Inicio > Mundo marista > Italia: Siracusa News 27

Sínodo sobre los jóvenes

 


 



 


Conectarse

Hermanos maristas

RSS YouTube FaceBook Twitter

 

Foto de hoy

Filipinas: Retiro de hermanos en Lake Sebu, South Cotabato

Hermanos maristas - Archivo de fotos

Archivo de fotos

 

Últimas novedades

 


Llamadas del XXII Capítulo General



FMSI


Archivo de novedades

 

Calendario marista

23 octubre

Santos:Juan de Capistrano, Servando

Calendario marista - octubre

Siracusa News 27

 

Archivo: 2018 | 2017 | 2016 | 2015 | 2014 | 2013 | 2012 | 2011 | 2010 | 2009 | 2008 | 2007 | 2006 | 2005 | 2004

31/08/2018: Italia

 

Siracusa News 27 - 30 agosto 2018: Italiano | Español

En el último número de Siracusa News os prometimos hablaros del campamento que el grupo Marista GVX desarrolló en Siracusa en la segunda semana de agosto y … ¡toda promesa se cumple!

Un grupo de 14 personas, acompañadas por los hermanos Stefano y Gianluca, se unieron a nuestra comunidad para una experiencia de solidaridad con los jóvenes que habitualmente encontramos a lo largo de la se- mana. Este fue el ritmo de la jornada:

Los 4 verbos que el Papa ha propuesto para la Jornada Mundial del Migrante 2018 (acoger, proteger, promover e integrar) han sido el leitmotiv de la oración de la mañana. Después, una serie de actividades en casa: juegos para integrar los 3 grupos que teníamos por la mañana, actividades prácticas y artísticas, italiano…

Por la tarde, visita a Casa Freedom de Priolo y actividades con los jóvenes del centro. Comida, merienda y cena juntos en Casa Caritas, preparadas por turno con más o menos maestría, pero que constituían siempre un buen momento de fraternidad y de compartir.

En vez de detallaros la agenda de actividades, preferimos poneros unas reflexiones de los participantes:

  • Estoy realmente contento. Muchas gracias a todos. Gracias a vosotros hemos aprendido un poco mejor la lengua italiana y, con vosotros, hemos comprendido que podemos permanecer en Italia sin preocuparnos mucho por el color de nuestra piel. Gracias. 
    Pascal
  • En Siracusa hemos experimentado la belleza de construir algo rompiendo barreras. Nos sentimos abrumados por este viento de belleza embriagante. Pruébalo; qué tienes que perder: da la mano a un negro, comparte la comida con un vagabundo, derriba lo que te separa del otro y descubrirás al hermano. Hazlo y disfrutarás de la embriagadora belleza de haber destruido las barreras y de disfrutar la electrizante alegría del Evangelio. 
    Stefano
  • Si lloro, no es porque sea débil; lloro porque para mí derramar lágri- mas también es una forma de orar, especialmente cuando veo la crueldad del mundo. Pero, luego surge la esperanza, que es como una pequeña luz que nace en lo más profundo de mi corazón; porque muy a menudo los ojos miran y miran, pero solo ven la oscuridad. Vi- vir sin paz es como comer un plato de arroz sin salsa, sin condimento, sin nada: el amor es la clave que le da sabor y belleza al mundo. Gra- cias por la esperanza que me disteis. 
    Boris
  • Después de una experiencia como ésta es difícil encontrar las palabras y describir lo que hemos experimentado juntos, pero creo que es necesario hacerlo para abrirse, tomar posición y ser testigos de lo bello que hay en el mundo.
    Han sido días densos de los que sólo ahora siento el cansancio. No paramos un momento, sino que nos dejamos envolver por juegos, sonrisas, bailes, canciones, pero, sobre todo, por mu- chas historias que, poco a poco, nos regalaron. Sí, ¡regaladas! Creo que éste es el término más correcto, porque decírselo a uno mismo se suele dar por sentado y nunca se debe hacer: de- círselo es una elección y se convierte en un regalo único para quien está dispuesto a escuchar.
    Es imposible contar todo lo que he escuchado durante los días del campamento, porque se trata de expe- riencias de vida no mías, vidas repletas de decisiones sufridas, viajes interminables y dolores muy a menu- do ocultos de los que no puedo hablar. Lo que haré, será testimoniar la maravilla del encontrarse y del descubrirse y de la belleza que encontramos cuando decidimos abrirnos al otro. La verdad es que no sa- bíamos qué esperar de los chicos que encontrásemos, ni cómo nos acogerían. Hemos conocido jóvenes de cuatro centros distintos, de dieciséis a treinta años, y todos nos han regalado la sorpresa más grande, ese sentido de familiaridad y fraternidad que se estableció de inmediato y que nos ha permitido acercarnos. Más que conocernos ha sido un reencontrarnos. Totalmente abrumados por una mezcla lingüística inespe- rada – se hablaba francés, español, inglés, portugués, napolitano y otras mil lenguas africanas – poco a poco hemos echado raíces, creando una pequeña comunidad en la que reinaba una completa libertad pa- ra intercambiar experiencias, para descubrirse lentamente, sonreírse sin decir nada, después de haberse dicho todo. ¡Cuántas cosas han sucedido desde nuestra llegada y en tan poco tiempo! Ahora volvemos con un nuevo impulso, un baúl lleno de risas y abrazos del que tirar cuando parezca demasiado difícil conti- nuar protegiendo lo que tenemos como más precioso: la humanidad. 
    Michela
  • Cinco días, aunque pocos, son suficientes para romper aquellas barreras construidas por el miedo, la igno- rancia y los prejuicios. Barreras que, una vez abatidas, me han regalado sonrisas, ojos llenos de alegría y serenidad. Esto es lo que llevaré siempre conmigo desde esta experiencia.
    Paola
  • He intentado escribir dos líneas sobre la experiencia, lo he intentado no sé cuántas veces, pero no lo consi- go. ¿Cómo puedo explicar todo lo que he sentido durante esos 5 días en unas pocas líneas? Por otro lado,
    ¿cómo puedo olvidar la sonrisa de los chicos y las actividades que hemos hecho con ellos? En la noche, cuando veo televisión, pienso: "¿Cómo se hace para ser tan racistas?"
    Annalisa

El último día del campamento, Mario partió a las tres de la madrugada para participar en el encuentro del Papa con los jóvenes en el Circo Máximo. La reunión comenzó con un saludo de Elena que, en nombre de to- dos los jóvenes, se dirigió así al Papa: "Nos hemos levantado del cómodo sofá de nuestras certezas, nos pu- simos un par de botas y con la mochila llena de sueños y preguntas emprendimos mil caminos".

Y, el Papa, en su coloquio con los jóvenes, respon- dió diciendo: "Un joven que no sabe soñar es un joven anestesiado y no podrá entender la fuerza de la vida: los sueños te despiertan. Son vuestra res- ponsabilidad y vuestro tesoro; haced que sean también vuestro futuro. Los sueños de los jóvenes atemorizan a los adultos que han dejado de soñar y arriesgarse. ¡No os dejéis robar vuestros sueños! Sed peregrinos en el camino de vuestros sueños”.

Y este es nuestro deseo: levantémonos del cómodo sofá y, después de ponerse las botas, llenemos la mochila de sueños ... ¡porque los sueños despiertan!

Un saludo de Gabriel, Mario, Ono y Ricky.

466 visitas