Inicio > Biblioteca > Boletín marista > Número 70 (23.05.2003)

 

 


 



 


Ernesto Sánchez, Superior general

El nuevo comienzo ya ha comenzado
H. Ernesto Sánchez, Superior general



 

FMSI

Conectarse

Hermanos maristas

RSS YouTube FaceBook Twitter

 

Foto de hoy

Casa general: Reunión del Comité Internacional de la Misión Marista

Hermanos maristas - Archivo de fotos

Archivo de fotos

 

Últimas novedades

Archivo de novedades

 

Calendario marista

22 noviembre

Santos: Cecilia, Mauro
Día universal de la música

Calendario marista - noviembre

Boletín marista - Número 70

 

Ramon Bereicua Basauri, misionero en Japón desde hace 44 años
23.05.2003

Bajar WORD

“ANDAMOS DESBORDADOS DE TRABAJO PASTORAL”

H. Lluís Serra

El hermano Ramón Bereicua Basauri, 71 años, nacido en Soraluze-Placencia de las Armas, Guipúzcoa, España, donde realizó los estudios primarios con los maristas. Cursó el juniorado y el noviciado en Anzuola, Guipúzcoa, y el escolasticado en Grugliasco y Bairo, Italia. Es Licenciado en Letras por la Universidad de Londres, Masters Degree en Lingüística por la Universidad de Nueva York. Ha sido profesor de idiomas, director de Kobe y Kumamoto, en cuyos colegios sigue como miembro del Consejo de Administración, y superior de Sector. Actualmente es representante legal de los maristas en Japón.

¿Algo bueno habrá encontrado en vivir en Japón cuando usted lleva allí tantos años?
Desde que llegué a Japón en 1959, son ya 44 años, tengo que decirle francamente que estoy enamorado de este país. ¡Qué suerte la mía el poder haber vivido aquí más de la mitad de mi vida! Siempre doy gracias al Señor por haber sido escogido para ser misionero en estas tierras con una cultura tan fascinante y exótica, tan rica en valores humanos y estéticos, y tan diferente a la nuestra. Creo sinceramente que el Japón me ha enseñado mucho más de lo que yo he podido ofrecer. Para este acercamiento tan íntimo y personal a este mi país de adopción ha sido clave muy importante mi dominio de la lengua japonesa, base esencialísima de inculturacion. Sin ello no hubiera podido responder a esta pregunta.

Usted es vasco, ¿cómo fue a parar al Japón?
Si, muy muy vasco a pesar de ser oriundo de una villa que durante siglos fue centro y cerebro, en la cuenca del rio Deba, de una importantísima industria armera que suministraba armas al Imperio Español en sus desmesurados afanes de conquistar al mundo. Descendiente de armeros, llevo mucha pólvora y carga explosiva en mi DNA...
Ya de muy joven sentía la vocación de ser misionero. De niño pude oír las andanzas misioneras de una familia vecina, los Bolumburu, con la que tratábamos mucho. Tenían cinco misioneros en la familia, tres jesuitas y dos religiosas, en China y en el Japón. Mi educación con los maristas así como el ejemplo de hermanos misioneros en el juniorado y noviciado contribuyeron enormemente a afianzar esta peculiar vocación. Todo esto me llevó a ofrecerme al hermano Leónidas, Superior general, para las misiones. Mi primer destino fue Sri Lanka a donde llegué en 1951. Preciosa isla tropical en la cual tuve la oportunidad de profundizar mi encuentro personal con una antiquísima y brillante civilización, el budismo, el hinduismo, el islam y un catolicismo vibrante introducido por san Francisco Javier. Un gobierno que inició un proceso de nacionalización de escuelas católicas me obligó a abandonar el país con mucha pena en 1959 para empezar otra misión en el Japón.

Desde tiempos de san Francisco Javier, evangelizar el Japón ha constituido un sueño, pero no parecen ustedes haber tenido mucho éxito...
San Francisco Javier es todavía muy admirado en el Japón porque sentía un cariño especial por el pueblo japonés. Tuvo mucho éxito en su corto apostolado y creó una misión muy floreciente. Llegó después una crudelísima persecución que duró unos 250 años. Miles de japoneses dieron su vida antes de renegar de su fe. Es verdad que no hemos tenido mucho éxito... pero nunca hay que perder la esperanza y la misión tiene que continuar.

¿Es verdad que el agnosticismo actual de los japoneses tiene sus raíces en haber dejado de creer en la divinidad del Emperador al perder la segunda Guerra Mundial tras el bombardeo atómico de Hiroshima y Nagasaki?
Al final de la segunda Guerra Mundial (1945), más o menos durante una década, hubo un gran acercamiento de los japoneses a la Iglesia Católica. Hubo muchos bautizos y llegaron muchos misioneros con la esperanza de lograr conversiones masivas pero este movimiento popular no duró mucho. Llegó después la industrialización, el progreso, junto con el hedonismo que socavaron la búsqueda de lo transcendental dando origen a un agnosticismo y sincretismo cada día más en auge.

¿Cuáles fueron los orígines maristas en Japón?
La revolución de China en 1949 puso casi fin a la presencia marista en aquel país y los hermanos expulsados intentaron fundar nuevas misiones maristas en diferentes países del Continente asiático. Los dos primeros hermanos que llegaron a Kobe en 1951 procedían del colegio marista de San Luis de Tientsin.

Hace unos años Kobe sufrió un terremoto y el colegio marista quedó reducido a la nada. ¿Cómo están actualmente las cosas?
En mi vida no olvidaré aquella mañana del 17 de enero de 1995. Hubo más de 6.000 muertos en nuestra ciudad de Kobe. El colegio y la residencia quedaron en ruinas. Con una ayuda masiva de la Iglesia Católica y de los simpatizantes así como con cierta colaboración del gobierno japonés hemos podido reconstruir un nuevo pabellón escolar y una nueva residencia. Nos quedan deudas bancarias. Estamos siempre a la espera de manos generosas que puedan ayudarnos.

Tengo entendido que existe otro centro educativo con el sello marista aun cuando no hay hermanos en él.
Si, el gran colegio coeducacional de Kumamoto. Por falta de personal ya no hay presencia marista, aunque sigo en el Consejo de Administración del colegio. Confían que algún día podrán volver los hermanos.

¿Cuántos hermanos hay que sean nativos del Japón?
En el momento actual nos quedan dos hermanos japoneses.

Ahora forman una comunidad de tres hermanos. Parece ser que la pastoral latinoamericana constituye una realidad floreciente.
Si, en Kobe formamos una comunidad de tres hermanos que se halla ubicada junto al colegio internacional. Uno de los grandes retos que afronta la Iglesia Católica es la pastoral latina. Durante las dos ultimas décadas, la población católica del Japón se ha duplicado con la llegada de miles de emigrantes latino-americanos: brasileños, peruanos, bolivianos y también con una fuerte presencia de filipinos. Son ya varias las diócesis en las que estos inmigrantes son ya mayoría. Andamos desbordados de trabajo pastoral sin poder atender a todo este nuevo mundo que se está afincando en el Japón. Mitte Domine operarios in messem tuam! (Envía, Señor, operarios a tu mies)

¿Qué futuro tiene la presencia marista en Japón?
A pesar de la falta de personal y de los grandes problemas que hemos tenido que afrontar estos últimos años, me siento optimista sobre el futuro de la presencia marista en Japón. Creo que el sueño de Champagnat de estar presente en todas las diócesis del mundo incluye de una manera especial al País del Sol Naciente.
La ultima reunión regional marista de Asia, que ha tenido lugar en Hong Kong recientemente, puede abrir canales de colaboración y ayuda mutua para que la presencia marista se revitalice en el continente asiático, sobre todo en el Japón.

3408 visitas