que estudiaron en el Juniorado Hispano Americano de Valladolid.

Cuando terminaron sus estudios de Secundaria en el citado centro, recibieron la formación religiosa pertinente en el Postulantado y Noviciado de Peñafiel (Valladolid-España) y concluida esa etapa formativa fueron destinados a los países de Chile y Perú donde cursaron los estudios de Magisterio para luego incorporarse a los colegios maristas de ambos países.

Pasado el tiempo, unos siguieron en la congregación y otros lo dejaron pero la amistad entre ellos es tan grande que se ven cada verano en un encuentro anual que se mantiene desde hace 39 años.

El encuentro se celebró en la Residencia Marista de Valladolid, perteneciente a la provincia española “Compostela”. Tiempo atrás fue el Juniorado Hispano Americano, que visitan gustosos cuando tienen oportunidad; fue su casa de formación en la década de los sesenta del siglo pasado. Otras reuniones se celebraron en casas maristas similares: Carrión (Palencia), Arzeniega (Álava), El Escorial (Madrid) y Miraflores (Burgos).

Todo empezó en 1979, con unos pocos asistentes convertidos después en el “núcleo duro” del grupo. Esta vez, entre compañeros y esposas sumaron 50 personas; también acudieron, como es habitual, varios hermanos Maristas que trabajaron en Perú y Chile.

Reconforta verse una vez al año, laicos y consagrados, para departir amigablemente reviviendo el carisma de Champagnat que impregna su vida desde la lejana etapa escolar. Se emocionaron visitando los antiguos patios y aulas de clase, salón de actos, comedores… Sin duda, el espacio más evocador es la capilla; permanece intacta y en ella sigue la misma estatua del padre Champagnat a quien invocaban siendo niños. También recordaron con afecto a los hermanos ancianos que guiaban sus pasos en aquella época: Luis San Esteban, Fernando Pantaleón y Aquilino de Pedro, residentes en Chile.

Pasa el tiempo pero no la amistad, porque las viejas amistades nunca mueren, como tampoco muere el espíritu de La Valla que les anima. En su día constituyeron la Asociación Benéfica Hispanoamericana para colaborar económicamente con obras sociales en los países citados: Club de lustrabotas y canillitas de Cajamarca, Colegio “San José Obrero” de Sullana, etc.

Hay grupos similares repartidos por el mundo marista, entre los que destaca este colectivo por su permanencia. Aunque oscilan entre los 65 y 80 años, siguen estrechado lazos y compartiendo inquietudes en torno al devenir del Instituto y los desafíos que afronta desde su reciente bicentenario.

Ofició la misa el anciano padre Samuel, antiguo hermano y profesor de los presentes; en otros encuentros lo hizo el entrañable sacerdote Pedro García, también antiguo hermano, integrado en la diócesis de Madrid desde hace varios lustros. El sentimiento general se resume en este canto litúrgico: “Qué bien, todos unidos… qué bien todos hermanos en el sufrir y en el gozar”.

664 visitas