Inicio > Biblioteca > Boletín marista > Número 155 (17/07/2004)

 

 


 



 


Ernesto Sánchez, Superior general

El nuevo comienzo ya ha comenzado
H. Ernesto Sánchez, Superior general



 

FMSI

Conectarse

Hermanos maristas

RSS YouTube FaceBook Twitter

 

Foto de hoy

Italia: Comunidades Internacionales para un Nuevo Comienzo Lavalla200>, Siracusa

Hermanos maristas - Archivo de fotos

Archivo de fotos

 

Últimas novedades

Archivo de novedades

 

Calendario marista

15 diciembre

Santos: Valeriano, Cristina, Arturo
1949, salida de los primeros hermanos para Nigeria

Calendario marista - diciembre

Boletín marista - Número 155

 

HENRI VERGÈS
17/07/2004

Bajar WORD

El hermano Alain Delorme es entrevistado por el hermano Lluís Serra
HENRI VERGÈS, UN CONSTRUCTOR DE PUENTES
ENTRE LA IGLESIA Y EL ISLAM

Alain Delorme, 72 años, nacido en Saint Paulet-de-Caisson, Francia. Consejero general de 1985 a 1993. Vicepostulador de la causa del hermano Henri Vergès, asesinado en Argel el 8 de mayo de 1994.

¿Quién fue el hermano Henri?
Nacido el 15 de julio de 1930, en Matemale, Pirineos Orientales, en la meseta de Capcir, fue el mayor de seis hijos, de padres agricultores. Dejó su pueblo a los 12 años para ser marista.

¿Cuál fue su trayectoria marista?
Henri fue novicio en Saint-Paul-3-Châteaux y escolástico en N.D. del Hermitage. A los 18 años, empieza su apostolado como maestro, sobre todo en la región de Ardèche, y permanece 8 años en la Corrèze, y en N.D. de Lacabane como submaestro de novicios. Elegido capitular por su Provincia, participa en el Capitulo general de 1967. Termina su licenciatura en filosofía en junio de 1968 y llega a Argelia en 1969.

¿Cómo se inculturó?
Henri se puso a aprender el árabe con entusiasmo. Leía el Corán y se mantenía al corriente de lo que pudiera ayudarle en su trabajo como educador de jóvenes musulmanes. En el colegio Saint Bonaventure de Argel, logró infundir vida al equipo educativo y puso en marcha un proyecto pedagógico basado en un clima de confianza mutua. De 1976 a 1988, fue profesor en el liceo de Sour-El-Ghozlane, a 120 km al sur de Argel. Se entregó totalmente a sus alumnos y se granjeó la confianza de su director por su dedicación a los alumnos más flojos.

¿Cuál ha sido su contribución al diálogo entre musulmanes y cristianos?
A partir de 1980, Henri participa activamente en el “Ribat”, una fraternidad espiritual con musulmanes que se reunía dos veces al año en N.D. del Atlas, un lugar cerca de Medea, con el prior Christian de Chergé, que fue asesinado junto a seis de sus cohermanos en mayo de 1996. Henri se empeñó hasta el final en profundizar el sentido de la presencia de la Iglesia en el mundo musulmán. Era su manera de identificarse con el pueblo argelino. Con su vida y muerte, ha sido un constructor de puentes entre la Iglesia y el Islam.

¿Cuál fue su labor entre la juventud?
Henri evitaba hacer cualquier proselitismo. La biblioteca de la calle Ben Cheneb acogía a más de 1200 jóvenes estudiantes. Allí encontraban la paz y los recursos que necesitaban. Se les respetaba su itinerario personal. Para Henri, este esfuerzo de comprensión sólo podía desembocar en Dios.

¿Por qué introducir su causa?
Porque nuestro hermano ha sido un testimonio del compromiso de la Iglesia y de su fidelidad al servicio de los jóvenes argelinos, como dijo el cardenal Duval. Porque su acción apostólica es un modelo de respeto al otro en su identidad y libertad.

FMS Ecos maristas 48, junio 2004

3162 visitas