Inicio > Biblioteca > Boletín marista > Número 206 (21.07.2005)

 


 


 



 


Emili Turú - La Valla: casa de la luz

Emili Turú
Superior general



 

FMSI

Conectarse

Hermanos maristas

RSS YouTube FaceBook Twitter

 

Foto de hoy

Italia: Programa de formación permanente en Manziana

Hermanos maristas - Archivo de fotos

Archivo de fotos

 

Últimas novedades

Archivo de novedades

 

Calendario marista

28 abril

San Pedro Luis Maria Chanel y Nuestra Señora de Fourvière
1841: san Pedro Chanel, padre marista, martirizado en la Isla de Futura
1998: salida de los primeros hermanos para Rumania

Calendario marista - abril

Boletín marista - Número 206

 

El Hermano Héctor nos describe cómo ha vivido el paso del huracán Dennis por la isla de Cuba
21.07.2005

Bajar WORD

El presente mensaje es para contar un poco nuestra última semana. El Hno. Carlos se encuentra de visita de familia, regresa en agosto. Efraín, Salvador, Yoandy, José Luis, de Mexico Central y yo por aquí, para compartir lo sucedido con el Dennis.

No se si se enteraron por allá que, el huracán Dennis entró por nuestra bahía hace ya una semana, haciendo estragos por nuestra ciudad de Cienfuegos y gran parte de la Isla. Fue un huracán de categoría 4. El nivel de las pérdidas equivale a 60 por ciento del ingreso del turismo en 2004. Se han perdido hasta ahora unas 15 mil viviendas y daños en 21 hoteles para turistas extranjeros (aquí los cubanos no tienen acceso a los hoteles para turistas, aunque tengan con qué pagar). Se reportan 16 muertos y el balance en pérdidas materiales por más de mil 400 millones de dólares. La caída de 36 torres en la zona central del país provocó la ruptura del sistema eléctrico. 2 millones y medio de personas quedamos sin servicio de agua, por falta de energía necesaria para el bombeo. Hubo un total de 120 mil viviendas con severos daños, entre ellas las 15 mil desplomadas por completo; 25 mil con derrumbes parciales, 60 mil con daños parciales en techo y 24 mil con pérdida de techo. Casi sin vivienda quedaron dos poblados de la provincia de Granma: Niqueo, con 83 por ciento de casas dañadas en algún grado, y Pilón, con 94 por ciento.
Se ha perdido la cosecha de cítricos, plátano, yuca (tubérculo tipico), aguacate, mango y maíz. Escaparon a la devastación la caña de azúcar, que no está en época de cultivo y tabaco. Murieron 73 mil aves ponedoras. Ahora estamos en plena etapa de recuperación, echando pa´lante como dicen los cubanos.
Os cuento en tres palabras lo que viví. Es el segundo ciclón que me toca en Cuba, el otro fue el año pasado en La Habana.

Jueves 7: Vida normal y.... ¡alerta ciclónica! Vino a nuestra casa la mamá de Yoandy, formando marista, para acompañar a su papá que sufrió un infarto. En el hospital pasó a terapia intermedia, luego intensiva y ahora intermedia. Se inicia la lluvia.

Viernes 8: ¡todo el mundo corriendo y arreglando su casa para el paso del ciclón! Quitando anuncios del partido, protegiendo mercancía...
A las 12:00, vientos. A la 1:00 pm lluvia y 2:00 pm ciclón hasta las 5:00 pm vientos huracanados con mucha lluvia. Escuchamos cómo caen ramas, láminas volando... 6:00 pm sacamos el agua de la casa. Siguen las lluvias. Ordenamos la casa por dentro que tiene muchas goteras, además que el agua se mete por todos lados.

Sábado 9: 24 horas con lluvia. Todavía, poca gente se mueve por la mañana. Por la tarde hay movimiento y salimos a compartir con los vecinos, ver los daños y afectados. Muchas matas, árboles, casas de madera, tendido eléctrico se vino abajo. Suspendimos actividades programadas: la convivencia de verano para adolescentes de periferia, la Asamblea Diocesana de Laicos pasa para el mes de agosto, etc.
La cerca que divide la nueva construcción del patio de nuestra casa, se vino abajo.

Domingo 10: Muy poca gente en la calle. Tuvimos misa dominical con poca presencia, conversamos de lo ocurrido y lo que se puede hacer. Sale algo de sol. Iniciamos el arreglo del patio de la casa, sacar ramas, picar troncos caidos, etc.
Compartimos con nuestro obispo mons. Emilito, antiguo alumno marista de Santa Clara. Ha podido recorrer la diócesis. Nos cuenta el desastre y angustia de la gente. Se le veía con las pilas bajas, contando todo lo que le tocó ver y oír. Tenemos que hacer algo, aunque sea poco, pequeño, insgnificante... Acompañar a la gente.

Lunes 11: Conseguimos un buen leñador que acabó con los troncos de los mangos y aguacates. Seguimos visitando a la gente de las comunidades en tono solidario. Nos percatamos de más daños. En mi barrio de la Esperanza, la casa de Mileidy, totalmente destruida. La vivienda de Katy, mamá de Senia, abajo, eran casas de madera. Están esperando que les resuelvan, que va a darles. Algunos no quieren ir a los albergues por miedo a perder lo poco que tienen. Parte de la casa de Migdalia, catequista de Tulipán, abajo, era de madera. Llegó el Hno. José Luis, que viene para acompañarnos en las convivencias de verano, llegó sano y salvo.

Martes 12: seguimos visitantodo gente y arreglando la casa. Compramos arroz y chícharo para la gente de nuestras comunidades.
De viernes 8 a miércoles 13, sin agua y luz. La gente en la calle, se fajaba por el agua de las pipas. Los de buenavista abriron la cisterna del tanque que alimenta de agua al reparto. Las rastras han empezado a limpiar las calles. Hay mucha humedad y mal olor en algunos lugares. Los hospitales, hoteles y chopingsssss con planta de luz propia. La gente comprando y gastando en lo poco que hay de alimentos. El miércoles en la noche llega la corriente eléctrica y algo de agua. El agua viene turbia... La tendremos que hervir.
Cáritas de cubana llega con algunas cosas simbólicas.... Rafaelito, director de cáritas, empezó desde el lunes a repartir lo poco que tenía en la bodega y comprar leche en polvo, arroz, pastas, jabones...

Miércoles 13: se ve más movimiento y la gente acude a su trabajo normal, aunque todavía hay personas arreglando sus casas. Ni la casa, ni la parroquia de Lourdes, del Carmen y Cristo Rey, que atendemos los Hermanos, sufrieron daños graves. Me da pena con nuestros vecinos, que se quejaban de los muchachos por dañarles las tejas de su casa con los balones que se pasaban porque ahora sí, el ciclón les voló algunas tejas. Bueno, pero hay que darles una mano.

Jueves 14 y viernes 15: Seguimos visitando personas y ayudando en lo que podemos, al igual que reprogramando algunas actividades de julio y agosto que se vinieron abajo.

Un abrazo y unión de oraciones.
Desde Cuba. Hno. Héctor


Álbum fotográfico

3116 visitas