Inicio > Biblioteca > Boletín marista > Número 302 (12/07/2007)

Gracias, perdón, compromiso




Bicentenario del Instituto
2 de enero 2017

 




 



 

http://www.champagnat.org/000.php?p=432

Conectarse

Hermanos maristas

RSS YouTube FaceBook Twitter

 

Foto de hoy

Sri Lanka: Novicios del Marist International Novitiate visitan el Santuario Mariano de Madhu

Hermanos maristas - Archivo de fotos

Archivo de fotos

 

Últimas novedades

Archivo de novedades

 

Calendario marista

26 marzo

Santos: Ricardo, Teodoro y Diego

Calendario marista - marzo

Boletín marista - Número 302

 

Posibilitando experiencias de vida marista - H. Pau Fornells
12/07/2007

Bajar WORD

El aprendizaje de la vida lo hacemos en base a experiencias en la familia, la escuela, los amigos, el trabajo, etc. Lo que verdaderamente interiorizamos como valores o antivalores, tiene un altísimo componente empírico, relacional y afectivo, mucho más allá de los conceptos asimilados a través de la razón. Las diversas experiencias de vida nos marcan positiva o negativamente, sin negar con ello la libertad y capacidad del espíritu humano para modificarlas.

En la vivencia del carisma, espiritualidad y misión maristas también es así. Somos (nos sentimos) “maristas” porque en nuestra vida hubo situaciones y personas que nos prepararon un ambiente, nos “tocaron” con su vida marista, nos “contagiaron” con el espíritu de Marcelino. De tal manera que, si queremos propagar y profundizar esta espiritualidad, deberemos ofrecer experiencias que sean significativas, contagiosas, taladradoras… que nos penetren, interroguen, empujen… que nos ayuden a percibir la voz del Señor en nuestra vida. Y eso vale tanto para lo hermanos como para los laicos maristas.

Creo que es un deber de cada provincia marista ofrecer a “los que buscan y ansían más” todo un abanico de posibilidades de experiencias maristas en la línea de lo que el Espíritu está haciendo “nuevo” entre nosotros. Y a nivel del Instituto, en solidaridad institucional, también debiéramos tejer redes que facilitaran el contacto con esas osadías del Espíritu que van surgiendo en muchas partes, gracias a la generosidad, apertura y creatividad de tantos hermanos y laicos.

Por eso, quiero anunciarles con gran alegría que el Secretariado de Laicos, se siente animado a ofrecer, desde nuestra Web, este servicio a todos lo que lo deseen.

Si ustedes entran en ella, podrán ver ya la primera de las experiencias ofrecidas y por partida doble: la comunidad marista mixta de La Valla – Mulhouse (Alsacia – Francia), que pronto va a cumplir sus 11 años de existencia, ofrece la oportunidad, a laicos y hermanos, de poder vivir un tiempo compartiendo su vida marista: espiritualidad, misión, formación… tal como apuntó el XX Capítulo General en su tercera llamada. Experiencia vivida en la comunidad de adultos (un matrimonio y dos hermanos) o en la comunidad de jóvenes (dos franceses, varón y mujer, y una malgache). Las particularidades y condiciones las pueden leer en la oferta que ellos mismos hacen.

Estoy seguro que otras muchas comunidades de hermanos, fraternidades laicales, comunidades mixtas y otras realidades maristas pudieran ofrecer esta misma posibilidad a mucha gente deseosa de vivirlas. Queremos ser puente para que estas ofertas puedan conocerse y concretarse.

Sólo pedimos unas condiciones para poder ser publicados en nuestro dominio de la Web:
1. Que las experiencias que se ofrezcan sean legitimadas por el Consejo Provincial de cada Unidad Administrativa, como experiencias válidas de vida marista.
2. Que el (la) solicitante tenga el visto bueno de las estructuras provinciales de animación y gobierno de su provincia de origen: Hno. Provincial, Consejo Provincial, Pastoral Juvenil, Pastoral Educativa, MChFM, Solidaridad, etc.
3. Especificar detalladamente en qué consiste la experiencia (lo que ofrece y lo que pide), sin esconder las particularidades, dificultades, condicionamientos… ayudando a concretar un perfil claro del (de la) candidato(a) interesado(a). Clarificar aspectos como: duración, economía, tareas, vivencia de la fe, la vida fraterna, la misión, etc.
4. Deseamos vivamente una presentación atractiva, con toda clase da datos, ilustrándola con fotografías, testimonios de experiencias ya realizadas, etc.

Las ofertas pueden presentar un gran abanico de posibilidades de duración: desde un día, un fin de semana, o un tiempo más prolongado (semanas, meses, un curso escolar, un año…). Pueden ser experiencias de solidaridad, pero creemos que la mayor riqueza proviene siempre de compartir la vida, la fe, la comunidad o fraternidad, la inserción en el ambiente y la Iglesia local.

No dudamos que este servicio que iniciamos y que puede conectarse con otras instituciones maristas de Voluntariado y Solidaridad, ayudará mucho a un mejor conocimiento, desarrollo y creatividad del carisma marista, llevándonos hacia el nuevo horizonte que ya está apuntando el Espíritu.

¡Mucho ánimo y creatividad a todos! No nos quedemos encerrados en nuestra visión local de la vida marista. ¡Abramos nuestras barreras personalistas, localistas, provinciales…! ¡Busquemos seguir construyendo “un corazón sin fronteras”!

¿Se animan a ofrecer estas experiencias? ¿Se arriesgan “a desplazarse” para vivirlas?

Envía un comentario

3690 visitas