Inicio > Biblioteca > Boletín marista > Número 124 (12/12/2004)

Gracias, perdón, compromiso




Bicentenario del Instituto
2 de enero 2017

 




 



 

http://www.champagnat.org/000.php?p=432

Conectarse

Hermanos maristas

RSS YouTube FaceBook Twitter

 

Foto de hoy

Sri Lanka: Novicios del Marist International Novitiate visitan el Santuario Mariano de Madhu

Hermanos maristas - Archivo de fotos

Archivo de fotos

 

Últimas novedades

Archivo de novedades

 

Calendario marista

26 marzo

Santos: Ricardo, Teodoro y Diego

Calendario marista - marzo

Boletín marista - Número 124

 

Universidad Pontificia Católica de Paraná
12/12/2004

Bajar WORD

El hermano Clemente Ivo Juliatto,
Rector de la Universidad Pontificia Católica de Paraná, Brasil
TODOS LOS ESTUDIANTES UNIVERSITARIOS, SIN EXCEPCIÓN, DEBEN IMPLICARSE EN ALGÚN PROGRAMA SOCIAL

H. Lluís Serra

El hermano Clemente Ivo Juliatto, 63 años, nació en São José dos Pinhais, Paraná, Brasil. Pertenece a la provincia marista de Brasil Centro Sur. Es licenciado en Matemá-ticas por la Universidad Estatal de Ponta Grossa y en Pedagogía por la Universidad Pontificia Católica de Río Grande del Sur. Cursó un Master en Educación Superior y otro en Planificación Universitaria en la Universidad Columbia de Nueva York, USA, donde obtuvo el grado de Doctor en Administración Universitaria. Es Postdoctor por la Universidad de Harvard, USA. Se ha dedicado siempre a la docencia y a la administra-ción de escuelas. Actualmente, es Rector de la Universidad Pontificia Católica de, Pa-raná, Brasil (PUCPR).


En la ciudad de Curitiba, famosa por la belleza de sus parques, se encuentra el campus espléndido de su Universidad. Denos algunos datos sobre ella para situarnos mejor.
La PUCPR existe desde 1959; tiene, pues, 44 años. Nació en Curitiba, en el Estado de Paraná, como un conjunto de facultades creadas y mantenidas por algunas órdenes religiosas y por la Archidiócesis de Curitiba. Hoy, la PUCPR posee cuatro campos uni-versitarios, en cuatro ciudades diferentes del Estado, ofrece 51 carreras universitarias, tiene un claustro de 1300 profesores y cuenta con 25000 estudiantes. Posee también cinco hospitales universitarios.

¿Qué interés tiene para los hermanos maristas dedicarse al campo universi-tario?
En Curitiba, los Hermanos Maristas se dedican a la Enseñanza Universitaria desde 1942, cuando abrieron la primera Facultad de Filosofía, Ciencias y Letras. La finalidad era dar una formación pedagógica a los Hermanos que trabajaban en las escuelas de 1º y 2º grado. La Facultad también estaba abierta a los seglares que cada vez fueron más numerosos.
En 1950, esta Facultad fue cedida al Gobierno para facilitar la creación de la Universi-dad Federal de Paraná. En este mismo año, los Hermanos fundaron otra Facultad de Filosofía, Ciencias y Letras, que fue el origen de la Universidad Católica.
En 1974, los Hermanos asumieron de la Archidiócesis, la propiedad y la responsabili-dad de la Universidad e iniciaron la construcción del campus de Curitiba.
El Instituto Marista fue fundado por San Marcelino Champagnat para actuar en el área de la educación cristiana de los niños y jóvenes. Esto incluye, naturalmente, la educa-ción universitaria, a pesar de que, hasta ahora, la actuación de los Hermanos se ha concentrado, mayoritariamente, en los niños y jóvenes, en escuelas de 1º y 2º grado. La última etapa de la educación de la juventud, tal vez la más importante y decisiva, se imparte en la Universidad. La Universidad es un campo privilegiado para la forma-ción de líderes en las áreas profesional y social.

¿Qué ambiente hay entre los profesores, y entre profesores y alumnos?
Hay un ambiente de creciente cooperación entre los profesores. Para el desarrollo de los programas de aprendizaje que, actualmente, en la PUCPR, substituyen a las antiguas asignaturas, los profeso-res de un determinado grupo de alumnos planean y ejecutan las actividades académicas en equipo.
Desde el año 2000, cuando fue implantado el nuevo proyecto pedagógico; no existe ya la enseñanza de materias de forma aislada e independiente.
Naturalmente, los profesores han sido preparados para aplicar esta nueva metodolo-gía. Consecuentemente, este nuevo estilo de enseñar fuerza los profesores a trabajar en cercanía con los alumnos y a adoptar un sistema más práctico. Los alumnos tam-bién son incentivados a trabajar en equipo en el contexto de un espíritu más coopera-tivo.

¿Qué peso tiene en la Universidad su carácter Pontificio? ¿Se da en ella el diálogo fe y cultura que tanto propugna el Papa Juan Pablo II?
Básicamente, los compromisos de una universidad católica son los mismos que los de una universidad pontificia, en cuanto a la obligación que ambas asumen de respetar los principios y directrices de la Iglesia.
El título de Pontificia corresponde a un reconocimiento oficial de la universidad por parte de la Sagrada Congregación para la Educación Católica del Vaticano. Este título le confiere, igualmente, un status internacional. En consecuencia, los estatutos de una universidad pontificia deben ser aprobados por el Vaticano, así como la elección del rector.
El arzobispo, o el obispo de la diócesis, es, generalmente, el gran canciller de una uni-versidad pontificia. Esta condición le otorga el derecho y el deber de velar por la orto-doxia de la enseñanza en el área de teología.
A PUCPR recibió el título de Pontificia en 1985. Fue la última universidad brasileña que recibió este título. En el país existen 18 universidades católicas, de las cuales 6 son pontificias.
Me acuerdo bien de que, cuando en 1984 celebramos el 25º aniversario de la univer-sidad, esta era llamada Universidad Católica del Paraná. El Nuncio Apostólico de Bra-sil, D. Carlo Furno, vino a participar de las conmemoraciones. Impresionado por el de-sarrollo de la Universidad, por la calidad de la enseñanza y por su compromiso social, me preguntó si la universidad era Pontificia. Respondí que no; en aquel momento re-cordé que el título es concedido por el Vaticano e insinué al Nuncio que él, como em-bajador del Papa, tal vez pudiera hacer algo al respecto.
Él entendió el mensaje y me pidió que preparase un dossier; pues él se interesaría personalmente por el asunto.
El año siguiente, el Nuncio volvió a Curitiba trayendo el título de Pontificia para la Uni-versidad.
En esa fecha se creó la Parroquia Universitaria Jesús Maestro, para profundizar cada vez más el carácter católico de la Universidad.
En una universidad católica y, todavía más tratándose de pontificia, la cultura y la fe deben caminar juntas. Esas dos áreas no pueden ser consideradas actividades sepa-radas o antagónicas sino complementarias, como recomienda el Papa Juan Paulo II.
Precisamente, el gran científico Albert Einstein, en cierta manera, pensaba también así, cuando afirmaba que “la religión sin la ciencia es ciega y la ciencia sin la religión es manca”.
En la PUCPR, todos os profesores reciben la Constitución Apostólica Ex Corde Ecclesiae sobre las universidades católicas y declaran, por escrito, que conocen sus contenidos y que están de acuerdo con sus prescripciones.
El diálogo entre ciencia y fe se expresa de varias formas y a través de diversas activi-dades en la PUCPR: actuación de la Parroquia Universitaria, pastoral universitaria de los estudiantes y profesores, retiros espirituales, pastoral e la salud en los hospitales, seminarios de estudios y debates, y actividades sociales y comunitarias.
Como ejemplo, cito el “Proyecto PUCPR Identidad”, que reúne grupos de aproxima-damente 150 profesores, funcionarios, médicos, enfermeras y otros profesionales de la salud, por áreas homogéneas de actividad, para reflexionar sobre las características y los principios de una universidad u hospital católico y su aplicación dentro de la Ins-titución. Es un tipo de “retiro académico”, con duración de dos días. En el presente año, deben participar en el Proyecto más de 1000 personas, de las 5000 que aproxi-madamente trabajan en la Universidad y en sus hospitales.

Proporcionan la formación de profesionales en las distintas especialidades, pero ¿existe algún programa que fortalezca la ética profesional de sus alum-nos?
San Marcelino Champagnat insistía que nuestras escuelas maristas deben formar bue-nos cristianos y virtuosos ciudadanos. En la PUCPR, procuramos formar profesionales competentes para actuar en el mercado de trabajo que se presenta cada vez más competitivo.
Insistimos también en la formación de ciudadanos responsables, solidarios y con sen-tido ético. Estos requisitos son indispensables para la actuación del cristiano en la vida social, familiar y profesional.
Con vistas a esta formación, la Universidad incluye en el currículum de todas las ca-rreras cursos de teología, filosofía, deontología y ética profesional.

Brasil es un país de contrastes. Enfrascados en los libros o en temas de in-vestigación, ¿no tiene el peligro de olvidarse de los niños de la calle, que eran tan queridos de San Marcelino?
Ciertamente, Brasil es un país de contrastes. En la PUCPR somos conscientes de que el país no conseguirá superar rápidamente las grandes diferencias sociales solo con el esfuerzo de gobierno. Se necesita el compromiso de las instituciones y de los ciuda-danos de buena voluntad. Esto es válido, sobretodo, para los cristianos, que tienen como señal distintiva el amor al prójimo.
A PUCPR toma muy en serio su condición de institución católica y también las reco-mendaciones de San Marcelino y, en consecuencia, sus obligaciones filantrópicas y su compromiso social.
La Universidad desarrolla numerosas actividades en beneficio de los desfavorecidos y necesitados. Entre ellas podemos citar: el Programa del Menor Aprendiz, que ofrece alimentación, preparación profesional y empleo a 30 adolescentes de la favela próxi-ma al campus; el hecho de emplear centenas de funcionarios pobres, procedentes de la misma favela; la oferta de servicios gratuitos de salud a la población necesitada en el centro de salud comunitario, mantenido por la PUCPR, próximo a la favela; la aten-ción gratuita a personas necesitadas en las Clínicas de Odontología, Psicología, Fisio-terapia, Fonoaudiologia y en los cinco hospitales universitarios.
También se han constituido seis núcleos de un programa de acción comunitaria y am-biental (ProAção) para atender gratuitamente a la población, en localidades próximas a Curitiba y en el litoral de Estado de Paraná.
En 2002, fueron cerca de 700000 los servicios de atención contabilizados por la Insti-tución y la mayoría de los beneficiarios fueron personas necesitadas.
También quiero destacar el Proyecto Comunitario, mediante el cual todos los estudian-tes, sin excepción, deben comprometerse en algún programa social y dedicar 36 horas de trabajo a alguna actividad filantrópica, con personas necesitadas, principalmente niños, adolescentes, ancianos o enfermos. Esta actividad es parte integral del currícu-lo de estudios y, por lo tanto, un requisito para obtener el diploma de la PUCPR.
Mediante este proyecto, la Universidad procura educar sus estudiantes en la solidarie-dad. Se trata de una iniciativa pionera entre las universidades de Brasil. Es conmove-dor ver el aprecio y la dedicación que los propios estudiantes tienen por este progra-ma, iniciado en el 2002. Muchos vuelven realmente transformados después de esta experiencia de solidariedad.

Al tratarse de una Universidad libre, los alumnos deben costearse sus estu-dios, por lo que seguramente será un centro clasista. ¿Facilitan el acceso a sus aulas a los alumnos con menos recursos?
En Brasil, una buena parte de la población con alto poder adquisitivo frecuenta las universidades públicas, que son totalmente gratuitas.
La PUCPR es buscada tanto por una clientela que no tiene dificultades en costearse sus estudios y que busca nuestra Universidad a causa de la cualidad de enseñanza que ofrece, cuanto por estudiantes de clases sociales menos favorecidas que no con-siguen una plaza en las universidades públicas, que son muy selectivas.
Para los estudiantes más necesitados, la PUCPR ofrece la posibilidad de bolsas de es-tudio. Existe un programa de bolsas de financiamiento del Gobierno Federal que ayu-da a cerca de 600 estudiantes.
La Universidad tiene un programa propio de crédito rotativo que beneficia a más de 1500 alumnos necesitados, los cuales, un año después de la graduación, comienzan a pagar, posibilitando de esta forma que otro alumno necesitado inicie sus estudios.
Existen también otras varias formas de ayuda como: bolsas de estudio de gratuidad total o parcial, ayuda económica para alumnos que prestan un servicio en algún sector de la Universidad o en empresas que tienen convenio con la Universidad.
En 2002, el total de alumnos que recibió algún tipo de ayuda llegó a los 7.417, o sea, el 36% del alumnado.

Dígame tres motivos por lo que vale la pena ir estudiar a su Universidad.
Existen más de tres motivos para estudiar en la PUCPR, una universidad seria, mo-derna, bonita y comprometida con el futuro de sus estudiantes.
Para atenerme a su pregunta enumero las siguientes razones: 1) la calidad de ense-ñanza que ofrece, con un proyecto pedagógico renovado que garantirá la conclusión de estudios de un profesional competente; 2) el empeño institucional en la formación ética y ciudadana, con la oferta de muchas posibilidades de participación en activida-des extracurriculares; 3) la calidad de vida académica y comunitaria en el campus, con un ambiente de respeto y de agradable convivencia con profesores y compañeros.

¿De qué está especialmente orgulloso como Rector?
Existe un sabio dicho que afirma que “nadie es buen juez en causa propia”. Se dice también que el líder de cualquier institución, y un rector no es excepción, debe dedi-car sus fuerzas a las cosas por las que a él le gustaría que le recordasen dentro de 10 años.
A mí me gustaría ser recordado como el rector que promovió la renovación pedagógi-ca y educacional de la PUC y que elevó la calidad académica de profesores y estudian-tes; que expandió las oportunidades educacionales para la juventud con la apertura de tres nuevos campi da PUCPR en el interior del Estado de Paraná; que se empeño en acentuar el carácter católico y marista de la Universidad; que promovió la proyec-ción social de la Universidad, pues estoy convencido de que la sintonía es le mayor indicador de calidad de una Universidad.

¿Cuáles son los desafíos que debe afrontar en el futuro?
En una Universidad, los cambios son lentos y raramente se realizan en tiempos redu-cidos. Todavía queda mucho por hacer para consolidar algunas prioridades que ya es-tán en funcionamiento. Los principales desafíos ya han sido enumerados en la res-puesta a la pregunta anterior.
Creo que el mayor desafío para la dirección es asegurar la implantación de las condi-ciones de infraestructura y algunas otras para que la PUCPR se convierta en una uni-versidad católica de calidad en todos los aspectos, una universidad que sea el orgullo de los Maristas y del país.
Nuestra institución actúa en tres áreas principales: la educación, la salud y la comuni-cación. Eso implica la consolidación científica y académica de la sede central de Curiti-ba y de los nuevos campi universitarios recientemente abiertos.
Otro desafío es la implantación del campus de la salud, con la conclusión del proceso de integración de la Alianza Salud PUCPR – Santa Casa, que incluye los cinco hospita-les de enseñanza y las clínicas integradas y, finalmente, la consolidación del LUMEN Centro de Comunicación.

Ustedes tienen también mucha proyección en el campo de los medios de co-municación social. ¿Qué persiguen con ello?
Creemos que existe mucho en común entre la educación y la comunicación. El proceso de educación incluye, necesariamente, la comunicación entre las personas. Los me-dios de comunicación social son vehículos poderosos no solo dirigidos a la información y al entretenimiento, como ocurre normalmente, sino también para fines de formación y transmisión de valores.
Los medios de comunicación abren las puertas de la Universidad a una gran cantidad de personas que no tienen acceso al campus universitario. De esta forma, los medios de comunicación social amplían enormemente el campo de actuación de la Universi-dad.
Por eso, la PUCPR dispone de tres emisoras de radio, un periódico quincenal de ciencia y cultura, una productora de vídeo para la REDE VIDA de Televisión (Red Católica de TV), la TV LUMEN (canal de TV educativa) y que en el presente año 2003 lanzará una emisora de Radio FM con fines culturales y educativos.

Existe también otra Universidad marista de rango Pontificio en Porto Alegre. ¿Qué relaciones mantienen los dos centros educativos?
La PUCRS de Porto Alegre es nuestra hermana mayor y también una universidad más consolidada.
Son dos instituciones maristas con la misma inspiración. Tenemos los mismos propósi-tos, aunque pertenezcan a dos provincias maristas diferentes. Adoptamos una filosofía educativa común con los profesores y alumnos. Nuestras relaciones son muy cordia-les. Creo que todavía existe espacio para reforzar y ampliar nuestro intercambio de cooperación bilateral en varias áreas comunes de actuación.

¿Cómo actúa la Universidad en lo referente a la ecología y al medio ambien-te?
Un área importante para el futuro de la humanidad es la preservación del medio am-biente y, unida a ella, la educación ambiental.
Consciente de ello, la PUCPR viene desarrollando programas en esta área con la aper-tura de seis núcleos de ProAção (programa de acción comunitaria y ambiental) situa-dos en Paranagua, Guaraqueçaba, Guaratuba, Fazenda Rio Grande, São José dos Pin-hais y Tijucas do Sul.
En estos núcleos la universidad une su actuación social a favor de las comunidades pobres con la promoción de su desarrollo integral.
En el núcleo de Tijucas do Sul, la PUCPR, en asociación con la Institución filantrópica Sergius Erdelyi – IFSE, está consolidando el complejo ambiental Vivat Floresta, que comprende la protección de animales salvajes, programas de reforestación, de pro-ducción de alimentos orgánicos, la investigación sobre el ambiente y la implantación de parques ecológicos.

3300 visitas