Inicio > Biblioteca > Boletín marista > Número 282 (08/02/2007)

 

 


Para recibir noticias sobre el Capítulo en su correo, haga clic aquí y rellene el formulario

 


 



 


Emili Turú - La Valla: casa de la luz

Emili Turú
Superior general



 

FMSI

Conectarse

Hermanos maristas

RSS YouTube FaceBook Twitter

 

Foto de hoy

Australia: Parramatta Marists, Cerdon College y Marist College Kogarah donan ropa a Marist 180

Hermanos maristas - Archivo de fotos

Archivo de fotos

 

Últimas novedades

Archivo de novedades

 

Calendario marista

23 septiembre

San Pío de Pietralcina, Lino, Tecla

Calendario marista - septiembre

Boletín marista - Número 282

 

Entrevista al hermano Spiridión, superior del MIC
08/02/2007

Bajar WORD

El hermano Spiridión Ndanga nace en Rwanda en 1946. Después de los años de formación marista ha prestado sus servicios al Instituto en diversos países de África como superior de comunidad, primero y como formador después, tanto como maestro de postulantes como de novicios. Ha realizado estudios de pedagogía, catequética y teología. Participó en el curso de Maestros de Novicios dirigido por el hermano Basilio Rueda, realizado en Castel Gandolfo (Italia). En 1994 fue nombrado Superior del entonces Distrito en circunstancias muy difíciles después de la guerra del Congo, y desde 2005 es Superior de de la comunidad del Marist Internacional Center de Nairobi (Kenia), la mayor comunidad de hermanos del Instituto con 69 hermanos estudiantes y trece formadores.

H. AMEstaún. Hermano Spiridión, ¿cuáles son las funciones de un Superior del MIC?
Hermano Spiridión.
Hasta que yo asumí este cargo la dirección de MIC correspondía a una persona llamada el Rector, el cual era Superior de la Comunidad y al mismo tiempo Director de la Escuela. Cuando llegué aquí en 2005 encontré al hermano Joseph Mackee como responsable tanto de lo académico como de la vida de comunidad. Pero ya desde hacía algunos años se pensaba que era mejor diferenciar las funciones de modo que un hermano fuera el Superior de la comunidad y otro el que se responsabilizara de la cuestión académica. Y eso es lo que ha sucedido, de modo que el hermano Joseph Udeajah se encarga actualmente del Collage y yo de la Comunidad. El MIC es una comunidad religiosa, por consecuencia ha de tener un superior. Yo asumo el rol de Superior de la comunidad, sabiendo que es una comunidad especial de formadores y formandos. Asumo pues, todas las responsabilidades de un Superior de comunidad.

Podemos decir que este cargo es equivalente al de un Provincial tanto por el número de hermanos que están bajo su responsabilidad, que es mayor que el de algunas provincias del Instituto, como por la diversidad de procedencias y las decisiones que ha de tomar. ¿Es así?
No soy un Provincial porque los destinos de los hermanos que participan de esta comunidad los hacen los Provinciales. Pero cada vez que la Conferencia de Superiores de África se reúne yo asisto como miembro de derecho, como los Provinciales.

¿Y cómo funciona una comunidad tan numerosa? ¿Cómo han solucionado los problemas de convivencia y de estudios de un grupo tan numeroso de jóvenes para que no se resienta la formación de la persona?
Como superior coordino todas las actividades de la comunidad. En cuanto a las actividades académicas los hermanos estudiantes y profesores están bajo la responsabilidad del Director académico. College y Comunidad están instalados en el mismo lugar, compartiendo los mismos espacios pero las competencias son distintas, aunque complementarias.
La comunidad religiosa está formada por 69 hermanos estudiantes y el equipo de formadores integrado por trece hermanos. Aunque soy el responsable de toda esta compleja comunidad, comparto la responsabilidad con los animadores de las fraternidades. El gran grupo se divide en fraternidades. Tenemos seis fraternidades, cinco para los estudiantes y una para los formadores y cada una vive en una casita distinta. El responsable de cada fraternidad para los asuntos cotidianos es un hermano formador que hace de animador de la fraternidad y es miembros del equipo de formación. En la fraternidad Champagnat viven los ocho hermanos formadores que no son animadores de fraternidades.

¿Tienen un proyecto comunitario para todos o cada fraternidad se organiza por su cuenta?
Al comienzo del año escogemos lo que llamamos el “tema del año” que servirá como eje vertebrador de lo que haremos durante todo ese período de tiempo. Y luego cada fraternidad hace su proyecto de fraternidad para concretar la propuesta hecha a través del tema del año. Por tanto, cada fraternidad es, hasta cierto punto, autónoma para ciertas cosas. Todos los días comemos juntos en el comedor grande pero el sábado por la mañana el desayuno se hace en cada fraternidad así como la cena del domingo. Cada fraternidad tiene su presupuesto para el mantenimiento y la limpieza de su residencia, para las comidas que hacen juntos, y para los gastos individuales. De modo que el animador de cada fraternidad es quien conoce las actividades diarias de cada hermano, es quien da los permisos necesarios o el dinero que se ha de emplear para los gastos ordinarios.

Como superior de esta extensa comunidad le compete la animación espiritual de todos sus miembros. Siendo una comunidad tan numerosa, ¿cómo puede llegar a atender a todos?
Como superior visito cada fraternidad dos veces al año. Paso una semana en cada fraternidad. Presido las reuniones del equipo de formación, del consejo de la comunidad en el cual participan dos hermanos estudiantes. El Consejo de la comunidad se constituye por el Superior, por un Superior adjunto elegido por el equipo de formación, el Director académico que es miembro de derecho, dos hermanos elegidos de entre el equipo de formadores y dos hermanos estudiantes elegidos de entre los que cursan tercero y cuarto año.
También tenemos once comisiones en la comunidad: Para la liturgia, la música litúrgica, el cuidado del jardín, el deportes, la cultura, la imprenta, la decoración de la capilla, la biblioteca, la cocina, el mantenimiento, los chóferes. Al frente de cada comisión hay un hermano responsable de la misma.
Además tenemos ocho grupos de actividades apostólicas: Actividades de formación apostólica, ya que todo lo que hacemos aquí es para la formación de los jóvenes, catequesis en las parroquias, invitación a los profesores de los alrededores dos veces al año para formar a los educadores, el festival con los jóvenes, la promoción de vocaciones, etc.

Estas son las estructuras organizativas a través de las cuales los jóvenes hermanos pueden participar en la vida de la Comunidad. ¿Cómo es la vivencia de la vida espiritual marista en esta comunidad?
Por supuesto que tenemos las actividades propias de una comunidad marista como la oración de la maña y de la noche; los domingos rezamos juntos las vísperas y el sábado por la tarde hacemos la oración mariana.
La animación espiritual la realizamos a través de cinco retiros durante el año en lo momentos más importantes de la vivencia litúrgica. En septiembre con ocasión del inicio del curso, en diciembre para motivar el adviento, el último día del año como acción de gracias, en febrero como preparación de la cuaresma, y marzo o abril para la celebración del Viernes santo.
Además tenemos el acompañamiento personal. No todos los hermanos son acompañantes, por ejemplo el Director académico y yo no somos acompañantes, pero recibimos a los hermanos en entrevista. El acompañamiento se hace sistemáticamente. Los hermanos que cursan primero y segundo año tienen un encuentro con el acompañante una vez por semana. Los de tercero dos veces al mes y los de cuarto año una vez al mes.
Durante algún tiempo hemos mantenido charlas por la tarde un día a la semana; todos los lunes nos reuníamos para tratar un tema de formación de contenidos importantes. Pero hemos comprobado que los estudiantes están cansados con frecuencia y se les hace difícil seguir temas que se ve con cierta discontinuidad porque media mucho tiempo entre un encuentro y otro; por esa razón hemos creado cursos que forman parte del currículo con la temática que se trataba en esas charlas más informales y de este modo se le da más continuidad a temática.

¿Cuáles son esos temas formativos que trataban un día a la semana y ahora los han incluido en los programas académicos?
Los de primero, en ese período en que viven un proceso de transición del noviciado al escolasticado estudian la espiritualidad; la teología de los votos los de segundo, la pedagogía marista los de tercero y los de cuarto, el discernimiento y la dirección espiritual.

Y, ¿cómo están distribuidos los hermanos de acuerdo a los estudios que están haciendo? ¿Cuántos hermanos hay en cada año?
Tenemos 18 hermanos en primer año, once en el segundo, veintiséis en tercero y catorce en cuarto. En total 69 estudiantes.

Un grupo tan numeroso es al mismo tiempo complejo por la internacionalidad, las lenguas, los lugares de procedencia con sus costumbres, su modo de ser... Es un espacio donde realmente se pude decir que domina la diversidad. ¿Cómo se vive la internacionalidad en el MIC?
En la visita pastoral que acaban de hacer los hermanos Consejeros afirman que todos los hermanos aprecian la internacionalidad del MIC como un gran valor. La elección de la fraternidad de la que va a formar parte y en la que ha de vivir cada hermano la decido yo como Superior de la Comunidad del MIC. Como criterio general cuando designo a los hermanos para cada una de las fraternidades no pongo dos de la misma nacionalidad en la misma fraternidad. Los mezclo lo más que puedo porque esta diversidad es una riqueza que hay que compartirla. Esto no significa que no haya algunos que no tengan que hacer esfuerzos para mezclarse entre los otros, pero es más bien raro.

Muchas gracias hermano Spiridión por su acogida y por sus interesantes respuestas.

3875 visitas