Inicio > Biblioteca > Boletín marista > Número 296 (24/05/2007)

 


 


 



 


Emili Turú - La Valla: casa de la luz

Emili Turú
Superior general



 

FMSI

Conectarse

Hermanos maristas

RSS YouTube FaceBook Twitter

 

Foto de hoy

Madagascar: Atsimoniala

Hermanos maristas - Archivo de fotos

Archivo de fotos

 

Últimas novedades

Archivo de novedades

 

Calendario marista

30 abril

San Pío V, José Benito Cotolengo y Nuestra Señora de África

Calendario marista - abril

Boletín marista - Número 296

 

En el corazón de María - Manuel Jorques Bru, FMS
24/05/2007

Bajar WORD

Hoy enviamos una carta del H. Manuel Jorques Bru, provincial de la provincia Mediterránea a los alumnos/as de secundaria y bachillerato de los colegios y obras maristas de la provincia


Estimados amigos: Paz y sabiduría.

Quizás os extrañe recibir una carta de un Hermano que seguramente no conocéis, o quizás sepáis algo de un servidor por lo que os han dicho los Hermanos o Profesores o por medio de Internet. Soy el H. Manuel Jorques, Superior Provincial de nuestra Provincia Mediterránea. Aunque no nos conozcamos, os puedo asegurar que en mi servicio como Provincial os tengo muy presente ya que sois la razón de ser de nuestra vida. Queremos ayudaros a ser “buenos cristianos y honrados ciudadanos”. Y ¿por qué esta carta? Muy sencillo. Hace unos días, he enviado una carta a vuestros educadores para animarles a vivir, motivar y celebrar algo muy importante en la vida de la Familia Marista: EL MES DE MAYO, MES DE MARIA. Y, como tenemos el lema: “Donde te lleve el corazón de Champagnat”, he titulado la carta: “En el corazón de María”. Hace un par de días, mientras cenaba, un Hermano joven me ha comentado: ¿por qué no escribes una carta sencilla a todos los alumnos de Secundaria y Bachillerato de nuestras Obras educativas animándoles a vivir y celebrar este Mes de María? Me ha parecido una idea estupenda el dirigirme a vosotros porque estoy seguro que con vuestro entusiasmo, ejemplo y valentía entusiasmaréis también a los más pequeños. Cuando estudiaba en Salamanca me impresionó esta frase que oí un día: a los jóvenes cuando se les pide poco, no dan nada, y cuando se les pide mucho, dan más. Sé de vuestra generosidad y confío en vosotros.

El mes de María, que estamos ya celebrando, era muy importante para el P. Champagnat, En el año 1818, Marcelino Champagnat era un joven coadjutor de La Valla, y con sus 27 años inició la fundación del Instituto Marista para formar buenos cristianos y honrados ciudadanos. Durante el primer año de su ministerio estableció en la pequeña Parroquia la práctica del mes de María, poco conocida en aquel tiempo y que, años más tarde, produjo unos frutos espirituales extraordinarios. Él mismo dirigía esta celebración mariana antes de celebrar la Eucaristía. Se encargó de distribuir en la Parroquia muchos ejemplares de un folleto titulado “Mes de Maria” y otros parecidos destinados a promover el culto y la devoción a la Buena Madre. Así consiguió que al cabo de poco tiempo se celebrase el Mes de María en todas las aldeas dependientes de la Parroquia de La Valla. Y hasta en cada familia consiguió se levantasen pequeños altares o espacios dedicados a resaltar la imagen de la Virgen, ante cuya imagen rezaba la familia entera.

Más tarde, cuando fundó el Instituto de los Hermanos Maristas quiso que el Mes de María fuera una celebración muy importante, y ordenó a los primeros Hermanos que esa celebración se realizase en todas las escuelas Maristas. Escribía así: “Esmérense en celebrar devotamente el mes de María, exhorten a sus alumnos a celebrarlo también con gran devoción”. Así que ya entiendes el objetivo de mi carta: animaros a vivir con alegría y gratitud, junto a vuestros educadores Maristas, este Mes de María con el amor y entusiasmo que se merece nuestra Buena Madre.

Estimados amigos/as: celebrar el Mes de Mayo con nuestra Buena Madre, es confiar en Ella para que nos ayude a crecer y madurar; es aceptar crecer como Jesús creció bajo su mirada de Madre; es ayudarnos a transformar nuestro corazón para que se parezca cada vez más al de Ella. María, nuestra Buena Madre, nos ama, nos ayuda y nos anima a ser valientes y vivir sin miedos y con ganas de amar. María nos anima a luchar contra la cultura de la muerte, de la comodidad y de la temporalidad. María nos ayuda a ser cristianos y honrados ciudadanos llenos de ideales y esperanzas. María nos invita a vivir con ilusión y alegría, evitando en nuestras vidas la podredumbre, las manipulaciones, la corrupción y las mentiras. Nuestra Buena Madre quiere que desarrollemos todo lo bueno y positivo que llevamos dentro de nosotros y que no permitamos que nos utilicen como marionetas ni que nos impidan un desarrollo equilibrado y armónico que se consigue con el esfuerzo y el trabajo cotidiano. Nuestra Buena Madre quiere ayudarnos a formar en nuestro corazón a Jesús, para que seamos el rostro alegre, misericordioso y esperanzador de su Hijo en nuestra sociedad.

Durante muchos años, la Familia Marista, nos hemos caracterizado por algo muy nuestro que podemos y debemos recuperar por ser de un valor especial. Os puedo garantizar que muchas personas, ¡ pero a muchas !, les ha ayudado a vivir con plenitud su vida cristiana y sentirse solidarios con los pobres y sentir el amor de María. Os transmito lo que he vivido y lo que para muchos es un medio extraordinario de vivencia solidaria, humana y cristiana. Marcelino Champagnat “recomendaba el rezo del Rosario y quería que todos los Hermanos lo llevasen siempre consigo. Decía: “Si por cualquier circunstancia imprevista o por exceso de ocupación no tuvieseis tiempo de rezarlo por completo, rezad por lo menos alguna decena, y si ni aún para esto tenéis sosiego, rezad tres avemarías, o por lo menos tomad el rosario y besadlo antes de acostaros. El que de verdad ama a María no puede estar sin tener consigo algún objeto que le recuerde a su divina Madre, y lleva siempre por lo menos el rosario y el escapulario.”

El Rosario, queridos amigos/as, abarca un abanico tan grande de posibilidades que es un medio excepcional, adaptable a nuestras vidas y circunstancias que nos puede ayudar para ser Buena Noticia en nuestra sociedad actual. Hoy, de manera tradicional o adaptándolo a nuestra edad, es un medio para demostrar nuestro amor a María y sentirnos solidarios con los necesitados; para decirle a María que queremos ser como Ella, para aprender de María su docilidad, sencillez, acogida, escucha y a poyo a los necesitados y amor a la voluntad de Dios.

• Por medio del Rosario podemos acercarnos al mundo del dolor, del terrorismo, de las depresiones, de la violencia, de la muerte y ser constructores de paz, armonía, solidaridad.
• Por medio del Rosario podemos acercarnos al mundo de la alegría, del niño que nace, del que recibe su primera comunión, del que vive en grupos de amistad y vida cristiana; del que acampa y vive en contacto directo con la montaña; de todos aquellos que gozan quieren vivir al estilo de Jesús Resucitado.
• Por medio del Rosario podemos acercarnos al mundo de la esperanza, a comprometernos en construir un mundo más feliz, solidario y humano; a aceptar y vivir la voluntad de Dios engendrando en nuestras vidas a Jesús y siguiendo sus pasos y sus enseñanzas sin miedo al qué dirán.

El Rosario es una sencilla oración de alabanza, acogida y perdón. El Rosario es una sencilla oración que nos invita a vivir el evangelio al estilo de María. El Rosario es una gota constante de agua viva que profundiza el corazón de quienes lo rezan ayudándoles a reflexionar, meditar y actuar de acuerdo al Evangelio con la sintonía de María. Ánimo para recuperar y fortalecer esta oración mariana entre nosotros. Pedid a vuestros educadores que os ayuden a rezar esta oración a nuestra Buena Madre adaptándola a vuestras vidas, intenciones, necesidades tanta personales, como familiares y del mundo.

Y termino con un favor que os quiero pedir a todos. Me gustaría que el día 20 de Mayo fuese en toda la Provincia el “DÍA DE LA BUENA MADRE”. Un día especial para celebrar como Provincia Marista el amor y devoción que manifestó san Marcelino Champagnat a María, y vivir el deseo que tenía de que viviésemos de su espíritu y actitudes. Un día especial para demostrar con la palabra y el ejemplo la importancia de la Buena Madre en la vida de todos los que nos sentimos sus hijos. Un día especial en que todos los que nos sentimos y somos Familia Marista Mediterránea invoquemos a María con la advocación de Buena Madre, nos pongamos bajo su protección e imitemos sus virtudes y actitudes, sobre todo, de la escucha, sencillez, solidaridad, pequeños detalles, paciencia, amor… Puede quedar esta fecha destacada para todos los años. Como este año cae en Domingo, dejo que vuestros Equipos Directivos y de Pastoral establezcan el día especial a nuestra Buena Madre alrededor de esta fecha.

Y no puedo ni quiero terminar esta carta sin haceros una llamado a vuestro corazón joven y generoso: si alguno sentís la llamada para trabajar en la Casa de María como Hermano o Hermana Marista, ánimo. Vale la pena seguir a Jesús dedicándose a amar y servir a los niños y jóvenes especialmente los más necesitados.

Gracias a todos por la paciencia y amabilidad que habéis tenido al leer estos sentimientos y deseos de un servidor ante el gran Mes Marista. Hagamos un esfuerzo personal, familiar y colegial para ser y demostrar que somos Familia Marista. Decir Marista es decir María. El corazón de Champagnat nos lleva al corazón de María. Y el corazón de María nos lleva al corazón de la Trinidad.

Ánimo a todos y feliz Mes de María.

Recibid un fuerte abrazo de vuestro amigo y Hermano
H. Manuel Jorques Bru.

Roma 1 de Mayo de 2007

4412 visitas