Para recibir noticias sobre el Capítulo en su correo, haga clic aquí y rellene el formulario

 


 



 


Emili Turú - La Valla: casa de la luz

Emili Turú
Superior general



 

FMSI

Conectarse

Hermanos maristas

RSS YouTube FaceBook Twitter

 

Foto de hoy

España: Protección a la Infancia | Maristas Compostela

Hermanos maristas - Archivo de fotos

Archivo de fotos

 

Últimas novedades

Archivo de novedades

 

Calendario marista

25 septiembre

Santos: Gerardo, Félix, Roberto
1897: partida de los primeros hermanos a Brasil

Calendario marista - septiembre

Un corazón sin fronteras

 

San Marcelino Champagnat - Vida y misión
Seán D. Sammon - 1999

Bajar PDF (1.4 MB) Bajar WORD (470 kb)

En otras lenguas
English  Français  Italiano  Português  

Estimado lector:
¿Quién era San Marcelino Champagnat ? Ya sabemos que fue un sacerdote de la Sociedad de María, y fundador de los Hermanitos de María, más conocidos actualmente en el mundo como los Hermanos Maristas.
Sí, él fue todo eso, pero había mucho más. Este libro pretende descubrir el mensaje que su vida y misión encierran para nosotros hoy. La historia de este joven sacerdote se remonta a finales del siglo XVIII y la primera mitad del XIX en Francia.

Prepárate para andar aquellos caminos, y sentir la tierra que amó, disponte a conocer a la gente que le moldeó, y a sufrir las adversidades que le hicieron fuerte. Déjate cautivar por el mismo Dios que estuvo en el centro de sus aspiraciones. Marcelino Champagnat quería a los jóvenes. Ellos, a su vez, se dejaron contagiar por su entusiasmo y energía. Tres cosas alimentaron su espiritualidad ardiente: la vivencia constante de que Dios está siempre presente, una confianza ilimitada en María, y las pequeñas virtudes de humildad y sencillez. Fue un fundador joven. Tenía veintisiete años cuando invitó a sus dos primeros discípulos a seguir su proyecto.

Dio una clara misión a los hermanos. Proclamad la palabra de Dios a los jóvenes, - les decía -, en especial a los más desatendidos. Estaba convencido de que para educar a los jóvenes primero hay que amarlos. Este principio orientó su vida y su trabajo, y deseaba lo mismo para sus hermanos. Así que, pasa la página, y vamos a caminar al lado de este hombre, al que la iglesia proclama santo, hombre de su tiempo, y apóstol de la juventud. Eso es lo que fue Marcelino en su momento. Y lo sigue siendo para nosotros hoy.

Hno. Seán D. Sammon
Roma, Itália
22 de Enero de 1999

4477 visitas