Inicio > Mundo marista > Perú: Evangelizando y educando con el carisma de la enseñanza - Maristas, cien años en el Perú

 

 

 



 


Conectarse

Hermanos maristas

RSS YouTube FaceBook Twitter

 

Foto de hoy

Australia: Lavalla200> Mount Druitt

Hermanos maristas - Archivo de fotos

Archivo de fotos

 

Últimas novedades

 


Llamadas del XXII Capítulo General



FMSI


Archivo de novedades

 

Calendario marista

22 marzo

Santos: Bienvenido, Zacarías y Octavio
1988, exhumación de los restos del Hermano Alfano en Ventimiglia para su sepultura provisional en el cementerio de Verano (Roma)
2002, La Congregación para las Causas de los Santos reconoce la validez del proceso diocesano relativo al Hermano Lycarion (1909)
Día Mundial del Agua (ONU)

Calendario marista - marzo

Evangelizando y educando con el carisma de la enseñanza - Maristas, cien años en el Perú

 

Archivo: 2019 | 2018 | 2017 | 2016 | 2015 | 2014 | 2013 | 2012 | 2011 | 2010 | 2009 | 2008 | 2007 | 2006 | 2005 | 2004

14/10/2009: Perú

 

Hace 100 años llegaron al puerto del Callao, cinco religiosos de la Congregación de Hermanos Maristas, entre ellos Gedeón, Plácido Luis y Arturo, quienes sembraron la semilla de las obras maristas, que cubrieron Costa, Sierra y Selva.

Con el carisma de la enseñanza, la congregación fue fundada por san Marcelino Champagnat el 2 de enero de 1817. Le preocupaban mucho los niños y jóvenes que no accedían a la educación. Fue un gran reformador en la pedagogía de la lectura. Dice uno de sus biógrafos que “insistía en el espíritu de familia, en la benevolencia, en la devoción a María, expresada más en actos que en palabras, en el trato bondadoso a los chicos, en el espíritu de trabajo y en el ideal de educación religiosa muy profunda”.

Cuando san Marcelino muere el 6 de junio de 1840, su organización contaba con 290 hermanos distribuidos en 48 escuelas primarias de Francia. Hoy los hermanos maristas son 4,000 y se encuentran en 76 países, y continúan con su pensamiento “para educar bien a los niños hay que amarlos, y amarlos a todos por igual”; “Todo a Jesús por María, todo a María para Jesús”, teniendo a María, la Buena Madre, como modelo de educadora.
En el Perú crecieron rápidamente. Como señaló el hermano Eduardo Zamora: “Y dijo Dios ...” y construyeron colegios en Huánuco, Piura (Santa Rosa y San José Obrero), Tacna, una normal en Cajamarca y el colegio Cristo Rey, y un centro de acogida en Madre de Dios. Y en Lima se distribuyeron en Huacho (San José), Callao (San José); Miraflores (Champagnat) y San Isidro (San Isidro), hoy unidos en Surco; Barranco (San Luis), Santa Eulalia (Champagnat), San Juan de Miraflores (Manuel Ramírez Barinaga) y últimamente en Villa María del Triunfo (Santa María de los Andes). Crearon, asimismo, la Universidad Champagnat, dedicada a la formación de educadores.

Su presencia en el Perú, evangelizadora y educadora, es trascendente. Miles de jóvenes adquirieren la experiencia de la fe y se les inculca los valores, por lo que son “buenos cristianos y buenos ciudadanos”.

La única gran preocupación es que la cantidad de hermanos y las nuevas vocaciones han disminuido notablemente, por lo que instamos a los alumnos, ex alumnos maristas y en general a quienes conocen la obra de Champagnat, tengan vocación educadora y sientan el llamado de Dios, a que valientemente lo sigan e ingresen a la Congregación de Hermanos Maristas. El Perú necesita educadores de valía.

______________
Ricardo Sánchez-Serra - Periodista. Miembro de la Asociación de Prensa Extranjera.
Blog: rsanchezserra.blogspot.com

164 visitas