Inicio > Biblioteca > Boletín marista > Número 216 (06.10.2005)

 


 


 



 


Emili Turú - La Valla: casa de la luz

Emili Turú
Superior general



 

FMSI

Conectarse

Hermanos maristas

RSS YouTube FaceBook Twitter

 

Foto de hoy

Italia: Programa de formación permanente en Manziana

Hermanos maristas - Archivo de fotos

Archivo de fotos

 

Últimas novedades

Archivo de novedades

 

Calendario marista

28 abril

San Pedro Luis Maria Chanel y Nuestra Señora de Fourvière
1841: san Pedro Chanel, padre marista, martirizado en la Isla de Futura
1998: salida de los primeros hermanos para Rumania

Calendario marista - abril

Boletín marista - Número 216

 

Entrevista al Hermano Xavier Barceló
06.10.2005

Bajar WORD

H. Antonio Martínez Estaún

El hermano Xavier Barceló es actualmente el Provincial de la Provincia del Hermitage.

Fuiste hermano joven invitado por el hermano Charles Howard, Superior general, a la V Conferencia general de Veranópolis. Hoy participas en la VII Conferencia general como Provincial.
Sí, tuve la suerte de que Cataluña, mi provincia de entonces, contara con un nutrido grupo de hermanos jóvenes y el H. Charles Howard la incluyó entre las provincias invitadas a enviar un hermano joven. Mi provincial me ofreció la oportunidad y la acepté. Fue precedida de una peregrinación de solidaridad en América Latina. Me asignaron el grupo de Bolivia. Diez días, junto con otros ocho o nueve hermanos provinciales, de contacto con la realidad marista y la vida religiosa y eclesial boliviana en clave de escucha y de lectura de la vida que Dios suscita entre los indígenas, los mineros, los niños y jóvenes de nuestras escuelas… Además, aprovechando el viaje de ida, pude pasar dos días en Paraguay y saludar a los hermanos. Para mi fue todo un descubrimiento. Me prometí que si alguna vez volvía a tierras latinoamericanas sería sólo con billete de ida, para quedarme. Pero no he podido cumplir mi palabra.

Seguro que más de un Provincial de latinoamérica va a tomar nota de tu disponibilidad. Miramos por un momento hacia el pasado para tomar conciencia de los dones que Dios nos ha regalado. De Veranópolis a Negombo el Instituto ha recorrido un interesante camino. Se han vivido acontecimientos significativos, acontecimientos que han hecho historia en el Instituto.
Han pasado 16 años. Dos Capítulos generales y otra Conferencia general. Aunque no he participado en ninguno de estos acontecimientos creo que todos los hermanos somos testigos de la evolución que se ha dado en nuestro Instituto con el impulso que han generado estos encuentros. La guía experimentada de los hermanos Charles Howard, Benito Arbués y Seán Sammon, plasmada en sus cartas y circulares, son referencia obligada. El mapa de las Provincias ha cambiado notablemente. El número de hermanos se ha reducido pero estamos presentes en más países que entonces. La media de edad en algunas zonas ha aumentado bastante y en otras los noviciados están llenos. La reestructuración, la presencia de los seglares en la vida y misión marista, la espiritualidad apostólica marista, la canonización de nuestro Fundador, el año vocacional que acabamos de celebrar. Somos un Instituto vivo y por eso en cambio.

¿Qué camino interior han vivido los hermanos en el Instituto desde el 20º Capítulo general hasta la VII Conferencia?
Mi punto de mira es reducido y abarca muy poco en comparación con la gran diversidad cultural y la amplia internacionalidad del Instituto. Por lo que veo en mi actual Provincia y en los contactos con hermanos de otras Provincias nuestro camino interior pasa por un intento de clarificar nuestra identidad, por un esfuerzo de dar visibilidad a nuestro ser y actuar maristas, nuestra vocación de hermano, en la Iglesia junto a los seglares, por una redefinición de nuestra espiritualidad apostólica, por una actualización de nuestra misión educativa y evangelizadora al servicio de los niños y jóvenes más necesitados y por una búsqueda de un estilo de vida comunitaria enraizada en nuestros orígenes carismáticos y abierta a los desafíos de la cultura juvenil de nuestro tiempo.

¿Cómo ves el 20º Capítulo general a cuatro años de su clausura?
Sigo descubriendo que las cinco llamadas capitulares no sólo son de total actualidad sino que conservan todo su vigor de desafío. Me parece que profundizadas en la oración personal y comunitaria, reflexionadas desde la escucha del diálogo fraterno y compartidas a la luz de las experiencias realizadas en nuestras Provincias van a seguir alimentando la vida y el futuro de nuestro caminar marista. Pido a San Marcelino Champagnat que nos conceda algo de su pasión, de su fuego interior, para llevarlas a la práctica tanto personal como comunitariamente.

¿Qué es lo más vital que percibes en la Conferencia?
Acabamos de pasar el ecuador de la misma. Creo que la fenomenal acogida de los hermanos de Sri Lanka, llena de sencillez y de frescura oriental, el serio trabajo de preparación de los temas que van marcando nuestro calendario moderados por los diversos hermanos consejeros y colaboradores, el trabajo eficaz del comité coordinador y la palabra iluminadora y apasionada del H. Seán han propiciado desde el inicio un clima de franca comunicación y escucha que permite tomar el pulso al momento que estamos viviendo como Instituto y captar por donde puede estar Dios insinuando su presencia, su aliento. No sé si más adelante el cansancio hará mella en algunos de nosotros, ni que grandes o pequeñas conclusiones extraeremos al final, pero percibo que en los que formamos la asamblea hay la suficiente apertura y atención al otro como para poder entrever con bastante claridad algunas pistas de futuro o recomendaciones de ruta.

2899 visitas