Inicio > Biblioteca > Boletín marista > Número 105 (25.11.2003)

 

 


Para recibir noticias sobre el Capítulo en su correo, haga clic aquí y rellene el formulario

 


 



 


Emili Turú - La Valla: casa de la luz

Emili Turú
Superior general



 

FMSI

Conectarse

Hermanos maristas

RSS YouTube FaceBook Twitter

 

Foto de hoy

Australia: Parramatta Marists, Cerdon College y Marist College Kogarah donan ropa a Marist 180

Hermanos maristas - Archivo de fotos

Archivo de fotos

 

Últimas novedades

Archivo de novedades

 

Calendario marista

23 septiembre

San Pío de Pietralcina, Lino, Tecla

Calendario marista - septiembre

Boletín marista - Número 105

 

Los maristas de Europa vuelven a las raíces vitales de su carisma
25.11.2003

Bajar WORD

UN NUEVO SUEÑO DE CHAMPAGNAT PARA EL VIEJO CONTINENTE EUROPEO

Tres cualidades son importantes para el liderazgo en nuestro Instituto hoy. Primera, una habilidad para mantener viva la “visión” que inspiró a nuestro Fundador y a los primeros hermanos. Esta visión tiene en su corazón un sueño, el sueño de proclamar la palabra de Dios a los jóvenes pobres, necesitados desesperadamente de escuchar alguna Buena Noticia. Una de las oportunidades más importantes como líderes hoy, es mantener esta visión viva desde de la perspectiva de cada uno. Segunda, como líderes del Instituto hoy, debemos tener la capacidad para decir la verdad. No es necesario decir toda la verdad sobre una situación en un solo momento, sino que tenemos que ser capaces de llamar a los acontecimientos, experiencias y diferentes puntos de vista por su nombre correcto. Debemos darnos cuenta que la verdadera caridad significa ser honesto con nosotros mismos, con nuestros hermanos, y con los demás. Al no decir la verdad a la gente los tratamos como niños. Y, finalmente, la tercera. Como líderes del Instituto debemos ser signos de esperanza. Un profesor mío de Escritura definió una vez un mito como una historia verdadera que nunca ocurrió. La esperanza va en esta línea, creer en un futuro particular aunque exista poca evidencia que apoye tu punto de vista. Con estas palabras, que son parte del discurso pronunciado, el hermano Seán Sammon, Superior general, ha inaugurado la reunión del llamado Consejo general ampliado de la Europa marista, que se celebra del 24 al 27 de septiembre en la Casa general de las Misioneras María Janua Coeli en Aravaca, cerca de Madrid, España. Un total de 63 hermanos participan en el encuentro: 8 del Consejo general; 41 de los Consejos provinciales; 10, delegados del Superior general para la visita a las Provincias, dos de la Administración general, y dos traductores (francés y español). Previamente, durante tres días y en el mismo recinto, el Consejo general se ha reunido con los diez delegados para elaborar los informes finales de las visitas, durante las cuales se ha pasado por todas las comunidades y se ha hablado personalmente con cada hermano.
Tres objetivos ha previsto el Consejo general para esta reunión: culminar el proceso de las visitas, ayudarse unos a otros a construir una nueva Región marista de Europa que promueva una colaboración lo más eficiente posible e identificar las fuerzas que son comunes así como los desafíos que se presentan.
España (504.780 km2 y 40 millones de habitantes) es el escenario de la reunión. La presencia marista en este país inició en 1886, cuando cuatro hermanos procedentes de Francia llegaron a la ciudad de Girona para aprender español con vistas a desplazarse posteriormente a América Latina. La acogida dispensada y un campo abierto a la educación de los niños y jóvenes motivaron que echaran sus raíces y de esta manera comenzó una labor más que centenaria. Los acontecimientos políticos y sociales que vivió España en la década de los años treinta sacudieron de manera brutal la convivencia culminando en una guerra civil (1936-1939) en la que fueron asesinados 176 hermanos, constituyendo el testimonio martirial más numeroso del Instituto marista. Su sangre, como en los primeros tiempos de la Iglesia, fue semilla de más hermanos. Según datos a 31 de diciembre de 2002, el Instituto cuenta con 4.439 hermanos, de los cuales 1237 han nacido en España (el 27,87%). Este semillero vocacional tiene un marcado carácter misionero, ya que más de 400 hermanos españoles trabajan en distintos países, especialmente latinoamericanos. Actualmente, la Constitución española, tras cuarenta años de gobierno franquista, regula una democracia, integrada en la Unión Europea. Un notable desarrollo económico, una baja natalidad -compensada en los últimos años por una intensa inmigración-, un fuerte proceso de secularización, un gran descenso vocacional… crean un marco donde surgen nuevos retos y desafíos.
El 2 de enero de 2004 se culmina con el primer Capítulo de la Provincia de Compostela el proceso de reestructuración marista en Europa, iniciado en 1999. Se pasa de 15 Provincias a 5: Europa Centro Oeste (Alemania, Bélgica, Gran Bretaña, Holanda e Irlanda); LHermitage (Francia y Cataluña, con Grecia, Suiza, Hungría y Argelia); Mediterránea (Bética y Levante de España, Italia, Líbano y Siria, junto con el Distrito de África Oeste), Ibérica (Norte y Madrid de España, con Rumanía) y Compostela (León y Castilla de España con Portugal y Honduras). Un mapa auténticamente internacional, con lenguas y culturas diversas.
Desde las ventanas de la casa donde se lleva a cabo la reunión, se observa una frondosa vegetación en la que predominan los ocres colores otoñales. Se pueden interpretar como signos de una decadencia inevitable o como anuncio de una futura primavera que los hermanos maristas desean para el carisma de Champagnat en el continente europeo. El reto sigue siendo optar por la vida, de acuerdo con el 20º Capítulo general. Tiempo para la esperanza, tal como nos recuerda el ciclo litúrgico del Adviento, que la Iglesia inicia el próximo fin de semana.

3196 visitas