Inicio > Biblioteca > Boletín marista > Número 82 (09.06.2003)

 

 


 



 


Ernesto Sánchez, Superior general

El nuevo comienzo ya ha comenzado
H. Ernesto Sánchez, Superior general



 

FMSI

Conectarse

Hermanos maristas

RSS YouTube FaceBook Twitter

 

Foto de hoy

Italia: Comunidades Internacionales para un Nuevo Comienzo Lavalla200>, Siracusa

Hermanos maristas - Archivo de fotos

Archivo de fotos

 

Últimas novedades

Archivo de novedades

 

Calendario marista

15 diciembre

Santos: Valeriano, Cristina, Arturo
1949, salida de los primeros hermanos para Nigeria

Calendario marista - diciembre

Boletín marista - Número 82

 

El hermano Théoneste Kalisa, preside la Comisión de Pastoral Vocacional
09.06.2003

Bajar WORD

LOS JÓVENES QUEDAN FASCINADOS POR LA PERSONA DE JESÚS

H. Lluís Serra


Théoneste Kalisa, 49 años, nació en Rugari (R. D. del Congo). Se licenció en Antropología Cultural y Sociología (Kinshasa) y en Teología Moral (Roma). Fue superior del distrito del Congo. Actualmente es Consejero general y Presidente de la Comisión de Pastoral Vocacional.

Eso de la pastoral vocacional, en los tiempos que corren, debe ser un hueso duro de roer.
Las vocaciones a la vida consagrada han disminuido hasta el punto de que podemos hablar de una crisis. La vida de la sociedad y de la Iglesia cambia muy rápidamente, creando un nuevo contexto para la vida consagrada. La pastoral vocacional tiene necesidad de expresarse en términos nuevos y apropiados. La imagen del hueso duro de roer me parece adecuada. La realidad es seca y dura, pero necesitamos afrontarla con resolución.

Su trabajo, ¿no tiene algo de marketing, aunque sea muy espiritual?
Hoy día es difícil dar a conocer y apreciar nuestra vida de consagrados sin emplear el lenguaje del marketing que lo ha invadido todo y que resulta más comprensible para los jóvenes.
Tomamos prestado ese lenguaje para comunicarnos con los jóvenes. Pero, cada vez, es necesario disipar los malentendidos posibles, ir a lo esencial. El lenguaje del marketing es insuficiente para expresar la realidad de la vocación, un campo en el que todo es don.

¿Qué criterios se usan para discernir la vocación de un joven que quiera ser hermano?
Nuestro joven candidato debería mostrar signos suficientes de una relación personal con Jesús y de generosidad al servicio de los demás. Sin embargo, en estos casos, debe evitarse la excesiva simplificación. Los movimientos del Espíritu en cada persona son un secreto entre Dios y ella. Nuestros criterios quieren ser claros, pero deben aplicarse con humildad.

¿En qué consiste la llamada crisis vocacional?
La parte visible es el reducido número de entradas y las salidas masivas. Pero la realidad es múltiple y compleja. Sufrimos la secularización y sus consecuencias. Existe el fenómeno de las sectas. Se da la crisis familiar y el reducido número de hijos. Hay que citar, también, la crisis interna de las familias religiosas.

¿Existen puertas abiertas a la esperanza?
Sí. Los jóvenes actuales muestran un profundo interés por lo que es el fundamento de la vida consagrada. Por una parte están fascinados por la persona de Jesús. Hablan de Él y quieren conocerle mejor. Por otra parte, quieren estar al servicio de los demás, sobre todo, de los más necesitados. También hay que hacer notar que en algunas partes del Instituto el número de hermanos está aumentando.

¿Qué temas va a abordar su Comisión?
La comisión reflexionará sobre nuestro nuevo campo de apostolado e intentará dar su contribución para responder a las situaciones urgentes. Nuestros temas serán: intercambios sobre la pastoral vocacional en el Instituto, formación de los Hermanos encargados de las vocaciones, invitación directa como forma de reclutamiento propio, acompañamiento de la vocación marista.

(FMS Ecos Maristes 43, marzo 2003)

3176 visitas