Inicio > Biblioteca > Boletín marista > Número 5 (19.01.2002)

 

 


 



 


Emili Turú - La Valla: casa de la luz

Emili Turú
Superior general



 

FMSI

Conectarse

Hermanos maristas

RSS YouTube FaceBook Twitter

 

Foto de hoy

Kenia: Reunión de "Formadores Maristas Africanos para un Nuevo Comienzo" en Nairobi

Hermanos maristas - Archivo de fotos

Archivo de fotos

 

Últimas novedades

Archivo de novedades

 

Calendario marista

26 julio

Santos: Joaquín y Ana, padres de la Virgen María, Jacinto, Valente

Calendario marista - julio

Boletín marista - Número 5

 

Ríos de fuego en Goma
19.01.2002

Bajar WORD

Una catástrofe natural que reafirma nuestra opción por la vida

Las últimas horas han estado marcadas por la huida masiva de la población, en su mayoría por carretera o algunos navegando por el lago Kivu. Se estima en más de 450.000 personas las que se han desplazado empujadas por la lava del volcán Nyiragongo, de 3.469 metros de altura. Los refugiados carecen de agua, de alimentos, de ropa de abrigo y de medicamentos. Las Autoridades prevén instalar 26 campamentos para acoger unas 650.000 personas. Ha sido enviada ayuda internacional. Existe desolación ante el panorama de una ciudad devastada y borrada del mapa al menos en un 80% de sus edificios. La lava llegó a desplazarse a unos 20 km. por hora. La huida desperdigó miembros de la misma familia. Algunos grupos de delincuentes se dedicaron al pillaje de casas y comercios.

Presencia marista en Goma
La República Democrática del Congo (capital Kinshasa, no confundir con El Congo, capital Brazaville), desde el punto de vista marista, es un Distrito dependiente de la Administración general de Roma. Un total de 35 hermanos integran el Distrito, que asegura la misión marista en las siguientes ciudades: Kinshasa (dos comunidades), Goma, Kindu y Kisangani.
En la ciudad de Goma, los hermanos maristas tienen dos comunidades.
La primera comunidad dirige una escuela de educación secundaria, el Instituto Mwanga. El palacio episcopal está en la parte superior y en la parte inferior se encuentra la escuela y la residencia de los cuatro hermanos que integran la comunidad: Daniel Besana, Marcel Bossuyt, Giorgio Bigotto y Lino Soriani.
El Instituto Mwanga se levanta a menos de 50 metros de la pista de aterrizaje del aeropuerto de Goma. Atiende a unos 1000 alumnos y alumnas, en edades comprendidas entre 12 y 18 años. Imparte varias secciones: literaria, comercial-administrativa, bioquímica y científica.
Su calidad educativa sirve de referente para la ciudad y está bien equipada. El gobierno contribuye económicamente y los padres colaboran para mayor estímulo de los profesores.
La segunda comunidad es la residencia distrital, llamada también “Casa Champagnat”, y pertenece a la parroquia del Espíritu Santo. Está a unos 500 metros del lago Kivu y un kilómetro de la frontera con Rwanda. Pertenecen a esta comunidad los hermanos Richard Mutumwa, Superior de Distrito, Alexandre Ongala, profesor en el Instituto Mwanga y Remy Mbolipasiko, Secretario del Distrito.

Última hora de nuestros hermanos en Goma
Los hermanos Masumbuko (RD. Del Congo) y Eugene Kabanguka (Rwanda) nos proporcionan los datos que comunicamos a continuación:
La ciudad sigue envuelta en llamas. El volcán continúa escupiendo lava, que ya llega a cubrir la pista del aeropuerto. La parte del colegio que no se había visto afectada, ha dejado prácticamente de existir. El río de lava ha llegado a las puertas de la “Casa Champagnat”, residencia del Distrito. Los hermanos han intentado también salvar algunos documentos o pertenencias mínimas. El hermano Richard está esperando un vuelo para acudir a la zona.
La mamá del hermano Christian Gisamonyo se encuentra en Giseny según parece. La familia del hermano Richard ha tenido contactos directos con los hermanos. Dos familiares de los hermanos Alfonso y Albert están con los hermanos Alexandre y Pascal.
Los hermanos Giorgio, Marcel y Lino se han alojado en Kigali (Rwanda). El hermano Remy intentará llegar mañana para juntarse con ellos.
El hermano Eugene Kabanguka, Superior del Distrito de Rwanda, se ha desplazado a Goma para colaborar en todo lo que hiciera falta.
Todos rezan por la gente de Goma, por los hermanos y las familias congoleñas, especialmente aquellas que han perdido sus niños.

La lava no puede devastar los compromisos adquiridos
Ahora los esfuerzos se centran en salvar todo lo que se pueda salvar (personas, pertenencias…). Pero el compromiso de los hermanos por la educación y evangelización de los niños y jóvenes sigue vivo. ¿Qué habrá que hacer para que los 1000 alumnos y alumnas puedan continuar su proceso educativo? El fragor de la catástrofe no puede apagar el eco del último Capítulo general: “Optamos por la vida”. En todo caso, le da más actualidad.

3186 visitas