Inicio > Biblioteca > Boletín marista > Número 265 (12/10/2006)

 

 


Para recibir noticias sobre el Capítulo en su correo, haga clic aquí y rellene el formulario

 


 



 


Emili Turú - La Valla: casa de la luz

Emili Turú
Superior general



 

FMSI

Conectarse

Hermanos maristas

RSS YouTube FaceBook Twitter

 

Foto de hoy

Tailandia: Marist Centre for Migrants, Samut Sakhon

Hermanos maristas - Archivo de fotos

Archivo de fotos

 

Últimas novedades

Archivo de novedades

 

Calendario marista

22 octubre

Santos: Donato, Marcos, Felipe

Calendario marista - octubre

Boletín marista - Número 265

 

Asamblea Provincial de la misión marista – Presencia marista en Bolivia
12/10/2006

Bajar WORD

Asamblea Provincial de la Misión Marista


Provincia Brasil Centro-Sur

El día 8 de septiembre de 2006 quedará marcado para siempre en la historia de la Provincia Marista de Brasil Centro-Sur. Ese día se tuvo la Asamblea Provincial de la Misión Marista en preparación para la Asamblea Internacional. Resultado de seis meses de camino local, que contó con la adhesión voluntaria de 1.199 hermanos y seglares, distribuidos en 105 grupos de reflexión. La Asamblea fue un momento de encuentro, participación y celebración, que congregó casi a 800 personas venidas de los Colegios, Unidades sociales, Hospitales, Medios de Comunicación, Editora y Universidad.
El teatro de la Pontificia Universidad Católica del Paraná se quedó pequeño para recibir tanta energía y entusiasmo de todos los corazones maristas allí presentes. Si los objetivos eran el de celebrar la caminata realizada por los diversos grupos de la AIMM en sus Unidades y contemplar el bello mosaico de la diversidad de personas, servicios y formas de vivir el carisma, podemos afirmar que se alcanzaron plenamente. En cada gesto y en cada mirada todos manifestaban el deseo de sentirse cada vez más parte de la gran “tienda” marista.
Tres momentos merecen destacarse en ese día. Primeramente las presentaciones culturales y artísticas que emocionaron a todos los participantes y mostraron cómo el arte es una de las formas vivas de expresar el carisma. Otro momento fue la reflexión acerca de las identidades maristas en perspectiva. Hermanos y seglares, en igualdad de condiciones, pensando en la misión y la identidad marista en Brasil y en la Provincia. Y el tercero fue la síntesis final del proceso realizado en las Unidades. Entre conquistas, desafíos y sentimientos, se puso de relieve la riqueza de las discusiones realizadas y la voluntad conjunta de poder contribuir a la misión.
El día terminó con una bonita celebración eucarística, presidida peor el Arzobispo del Santuario de la Aparecida del Norte y ex-alumno y novicio marista, Don Raymundo Damasceno. En la homilía destacó el oficiante la importancia de los Hermanos maristas para la educación en el Brasil y la relevancia, para el Instituto y para la Iglesia, de ese proceso de revitalización a partir de la AIMM.
Un corazón y una misión. Ése fue el espíritu vivido en cada grupo local y también durante el día de la Asamblea provincial. Tenemos mucho trabajo por delante y ciertamente muchos desafíos, pero ahora con la seguridad de que estamos caminando juntos. En la Provincia el proceso continúa, con vistas ya a la preparación de la Asamblea de Mendes, en 2007.

Provincia Compostela
La Provincia Compostela ha celebrado la Asamblea de Misión Marista, para preparar la I Asamblea internacional de misión marista que se celebrará en Mendez (Brasil) del 3 al 12 de septiembre de 2007.
Del 7 al 9 de Septiembre de 2006 Santiago de Compostela (España) ha acogido a más de 150 educadores, que representaban a las 17 Comunidades educativas y a las demás obras y misión provincial.
La reflexión estuvo animada por el Dr. D. José Sarrión Cayuelas, Director de la E. Universitaria “Luis Vives” con su ponencia: “Mirada a los jóvenes de hoy y retos educativos”; por el hermano Emili Turu i Rofes, Consejero general marista que tituló su ponencia: “Educadores y maristas: algo nuevo está naciendo” y finalmente Mons. Raúl Berzosa, Obispo auxiliar de Oviedo que centró su intervención sobre “Evangelizar educando: una misión con futuro”.
Tras un animado compartir de opiniones y experiencias en los grupos se ha llegado a algunas conclusiones en las que se afirma
“La asamblea ha sido un punto de partida” en la que se ha comprobado que “el espíritu de Marcelino está vivo en Compostela” y ha comprobado con esperanza que “algo nuevo está naciendo” Hermanos y laicos se han sentido “implicados en la misión” y “apuestan por las obras y acciones sociales” de la Provincia porque son “un aspecto central de la tarea educativa y evangelizadora”. La Asamblea
quiere responder “a las necesidades reales de los jóvenes y a los signos de los tiempos” y prestar “cuidado integral de la persona, la familia y la comunidad”, con mucha atención a su “dimensión interior y espiritual”.
Los congregados en Santiago han comprobado que el “proyecto-sueño” de Champagnat “es un reto actual con más fuerza que nunca” que convoca a “hermanos y laicos a caminar juntos para hacerlo vida hoy”. Con el deseo de responder a los signos de los tiempos, como Champagnat, hicieron las siguientes propuestas:
1. Proponer actividades que integren a toda la comunidad educativa marista: escuelas de padres, grupos de evangelización, fomento del voluntariado, encuentros extraescolares con familias, educadores y alumnos… Cuidar particularmente la comunicación entre todas estas personas.
2. Impulsar y dar nueva creatividad a la acción evangelizadora de nuestros centros. Para ello recuperar o dar nueva vida a un plan de acción conjunta para el colegio (concreción del Proyecto Educativo de Centro) con objetivos, seguimiento y evaluación. Este plan habría de hacerse desde la escucha de los alumnos y sus necesidades y priorizando aspectos como: tutorías individualizadas, grupos de colaboración, actividades escolares y extraescolares…
3. Potenciar de modo real la solidaridad en nuestros centros, poniendo en marcha la obra social de cada colegio y asumiendo una preferencia clara por los más desfavorecidos del propio centro (alumnos con más necesidades educativas o sociales) y del entorno (inmigrantes). Implicar a los padres y los jóvenes en este ámbito.
4. Dar un nuevo impulso y actualización a la presencia marista entre los alumnos (en lo escolar y en el tiempo libre) y también a la tutoría como medio educativo clave y globalizador (atención personalizada; cercanía y cuidado del mundo afectivo; en relación con los padres…).
5. Potenciar momentos para compartir vivencias, darnos tiempo para reflexionar sobre lo que hacemos y vivimos, para conocernos mutuamente, etc. (Podrían planificarse tres encuentros al año con elementos formativos y celebrativos).
6. Intensificar el desarrollo de la espiritualidad en las aulas, a través de talleres o programaciones, (realizadas en grupos de trabajo), que comience desde infantil y llegue a los mayores, incluyendo una adecuada pedagogía de la oración.
7. Priorizar los grupos de pertenencia (MarCha, Animar) en la acción y formación, ya que son una herramienta imprescindible en el mundo de hoy.
8. Potenciar los equipos de animación para cuidar las inquietudes que han surgido en esta asamblea. Promover la mayor implicación de todos los profesores en tareas de animación.
9. Formar y dinamizar en cada colegio fraternidades maristas mixtas, de hermanos y seglares, abiertas a alumnos y familias, que puedan tener como referencia los documentos y la espiritualidad marista, y que cuiden a la persona en su interioridad y en todas sus dimensiones, convirtiéndose en fuente de vida y evangelización.
10. Seguir recreando un estilo propio de escuela marista (abierta, familiar, signo de referencia para la sociedad) en la que tengan espacio privilegiado rasgos de nuestra identidad como son: la atención a la diversidad, el trato cercano, la apertura a los valores y a la dimensión espiritual, la implicación familiar, el compromiso solidario, los grupos de crecimiento, el acompañamiento al desarrollo integral de cada alumno, etc.

Provincia Ibérica
También la Provincia Ibérica realizó su asamblea los días 01 a 03 de septiembre. Se reunieron 140 personas que representaban a los 580 participantes de la fase local. El material referente a ese encuentro está disponible, en español, en Internet, en la sección correspondiente a la Asamblea Internacional:
http://www.champagnat.org/es/240107050.htm


50 años de la presencia marista en Bolivia


Manifiesto de los educadores maristas

Somos educadores maristas, hermanos, laicas y laicos pertenecientes a la Provincia Marista de Santa María de los Andes. Hemos venido desde Roboré, San José de Chiquitos, Santa Cruz, Comarapa y Cochabamba. Con nosotros han participado también una representación de los países hermanos de Perú y Chile.
Trabajamos en Bolivia, desde hace mucho tiempo, ofreciendo a la niñez y juventud un proyecto evangelizador liberador a través de la educación formal, alternativa, de adultos y técnica, y de otros servicios sociales tales como: salud, comedores estudiantiles, internados y proyectos de desarrollo comunitario. En este momento, más de 700 educadoras y educadores, atendemos a 9.000 alumnas y alumnos en diez centros educativos. Nuestros destinatarios proceden mayoritariamente de los sectores populares y marginales de nuestro país y pertenecen a varias confesiones religiosas.
Nos hemos reunido en Santa Cruz de la Sierra del 8 al 10 de septiembre para celebrar los 50 años de la presencia marista en Bolivia y reafirmar nuestro compromiso de seguir amando y sirviendo a las niñas, niños y jóvenes desde nuestro proyecto educativo marista.
Constatamos con preocupación el momento difícil que vive nuestro país, caracterizado por una fuerte polarización entre los diversos sectores y la falta de un diálogo sincero y constructivo que ayude a encontrar consensos que permitan superar pacíficamente la actual situación. Nos preocupa, además, la política educativa del gobierno expresada en la propuesta de ley aprobada en Sucre, que limita la libertad de enseñanza, promueve una educación fuertemente controlada por el Estado y con un acentuado carácter laicista, que desconoce el servicio prestado por la Iglesia en la educación y el derecho que tiene ésta de educar, y que restringe así mismo el derecho que asiste a los padres de familia de elegir la educación que quieran para sus hijos. Pero, al mismo tiempo, valoramos el propósito del actual gobierno de incluir a sectores que tradicionalmente han estado marginados dentro del proceso de desarrollo económico, político y social del país y buscar para ellos mejores condiciones de vida y mayores posibilidades de educación.
En estos días, los 350 participantes en este encuentro, hemos sido testigos de la variada, creativa y rica experiencia educativa evangelizadora que los Maristas desarrollamos en los distintos rincones de nuestra patria.
Al mismo tiempo, nos hemos acercado a las fuentes de nuestra historia y espiritualidad y desde allí hemos profundizado en el sentido de nuestro proyecto educativo, el que, nacido de Marcelino Champagnat, queremos reafirmar y traducir hoy a la realidad concreta de nuestro pueblo. En este sentido, queremos seguir impulsando una pedagogía basada en el amor: que privilegia al débil y respeta la diversidad; que integra la fe, la cultura y la vida; que cultiva en sus alumnas y alumnos la búsqueda del sentido de la vida desde una perspectiva trascendente, cristiana y solidaria, comprometida en la transformación de nuestro país; que procura que sus educadoras y educadores vivan un proceso permanente de perfeccionamiento, que les capacite profesional y cristianamente para prestar mejor el servicio de formar “buenos cristianos y honestos ciudadanos”; que reconoce a los padres de familia como los primeros educadores de los hijos y en consecuencia les anima a asumir su responsabilidad en este proceso desde la óptica marista.
Pedimos al Estado que respete la libertad de enseñanza en el país y favorezca cuantas iniciativas educativas de calidad surjan en beneficio de la población.
Pedimos a la Iglesia que mantenga siempre abiertos los canales de diálogo y que continúe defendiendo con valentía el derecho que le asiste de educar desde los valores cristianos.
Pedimos a la institución marista que siga compartiendo con gozo y esperanza el carisma entregado por Dios a Marcelino Champagnat.
Pedimos a las educadoras y a los educadores maristas que crezcan constantemente en su compromiso y dedicación para ofrecer una educación evangelizadora y de calidad.
Pedimos a las alumnas y a los alumnos que asuman con responsabilidad el proyecto educativo que se les ofrece y puedan encarnar en sus personas los valores maristas que se les entrega.
Pedimos a los padres de familia que se identifiquen cada día más con los valores del ideario marista y asuman una mayor corresponsabilidad en el acompañamiento de sus hijos.
Finalmente, en estos momentos de incertidumbre que vive el país, nos comprometemos: a ver la realidad con ojos de fe y asumir una postura de esperanza y de confianza en Dios que es quien conduce la historia; a ser una instancia de diálogo, de encuentro, de familia que ayude a superar la dinámica de confrontación existente en este momento histórico; a continuar “reencantándonos” con nuestra vocación de educadoras y educadores maristas, centrando apasionadamente nuestras vidas en Jesús y su evangelio, al estilo de María; a seguir educando preferentemente a las niñas, niños y jóvenes más necesitados; a ofrecer una educación evangelizadora de calidad subrayando las dimensiones académica, pastoral y de solidaridad; a ser creativos en las respuestas educativas que tenemos que dar a los desafíos y retos que nos presenta el mundo nuevo que nos toca vivir.
Dado en Santa Cruz, a los 10 días del mes de septiembre del año 2006

3850 visitas