Inicio > Biblioteca > Boletín marista > Número 210 (25.8.2005)

 


 


 



 


Emili Turú - La Valla: casa de la luz

Emili Turú
Superior general



 

FMSI

Conectarse

Hermanos maristas

RSS YouTube FaceBook Twitter

 

Foto de hoy

Sudáfrica: St David’s Marist Inanda

Hermanos maristas - Archivo de fotos

Archivo de fotos

 

Últimas novedades

Archivo de novedades

 

Calendario marista

25 mayo

Santos: Gregorio, María Magdalena de Pazzi y Vicenta María López Vicuña.
1975: muere en Saint-Paul-Trois-Chateaux el H. Leónidas, 7º Superior general.
1990: Congreso de teólogos para la heroicidad de las virtudes del H. Alfano Vaser.

Calendario marista - mayo

Boletín marista - Número 210

 

Encuentro de Aggiornamento de las Clarisas Menores
25.8.2005

Bajar WORD

Encuentro de Aggiornamento de las Clarisas Menores
EN NUESTRA VIDA QUISIÉRAMOS VIVIR LOS MISMOS VALORES QUE LOS DEMÁS CRISTIANOS HAN SIDO LLAMADOS A VIVIR.
NOS AGRADARÍA SER UN POQUITO MÁS RADICALES


Al final del mes de mayo en una cogedora casa de oración cercana a Roma (Bagnoreggio ), lejos de sus respectivos monasterios, las Abadesas y las Formadoras de las Clarisas menores se han encontrado para un curso de aggiornamento y de formación. Su disponibilidad nos ha permitido realizar esta entrevista que nos ayuda a comprender el significado de su elección de una vida integralmente contemplativa.


Cuántas son actualmente?
En Italia somos 1.445, con 91 profesas temporales, 61 novicias y 38 postulantes. En el mundo las Clarisas Menores son alrededor de 18.000

Todos los Institutos están viviendo la crisis de las vocaciones ? También entre Ustedes se verifica el mismo fenómeno?
La crisis existe aunque en forma menor tal vez porque nuestra identidad es bien definida y viene percibida claramente en lo externo. Un problema que incide fuertemente es la distancia entre nuestro estilo de vida comunitario con respecto al de una chica de hoy, la falta de mediación de la familia y de la sociedad cristiana… Otro problema que vivimos hoy es “el mantenimiento” de las vocaciones: muchas jóvenes dejan el convento antes de la profesión solemne.

Cuál es vuestra identidad y misión?
Nuestra identidad es la de siempre: una vida enteramente contemplativa. La concretización asume aspectos y esfumaturas diferentes debidas a la cultura al ambiente en el cual los monasterios están asentados, pera la característica fundamental y común es clara y visible prioridad del ser sobre el hacer y el tener.

Podría explicar mejor esta idea?
El mundo está llevado hacia la acción y el hombre de hoy es a menudo considerado por aquello que tiene y hace que por aquello que es. En este contesto nosotras privilegiamos la gratuidad y la relación. Según las enseñanzas de santa Clara nuestro carisma es el cumplir el Evangelio y rezar.
Nuestra es también elección de vida de tipo franciscano y por tal motivo las categorías con las que entendemos entrar en ralación estrecha con los ancianos, los emarginados, los enfermos y de todas aqellas personas que nuestra sociedad considera no eficientes.

Conocemos vuestras condiciones de vida. Que ayuda pueden ofrecer?
Los pobres que golpean a nuestras puertas son siempre muchos y nadie se ha retirado con las manos vacías. Los ayudamos con el fruto de nuestro trabajo.
Una vez asegurado lo necesario para nuestra supervivencia el resto lo destinamos a los pobres. Hoy, sin embargo hay muchas maneras de ser pobres; la desesperación es una de aquellas con la que llegamos mayormente en contacto. Son tantas las personas que llegan a confrontarse con nuestra vida, con nuestra oración…!

Reciben muchas ofertas?
Recibimos ofertas y antes éstas nos bastaban para vivir. Hoy no son suficientes y por tal motivo valoramos mayormente nuestro trabajo que cambia con el cambiar de los tiempos, de las capacidades, de la sensibilidad de las Hermanas que entran en el Monasterio. En otros tiempos las Hermanas se dedicaban al bordado, hoy, entre las jóvenes, esta actividad es muy rara.

Los Monasterios son autónomos los unos de los otros?
Sí desde siempre cada Monasterio posee una total autonomía. Es una autonomía que tiene sus raíces, en la “santa unidad” y en la altísima pobreza “como nos ha transmitido santa Clara”. Es una autonomía que une porque las decisiones más importantes están siempre tomadas por un mismo capítulo.

El encuentro que realizan está organizado por vuestra federación. Cuál es su rol?
La federación tiene un rol esencialmente de coordinación entre los diversos monasterios. Desarrolla una función importante a nivel informativo y formativo. Ha intentado organizar un noviciado intercomunitario, pero hemos caminado poco en esta dirección.

Quién decide el cierre de un monasterio?
Nadie puede interferir en una cuestión del género. Teóricamente ni siquiera la Santa Sede. El Monasterio se cierra con la muerte de la última Hermana. Si el número es demasiado exiguo y las Hermanas desean unirse a otro Monasterio, lo pueden hacer, pero nadie puede imponerlo.

Qué autoridad ejercita la madre Abadesa?
En la vida concreta de todos los días, el rol de la autoridad de la Abadesa no constituye un gran problema porque no hay un continuo intercambio entre las Hermanas. Nosotras compartimos todo y la comunidad conoce todo, por lo que no tenemos nada que esconder. Hay, sin embargo, aquello que llamamos «discretorio » ( discreto, razonable,..) Mas que para gobernar sirve para animar la vida de la comunidad. Es un grupo que está realmente al servicio de la comunidad.

Cuánto dura el mandato de una Abadesa ?
Una Abadesa permanece en el cargo por tres años, pero puede ser reelegida por cuatro trienios consecutivos. Para el tercero y cuarto trienio es necesario la aprobación de la Santa Sede. Con la Abadesa se elige también “El discretorio” compuesto por una, tres o cinco consejeras según el número de las Hermanas del Monasterio.

Cuando se habla de un Monasterio a menudo se lo asocia a la idea de un pararrayo contra los males de la Iglesia y del mundo. Qué piensa de eso?
Es una imagen que no me convence mucho. Está ligada a una mentalidad que veía la vida consagrada como una oasis perteneciente a un “estado de perfección” y por lo mismo considerada un pararrayo en contra de los males del mundo. Hoy nos sentimos Hermanas en medio de los hombres y a las mujeres de nuestro tiempo. Hemos recibido un distinto don, pero tenemos también responsabilidades comunes. Diría que buscamos vivir en modo más radical los mismos valores que los demás cristianos están llamados a vivir. Si queremos ver una diferencia, diría que nosotras quisiéramos ser un poco más radicales de los otros.

Pero hay siempre mucha gente que se confía a vuestras oraciones.
Sí es verdad que muchos se confían en nuestras oraciones y esta es una característica de nuestra radicalidad. Pero no quisiéramos quitar la responsabilidad a los demás como si fuéramos delegadas para rezar en su lugar. A nosotras nos gustaría solo recordar a nosotras y los demás la prioridad de nuestra relación con Dios. Es sobre ésta que se funda nuestra misión. A este propósito le quisiera contar un hecho interesante. Un día llegó al convento un religioso trayéndonos mucho material y una discreta suma de dinero, pidiéndonos de rezar por su Instituto. Quedó mal cuando le respondí que esto no era posible. “Porqué?” me interrogó. Yo le respondí: “Mire, nosotras rezamos al Padre por las necesidad del mundo, mas solamente El es que dispensa sus dones, cuando, donde y a quien desea.”

Qué tipo de informaciones entran en vuestros conventos?
Alguien dice que para saber lo que pasa en el mundo es suficiente telefonear a las Clarisas! Es ciertamente exagerado, pero nosotras normalmente leemos el diario, vemos el telediario, navegamos un poco en internet… Pero nuestra vida está totalmente empeñada que nos falta el tiempo para dedicarnos a estas cosas.

Cuando se dice clausura la gente a menudo la asocia a segregación y alguna vez a cerrazón mental. No han pensado nunca en sustituir el término con otro ?
Quisiera recordar que nosotras no somos Hermanas de clausura, sí de vida enteramente contemplativa. Solamente en esta prospectiva se puede elegir la clausura. A nosotras nos interesa poner en evidencia lo que somos y no los medios que utilizamos para alcanzar un determinado fin. De todos modos la clausura de hoy no es ciertamente aquella de 30 años atrás. Para nosotros la clausura es un instrumento para vivir de manera más profunda nuestra vida contemplativa.

A una joven que les pregunte por qué se han hecho hermanas de clausura qué responden?
Para mí la respuesta es muy simple: el Senõr me ha llamado. Yo no pregunto a una joven por Qué se ha enamorado de X en lugar de Y. Las razones que puede dar son todas justas y todas equivocadas. Cada vocación, cada forma de vida, depende del deseo que Dios ha colocado en el corazón de cada uno de nosotros. En mí ha puesto el deseo de la vida contemplativa. No puedo sino alegrarme y agradecerle.

Qué consejo daría a un /a joven de hoy?
Es verdaderamente difícil dar consejos a todos . Solamente puedo decir que mi felicidad ha comenzado cuando entrando en mí misma , con sorpresa he descubierto encontrarme en compañía de Dios.

Agradezco la entrevista, respeto el deseo del anonimato, y no puedo sino permanecer admirada por el ambiente de serenidad y de paz que he respirado en las pocas horas en las que he participado en este encuentro.

3052 visitas