Inicio > Biblioteca > Boletín marista > Número 137 (22/04/2004)

 

 


 



 


Emili Turú - La Valla: casa de la luz

Emili Turú
Superior general



 

FMSI

Conectarse

Hermanos maristas

RSS YouTube FaceBook Twitter

 

Foto de hoy

Italia: Camaldoli: Formación de los candidatos al Programa Lavalla200>

Hermanos maristas - Archivo de fotos

Archivo de fotos

 

Últimas novedades

Archivo de novedades

 

Calendario marista

22 junio

Santos: Paulino, Tomás Moro, Juan Fisher

Calendario marista - junio

Boletín marista - Número 137

 

Dominick Pujia, director del BIS
22/04/2004

Bajar WORD

Hermano Dominick Pujia, director del Secretariado para la Solidaridad Internacional (BIS), en Roma.
PRACTICA LA JUSTICIA Y AMA LA PIEDAD

H. Lluís Serra

El H. Dominick Pujia tiene 52 años y viene de la Provincia de los Estados Unidos. Nacido en Yonkers, en el estado de Nueva York, ha trabajado muchos años en la pastoral juvenil. Es el nuevo director del Secretariado para la Solidaridad Internacional (BIS), en Roma.

Frente a la pobreza en el mundo, ¿el BIS regala el pez o enseña a pescar?
El BIS usa sus programas para enseñar a pescar. Nuestra campaña ante la Unión Europea en favor del agua potable, por medio de nuestra afiliación a la Red Afro-Europea de Fe y Justicia, pretende establecer un mundo en el que pueda producirse el desarrollo social. Nuestra ayuda en la financiación y desarrollo de proyectos, anima a los hermanos a buscar soluciones creativas para el cambio más allá de los actos de caridad.

¿Qué se hace para desmantelar las estructuras que perpetúan unas condiciones injustas para los más pobres?
Primero, desarrollando un sentido de solidaridad con los pobres. Saber quiénes son, cómo viven, caminar con ellos. Luego, con el acceso a los recursos que no tienen, utilizar esos recursos para influir en el cambio.

¿Son los hermanos y laicos maristas capaces de ser voz de los sin voz?
Pienso que si están sirviendo a la gente como un marista está llamado a hacer, sea dando clase en un colegio o trabajando con los niños de la calle, sólo les queda una opción: ser la voz de los sin voz.

¿Existe una intervención social inspirada en Marcelino?
Nuestra misión en la educación, bajo todas sus formas, es una forma de intervención social muy poderosa. Formar “buenos cristianos y honrados ciudadanos” y que Jesús “sea conocido y amado” son una fuerza para el cambio en este mundo. Hoy, más que nunca, la educación de los jóvenes, especialmente de los más abandonados y en riesgo, lleva implícita la promesa de habilitar a los pueblos a establecer estructuras sociales más justas.

¿Cuáles son las funciones más importantes del BIS?
Todas las que siguen entran en nuestros planes: la defensa de la justicia, la presencia en organismos internacionales, la animación de nuestras Provincias, comunidades y obras, la ayuda en el desarrollo de proyectos, la concesión de pequeñas subvenciones que animen el cambio, y ahora, nuestro esfuerzo para apoyar la formación de redes entre las ONGs maristas.
¿Con qué medios cuenta el BIS para poder llevar a cabo su cometido?
En primer lugar, cuenta con el empuje y experiencia que se encuentra en las personas que trabajan en la oficina, Letizia Quintas y Stefano Otolini. Ambos constituyen la combinación ideal de corazón e inteligencia que se necesitan para el trabajo. Igualmente de importantes son: El Superior General, el Consejo General, los miembros de la Administración General, los superiores de nuestras Provincias y Distritos y los hermanos de todo el mundo. Con su interés, estímulo y buena voluntad será posible avanzar.

¿Cómo puede ayudar alguien que desee colaborar?
Poniendo en práctica las palabras del profeta Miqueas: “Practica la justicia, ama la piedad y camina humildemente con tu Dios”(Mi 6, 8). Vive esto en donde te halles y así nuestro trabajo se volverá mucho más profundo.

(FMS ECOS MARISTAS 46, diciembre 2003)

3203 visitas