Inicio > Biblioteca > Boletín marista > Número 220 (3.11.2005)

 

 


 



 


Emili Turú - La Valla: casa de la luz

Emili Turú
Superior general



 

FMSI

Conectarse

Hermanos maristas

RSS YouTube FaceBook Twitter

 

Foto de hoy

España: Consejo Provincial Mediterránea

Hermanos maristas - Archivo de fotos

Archivo de fotos

 

Últimas novedades

Archivo de novedades

 

Calendario marista

25 junio

Santos: Próspero, Guillermo, Máximo
1993, inauguración oficial del Centro Marista Asiático (MAC)

Calendario marista - junio

Boletín marista - Número 220

 

Curso de tercera edad - Manziana - Agosto-ocubre 2005
3.11.2005

Bajar WORD

Desde el 10 de agosto nos encontramos reunidos 20 Hermanos (17 Maristas y 3 Marianistas) en Manziana, Italia, para el Curso de Espiritualidad de la Tercera Edad.
Cuando en un viaje vas caminando largo tiempo y no te sientas a mirar lo que has andado, el lugar en donde ahora te encuentras y no consultas tu mapa para ver el camino que te falta recorrer, corres el riesgo de vacilar y dudar qué es lo que tienes que hacer y te expones a perder el tiempo en esas vacilaciones; tiempo que es tan precioso porque se te está acabando. Pero al mismo tiempo tienes miedo de mirar hacia delante, tienes miedo porque tal vez te esperan horas angustiosas, caminos difíciles. Esa es la impresión que varios de nosotros tenemos que reconocer que tuvimos al recibir la invitación al Curso de la Tercera Edad.
Las siguientes líneas, que responden a preguntas que se hicieron a varios de nosotros, dirán si realmente fue así o cuál es nuestra experiencia de este tiempo de gracia que el Señor y el Instituto nos conceden.

¿Qué te pareció el grupo, el ambiente que se ha formado, las interrelaciones?
Hno. 1. Las edades del grupo oscilan entre 63 y 81 años. Provenimos de 10 Provincias diferentes. Pero sentí al grupo muy integrado, a pesar de todo. Sirvieron, sin duda, para ello, las dinámicas de los primeros días y la excelente buena voluntad de cada uno en los siguientes.
Hno. 2. En general creo que la convivencia ha sido buena, tanto en los grupos pequeños, de vida, digamos, como en el grupo general. En algún momento, tal vez pudo romperse un poco la tranquilidad del grupo(en mi opinión peccata minuta) por la diferencia de opiniones. Ayudaron las salidas comunitarias así como los pequeños trabajos de grupo: fregadero, comedor, liturgia, etc. Creo que todos tratamos de vivir las pequeñas virtudes tan maristas y marianistas. Tengo una inquietud, que tal vez el entusiasmo excesivo por las computadoras (ordenadores) nos haya perjudicado un poco.
Hno. 3. Destaco el valor de una comunidad especial, en ambiente de oración creativa y de relaciones fraternas. Lo resumo en estas coplillas

COMUNIDAD intercongregacional
La compuesta por MARISTAS
Un CAPUCHINO jovial
Y también tres MARIANISTAS.

El Curso de Espiritualidad
Es un regalo de Dios.
Para la tercera edad
Es la mejor bendición.

Dos meses de paz y armonía
Convivencia y fraternidad,
Reflexión y humor cada día
Y oración con creatividad.

¿Crees que los temas ventilados fueron adecuados? ¿Cómo fueron tratados? ¿Qué es lo que crees que más te pueda servir para el futuro?
Hno. 4. Los temas que más me gustaron fueron: Porvenir de la Vida Religiosa, Espiritualidad en general e interioridad, Espiritualidad Apostólica Marista, Psicología y Espiritualidad de la Tercera Edad. Fueron tratados con profundidad, además amenamente y con buenos recursos técnicos, preparados varios de ellos por el Hno. Diamantino Duque.
Hno. 5. Lo más importante es que los temas estudiados son fruto no solo de estudio del ponente sino de vivencias; impactante fue para mí, por ejemplo, la sencillez y profundidad de la vivencia Mariana del Hno. Giovanni Bigotto, la Psicología y Espiritualidad de la Tercera Edad del Hno. Onorino Rota y mi Historia de Salvación personal del Hno. David Aranda.
Hno. 6 No cabe duda que lo más emotivo, para mí y para muchos compañeros, fue la estancia en el LHermitage. Sentimos la presencia de nuestro Querido Padre Fundador a través de la visita guiada (por el Hno. Alain Délorme) a todos los lugares Maristas y de las interesantes conferencias del mismo. Se agigantó dentro de mí la figura de Marcelino.

Los paseos o salidas fuera de Manziana, ¿te parecieron importantes) ¿ no te llevaste la impresión que pudieron ser pérdida de tiempo?
Hno. 7. No, me parece que son un complemento para la formación, además de ser muy interesantes y que permiten la convivencia. Fuimos a Santuarios en honor de la Sma. Virgen fuera de los muros de Roma, como el Santuario de la Madonna del Divino Amore de la Madonna del Buon Consiglio, en Genazzano; en la misma Roma, las Basílicas de Santa María la Mayor y Santa María de Los Angeles, y en los otros de la Sma. Virgen.
Hno. 8. Son medios que fomentan en nosotros la vida espiritual si sabemos convertirlos en oración. Si vamos con el corazón dispuesto a encontrarnos a Dios en cada una de estas visitas, sentiremos que en estos santos lugares está Él.
Hno. 9. Orvieto, Viterbo, Asís y Subiaco; por su importancia en la vida de la Iglesia , los principios del Monaquismo con San Benito y Santa Escolástica y de las Órdenes Mendicantes (Orden de Frailes Menores) son interesantes desde el punto de vista espiritual. Puedo decir de verdad que las convertimos en peregrinaciones.

Los días que pasaron en los lugares maristas ¿tuvieron algún impacto especial en el grupo?
Hno. 10 . Uno de los momentos más fuertes dentro del curso fue la estancia en los lugares Maristas: Le Rosey, La Valla, LHermitage, Fourvière. Experimenté la presencia viva del Señor en la gran obra de Champagnat y los primeros Hermanos. Volví entusiasmado. Muy buenas y muy bien preparadas las celebraciones en los distintos lugares. Buena acogida, lugares entrañables, tiempo para reflexionar y orar, buenas exposiciones del Hno. Alain Délorme, hicieron de estos días una gracia enorme del Señor, por lo que no me queda más que un agradecimiento también enorme a Dios y a los que hicieron posible nuestro viaje a esa región de Francia.
Hno. 11. Cuando quieres a alguien te llenan de emoción los lugares en que vivió, las cosas que tocó, los objetos que usó, sobre todo si es tu padre. Creo que eso nos pasó a todos porque se trata de nuestro querido Padre Fundador. Por ejemplo, la oración en lo que era su cuarto, la Sta. Misa en la Sala Capitular donde tantas situaciones, a veces dolorosas, tuvo que sortear (recordemos Courveille, método de lectura, bas de drap,etc.) te hace sentir cercano a Marcelino.

¿Qué proyección piensas que puede tener este curso en tu vida?
Hno. 12. Los Hermanos de la tercera edad no podemos estancarnos; hemos de seguir nuestro camino, nunca morir antes de tiempo, es decir condenarnos a la inactividad que mata los sueños e ilusiones. Estamos en una edad de oro si la sabemos aprovechar. Lo nuestro son las pequeñas cosas; compartir la sabiduría de los años, acoger, resaltar lo positivo, los pequeños servicios, los detalles con las personas, sonreír, aplaudir, felicitar y sobre todo orar por los Hermanos.

Un pensamiento final que resuma lo que fue para ti este Curso.
Hno. 13. Nunca pensé que en tan pocos días se pudiera vivir una convivencia íntima y tan gratificante. Animados por el mismo ideal y decididos a afrontar un futuro inédito y apasionante, hemos convivido Maristas y Marianistas, gozosos, fieles a nuestro carisma de amar a María como Jesús la amó.
Hno. 14. Tan buen sabor de boca ha dejado en mí, y en todos nosotros, este tiempo, que no dudo en recomendar a mis hermanos cuando sean invitados a participar en él, que acepten; y si no los invitan y ya han llegado a los 65 años, lo soliciten. Conviene no esperar demasiado tiempo.

Para poner fin a estas líneas sólo nos queda AGRADECER A Dios, a María Santísima y al Instituto, que a través de nuestros Superiores, está preocupado por nuestra formación continua.

3165 visitas