Inicio > Biblioteca > Boletín marista > Número 145 (18/05/2004)

 

 


 



 


Emili Turú - La Valla: casa de la luz

Emili Turú
Superior general



 

FMSI

Conectarse

Hermanos maristas

RSS YouTube FaceBook Twitter

 

Foto de hoy

España: Consejo Provincial Mediterránea

Hermanos maristas - Archivo de fotos

Archivo de fotos

 

Últimas novedades

Archivo de novedades

 

Calendario marista

24 junio

Solemnidad de la Natividad de san Juan Bautista

Calendario marista - junio

Boletín marista - Número 145

 

CONSEJO GENERAL AMPLIADO – REGIÓN DE OCEANÍA
18/05/2004

Bajar WORD

Mittagong, Nueva Gales del Sur, Australia –
15 de mayo de 2004, jornada final
CONSEJO GENERAL AMPLIADO – REGIÓN DE OCEANÍA (IV)

ULURU, EL CORAZÓN DE AUSTRALIA

La reunión de Mittagong, que ha concluido en el día de hoy, sábado 15 de mayo, ha permitido tomar el pulso vivo y palpitante de la presencia marista en la Región de Oceanía. Es evidente que su complejidad geográfica, cultural, lingüística... constituye su valor y su desafío. Los retos planteados en Australia y Nueva Zelanda son distintos de los que se viven en las islas del Pacifico. En los primeros países, la vida religiosa –y la vida marista dentro de ella- atraviesa zonas de desierto y dificultad pese a que en el campo de la misión sus aportaciones son altamente cualificadas, como ocurre en educación dentro de la escuela católica, en pastoral, en solidaridad, en misión compartida con los laicos... En los países restantes, la presencia marista tiene un fuerte impacto en la sociedad y presenta un rostro dinámico de la Iglesia en cuyo seno las vocaciones maristas surgen en abundancia.

Uluru, en lengua aborigen, es una montaña que se eleva en el centro de Australia en medio de una zona desértica. En inglés, recibe el nombre de Ayer’s Rock. A la puesta del sol, adquiere una coloración roja de gran belleza. Por ello y por su ubicación, se le considera el corazón del país. Para llegar al centro, con frecuencia hay que atravesar largos tramos de desierto. Así sucede en amplios sectores de la vida religiosa y así ocurrió en algunos momentos de la vida del P. Champagnat. Los hermanos maristas de la Región de Oceanía son conscientes que, sea el entorno más o menos favorable, desean seguir caminando hacia el corazón de su compromiso vocacional. El sueño de Marcelino tiene gran actualidad y vale la pena dedicarle la vida para hacerlo posible.


UNA PROPUESTA Y UN PASO MÁS EN EL CAMINO

Los hermanos de Oceanía están adquiriendo cada vez más consciencia de pertenecer a una misma Región, con desafíos comunes a los que desean dar respuestas conjuntas. Los organismos interprovinciales son numerosos y eficaces. No obstante, se está viendo la necesidad de encontrar nuevos caminos para las tres Provincias (Melbourne, Nueva Zelanda y Sydney) y el Distrito de Melanesia a fin de favorecer la viabilidad y la vitalidad de la vida y misión maristas en la Región de Oceanía.

Se ha aprobado la siguiente propuesta: “Nos comprometemos a avanzar en el modelo de regionalización. Declaramos, por consiguiente, nuestra predisposición a trabajar en unión y en colaboración con los demás miembros de la región para reflexionar sobre las posibles nuevas estructuras que surjan. Para realizar este acuerdo, los tres hermanos Provinciales y el Superior de Distrito nombrarán un equipo de tres miembros con la tarea exclusiva de elaborar una propuesta que conduzca al objetivo arriba acordado.


OPTAMOS POR LA VIDA

Una oración comunitaria, en clima de agradecimiento y gozo, ha puesto punto final a esta reunión, con la que se ha culminado esta visita del hermano Superior general y su Consejo a la Región de Oceanía. El hermano Sean ha recordado que la fuerza del carisma de Champagnat está en la pasión por Jesucristo y en el servicio a los niños pobres y a la juventud como miembros de la Iglesia y ha agradecido a Dios el liderazgo de los que ejercen su responsabilidad de animación y gobierno así como la entrega de los hermanos con quienes laicos numerosos y entusiastas comparten la misión. El hermano Seán ha entregado a cada hermano participante un pequeño recuerdo con la foto de la Buena Madre. El canto final We choose life ha sido un himno de esperanza y de compromiso, que ha resonado como un eco cercano de las inquietudes e ilusiones del último Capítulo general. Cerramos aquí nuestras crónicas en directo de la reunión celebrada en Mittagong.

2915 visitas