Inicio > Biblioteca > Boletín marista > Número 60 (01.04.2003)


 

H. Henri Vergès
Beatificación
8 de diciembre

 

 



 


Conectarse

Hermanos maristas

RSS YouTube FaceBook Twitter

 

Foto de hoy

Canadá: Forum Mariste

Hermanos maristas - Archivo de fotos

Archivo de fotos

 

Últimas novedades

 


Llamadas del XXII Capítulo General



FMSI


Archivo de novedades

 

Calendario marista

21 noviembre

Fiesta de la Presentación de la Virgen María

Calendario marista - noviembre

Boletín marista - Número 60

 

Fiesta de la Anunciación
01.04.2003

Bajar WORD

25 de marzo de 2003

Queridos hermanos:

El 4 de octubre de 1964, Pablo VI, puesto de pie ante los representantes de la comunidad internacional, los embajadores ante las Naciones Unidas, reunidos en Nueva York, pronunció este claro mensaje: ¡Nunca más la Guerra! Y lo hizo en medio de un largo conflicto en el sudeste asiático, y que, durante años, había envuelto a muchas naciones y se había cobrado innumerables vidas.

En los últimos meses, su sucesor, Juan Pablo II, ha publicado un mensaje de igual urgencia, y ha pedido oración, tolerancia y contención. Desgraciadamente, los mensajes de ambos líderes de nuestra Iglesia no han sido atendidos.

Yo comparto la convicción del Papa sobre la guerra actual en Irak y sus consecuencias a largo plazo. También me doy cuenta que las declaraciones condenando la guerra y las injusticias no están a la altura y se quedan sólo en palabras huecas sin una acción por parte de los creyentes. Y por eso, os pido a cada uno de vosotros que os unáis a mí tomando a pecho el mensaje del Papa y oréis por la paz, incluso en medio de la guerra que se desarrolla actualmente en Oriente Medio. También os animo a que no ahorréis ningún esfuerzo para trabajar por la paz, por la paz en Irak y esa paz duradera entre los pueblos llegará sólo como fruto del trabajo constante por la justicia.

Finalmente, os ruego que hagáis todo lo que esté en vuestras manos y que, junto a nuestros colaboradores laicos, forméis a los alumnos y a todos a los que servís en la posición de la Iglesia sobre la guerra de Irak y en el mensaje constante del Papa, pidiendo la paz y el final del conflicto. Os pido que os unáis a mí apoyando sus esfuerzos y oración.

Por ello, os doy las gracias.

Con mi oración por todos vosotros,

Hermano Seán D. Sammon, FMS
Superior General

3778 visitas