Inicio > Biblioteca > Escritos para Marcelino > P. Ferreol Douillet - 17/07/1834

 

 

 



 


Conectarse

Hermanos maristas

RSS YouTube FaceBook Twitter

 

Foto de hoy

Italia: Equipo de formación permanente del Instituto y Comunidad de Manziana

Hermanos maristas - Archivo de fotos

Archivo de fotos

 

Últimas novedades

 


Llamadas del XXII Capítulo General



FMSI


Archivo de novedades

 

Calendario marista

18 febrero

Santos: Bernadette Soubirous, Máximo y Eladio

Calendario marista - febrero

Escritos para Marcelino

 

P. Ferreol Douillet
17/07/1834

En otras lenguas
Français  Português  

Las cartas del P.Douillet dirigidas al P.Champagnat son en número de 8. Era director del Seminario menor en La Côte-St-André. Con sus mejores alumnos hizo funcionar una escuela parroquial hasta 1831, cuando decidió entregar la dirección a los Hermanos Maristas. De esta escuela, que se volvió importante, el H.Louis-Marie fue director varios años. El P.Douillet también proyectaba un noviciado de Hermanos (Escuela Normal), para disponer de educadores religiosos para la diócesis. Mientras sus candidatos eran enviados a l’Hermitage para convertirse en Hermanos Maristas, el P.Champagnat asumía el compromiso de atender los pedidos de nuevas escuelas para esa diócesis de Grenoble. En esta carta el P.Douillet da noticias de la actuación de los Hermanos y relata el caso de algunos candidatos de la diócesis, ya enviados a l’Hermitage, o que pronto irán para allá. (Cfr. H.Ivo Strobino, nota introductoria al texto, “Cartas Passivas”)

La Côte, a 17 de julio de 1834.

Padre Superior:

Hace mucho tiempo que pensaba escribirle y que hubiera debido hacerlo. Acabamos por fin de recibir a nuestro Superior. Me ha dicho repetidamente desde su llegada que lo mejor sería llamar, según mi proyecto, a los Maristas, para que tomen a su cargo la dirección de la casa de la Côte. Para ello habría sólo bastado con dos buenos sujetos. Según su última carta no hay que pensar más en eso, porque da a entender que la Sociedad anda muy achacosa. El Hermano Luis sigue desenvolviéndose muy bien en todo. El Hermano Ambrosio, que ha estado muy enfermo, se va recuperando poco a poco. El Hermano Antonino está mejor desde la separación, aunque tiene poco espíritu religioso. El Hermano Justino tiene buena voluntad. Desafortunadamente, el pobre Hermano José tiene poco dominio de sí mismo. El Hermano Juan Pedro le habrá hablado de él: se ha reconocido culpable, ha pedido disculpas y va mejor. Al Alcalde de la Côte se le nota menos opuesto a los Hermanos. Me dijo hace unos días que no andaba lejos de preferir la escuela de los Hermanos a la municipal. Le dije nuevamente que me encontraría siempre dispuesto a cooperar al bien de la municipalidad.

Los padres de Boiton me aseguran que está enrolado en la próxima quinta y preguntan si ha Ud. pensado librarle mediante los trámites requeridos. Parece superfluo recomendarle que nada descuide Ud. para sacarle de ese trance. Sus padres desearían que les escribiese de vez en cuando. Bonin acaba de escribirme. Me atrevería, Padre Superior, a pedirle que le manifieste lo sensible que soy a su recuerdo y que espero que el buen Maestro le conceda suficiente salud para trabajar por su gloria.

Tenemos aquí diez novicios. Si lo juzga oportuno los haré viajar con los Hermanos; sin embargo, le advierto que habrá poca ayuda económica, si se atiene a lo que yo podré hacer al particular. Mandaré dar o prometer lo que pueda. Tenemos además un joven de 18 años que me encarga de preguntarle si estaría Ud. dispuesto a recibirle: es instruido, gentil, de buena salud, pertenece a una familia honesta. Pagará con gusto los 400 francos. Pero a todo ello hay que agregar que no puede andar sin muletas: fue un depósito de leche el que lo ha reducido a tal estado desde su infancia. Iría con gusto al Hermitage y doquiera Ud. quisiera. Me parece que podría dar clases. Si me responde Ud. afirmativamente, lo entrenaré aquí. Pienso que no olvida lo que me prometió: fundar un establecimiento por estos rumbos alrededor de la fiesta de Todos los Santos. Hay solicitudes de Vizille y de Sassenage, cerca de Grenoble; es Monseñor en persona quien se ocupa de la gestión. Creo que todo estará listo, al menos en una de esas poblaciones.

Soy, con el más profundo respeto, Padre Superior, su muy humilde y atento servidor,

DOUILLET

2626 visitas