Inicio > Biblioteca > Boletín marista > Número 160 (17/09/2004)

 

 


 



 


Emili Turú - La Valla: casa de la luz

Emili Turú
Superior general



 

FMSI

Conectarse

Hermanos maristas

RSS YouTube FaceBook Twitter

 

Foto de hoy

España: Consejo Provincial Mediterránea

Hermanos maristas - Archivo de fotos

Archivo de fotos

 

Últimas novedades

Archivo de novedades

 

Calendario marista

24 junio

Solemnidad de la Natividad de san Juan Bautista

Calendario marista - junio

Boletín marista - Número 160

 

EL PROYECTO DE COMUNICACIONES MARISTAS
17/09/2004

Bajar WORD

El hermano Lluís Serra finaliza seis años como Director de Comunicaciones
“EL PROYECTO DE COMUNICACIONES MARISTAS QUIERE CONSTRUIR EN TORNO A CHAMPAGNAT UN PUNTO MUNDIAL DE ENCUENTRO”

Entrego en este mes de agosto el testigo de la dirección de las Comunicaciones del Instituto Marista al hermano Onorino Rota, que me sucede en el ejercicio de esta responsabilidad. De esta manera, cierro una etapa de seis años al servicio de la Administración general. Como la cita ha sido al menos semanal y últimamente diaria a través de la web, no quisiera marchar sin escribir a nuestros lectores un boletín de despedida. Regreso a Cataluña y a la Provincia del Hermitage.

Para empezar, dos tareas apasionantes
La construcción de un proyecto colectivo se nutre de los mimbres de las decisiones personales. Hace seis años fui llamado a la Casa general para dirigir las publicaciones del Instituto y formar parte del equipo organizador de la canonización de Marcelino. La primera tarea ofrecía precedentes; la segunda era excepcional, ya que era la primera canonización en los maristas y nunca más se daría la canonización del fundador. La primera iba a durar un trienio prorrogable una vez. La segunda, apenas un año. La primera consistía en elaborar un proyecto de largo alcance. La segunda se centraba en dotar de sentido y profundidad un acontecimiento que se abría a la universalidad de la Iglesia. La primera ha tenido un ritmo más pausado, en la medida que puede serlo el ámbito de las comunicaciones. El ritmo de la segunda fue frenético, trabajando a contrarreloj. A inicios de enero de 1999, El Papa confirmó la fecha de la canonización, es decir el 18 de abril, para que la restaban poco más de tres meses y medio. Agradezco al hermano Benito, entonces Superior general, y a su Consejo la confianza que depositaron en mí al encomendarme estas tareas, de mayor repercusión mediática que la que realiza la mayoría de los hermanos en cualquier lugar del mundo, pero no por ello de más valor, ya que nuestros esquemas obedecen a otros parámetros. Agradezco también al hermano Seán y a su Consejo que hayan revalidado esta confianza.

Sentimientos a la hora del relevo
El momento de pasar el testigo al hermano Onorino, con quien me une una gran amistad y tuve la satisfacción de compartir responsabilidades en el equipo de la canonización, ha coincidido con un momento de intensa actividad en el servicio de Comunicaciones. La inauguración y desarrollo de la web así como la atención a diversas publicaciones, entre ellas el FMS Mensaje 33 que llegará a las comunidades en septiembre u octubre, han generado mucho trabajo. Me siento contento al vislumbrar el futuro con ilusión y entusiasmo y al ver que el proyecto largamente acariciado va tomando cuerpo. Por otra parte, al tener que dejar en orden mi despacho, he revisado centenares de papeles y fotos… En esta revisión, se han dado cita en mí una amalgama de sentimientos surgidos al recordar los años pasados y algunos acontecimientos singulares como la colocación de la estatua de Champagnat del escultor Jiménez Deredia en el Vaticano. Me ha sorprendido ver cantidad de cosas realizadas. He entrado en relación virtual con muchas personas y ha brotado en mí el agradecimiento por quienes han prestado su colaboración, han traducido los originales a los distintos idiomas, han aportado sus textos y fotos, han escrito notas y cartas, han dado aliento por el trabajo llevado a cabo. ¡Es formidable observar una obra colectiva, elaborada por tantos mimbres de distinta procedencia!

Tres ejes del plan de acción: proyecto, equipo y cambio
Presenté al Consejo general un plan de comunicaciones maristas. Se trata de un plan ambicioso, con un buen desarrollo actual pero lejos todavía de lo que puede ser, cuyos tres ejes son el proyecto, el equipo y el cambio.

- El proyecto de las comunicaciones maristas quiere construir en torno a Champagnat un punto mundial de encuentro como servicio a la evangelización y al carisma marista. Sus objetivos apuntan a dar a conocer el proyecto de animación y gobierno del Consejo general, a impulsar las líneas básicas diseñadas por el Capítulo general, a divulgar la reflexión y las actuaciones del Consejo general, a favorecer la unidad del Instituto respetando y valorando la diversidad de culturas y misiones, a alimentar el espíritu de familia entre hermanos y laicos, atraídos unos y otros por valores comunes.

- El equipo es la garantía de la realización del proyecto. La labor de equipo se nutre especialmente de tres sectores: a) el hermano Superior general y de su Consejo, al ser el servicio de Comunicaciones difusor de sus tareas de animación y de gobierno; b) la Administración general, con sus sectores cuyas actuaciones repercuten en los espacios informativos y con los servicios de colaboración del Secretariado general, especialmente los traductores (internos y externos); y c) la red de corresponsales del Instituto, publicada en el nº 152 de FMS Últimas noticias, que aporta la diversidad y el colorido de la presencia marista en el mundo.

- El cambio es el precio de responder a los nuevos retos que la sociedad, el Instituto y la Iglesia nos plantean así como las nuevas posibilidades que nos brindan las transformaciones tecnológicas. Algunos cambios que se han producido son, entre otros: la transformación de Publicaciones por Comunicaciones, la edición de revistas atendiendo a criterios modernos de tipografía, la cobertura informativa de la canonización de Champagnat y del 20º Capítulo general, la reorientación del trimestral “FMS Ecos maristas” hacia los laicos como nuevos destinatarios, el inicio del archivo digital de fotografía, la edición de material audiovisual como diversos vídeos y CD, la creación del “Boletín marista” que se envía por correo electrónico a quien lo solicita, la concepción y puesta en marcha de la nueva web oficial (www.champagnat.org), que ahora es el mayor reto informativo y de comunicaciones, en que se cuenta con la colaboración de Luiz da Rosa como webmaster. Y hay más cambios que están por venir, entre ellos la sección de jóvenes en la web, cuya apertura está prevista para el 8 de septiembre.

Una convicción de fondo
La riqueza y la diversidad de presencias maristas son mucho más valiosas de lo que aparecen en nuestros medios de comunicación. Ésta es mi convicción, como también lo es que vale la pena compartirlas evitando la superficialidad y los deseos de figurar. El miedo a estos riesgos no debe impedir de poner en común nuestras experiencias, inquietudes y reflexiones, porque alimentan nuestro espíritu de familia, que afecta a hermanos y seglares. Por ello, me atrevo a realizar una llamada a la participación desde la sinceridad y la sencillez. Silenciar por miedo o por pereza no es ninguna virtud. Si ponemos en común nuestros panes y peces, la multiplicación será un hecho.

Marcelino, un corazón sin fronteras
El lema de la canonización sigue vivo como reclamo para nuestra vida marista. Marcelino dijo: “Todas las diócesis del mundo entran en nuestras miras”. Hoy, debido a los progresos de la técnica, vería que las posibilidades son inmensas y que el mensaje del Evangelio puede llegar a los confines más insospechados de la tierra, también a través de estos medios. Sin duda, los aprovecharía sin mitificarlos. Poder comunicarnos en décimas de segundo es importante, pero mucho más lo es el contenido de nuestros mensajes, es decir, anunciar cuánto nos ama Dios.

Dejo el timón al hermano Onorino, pero sigo a bordo como todos nosotros. La colaboración en el proyecto tiene muchas posibilidades. Espero contribuir de algún modo.
Recuerdo, como anotación práctica, que a partir de ahora la dirección e-mail: publica@fms.it irá directamente al ordenador del hermano Onorino y que mi nuevo e-mail es: lluisserra@interfree.it

Cierro en mi vida una etapa de seis años, llenos de realizaciones, proyectos, entusiasmo e incluso frustraciones…. pero aún más de agradecimiento. Las tareas van a ser distintas pero no las razones que nutren el corazón.

Con afecto
H. Lluís Serra

2870 visitas